La caja de pandora

miércoles, 5 de enero de 2005
México, D F, 4 de enero (apro)- El asesinato de Arturo Guzmán Loera, mejor conocido en el mundo del narcotráfico como “El Pollo”, abrió la Caja de Pandora y puso al descubierto todos los males y deficiencias que prevalecen en el sistema penitenciario Sobre todo, evidenciaron el fracaso de los penales, llamados con lacerante y macabra ironía, de “máxima seguridad” Cualquier razonamiento sobre la presencia de un arma en La Palma sale sobrando, pues únicamente en este país y en los thrillers made in Hollywood es posible introducir artefactos mortales sin que el equipo de seguridad, técnico y humano, se dé cuenta de ello Los argumentos de las autoridades también están de más, incluidas la corrupción y la “alta traición” que atribuye Carlos Tornero Díaz, el responsable de los Ceferesos, a quienes se prestaron para que el arma fuera introducida al penal Lo cierto es que el sistema está en crisis y el narcotráfico se ha apoderado del control en el interior de La Palma, sin que hasta el momento las acciones de las instancias correspondientes hayan surtido el efecto esperado La corrupción imperante en el sistema penitenciario nacional es de todos conocida; es secreto a voces, pero no es justificante para que en el lugar donde están confinados los delincuentes más peligrosos del país nadie se haya enterado que una pistola 9 milímetros estaba siendo introducida, sobre todo cuando no es la primera vez que ocurre Es necesario recordar que en mayo pasado apareció muerto Alberto Soberanes Ramos, y en agosto fue asesinado Miguel Ángel Beltrán Lugo, “El Ceja Güera”, ambos relacionados con el cártel de Sinaloa, que comanda Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, quien, a su vez, se fugó en mayo del 2001 de otro penal de “máxima seguridad”, el de Puente Grande, en Jalisco En los homicidios de “El Ceja Güera” y en el de Guzmán Loera, resalta un hecho que levanta suspicacias: días antes de que ocurrieran, la Policía Federal Preventiva realizó operativos sorpresa para detectar armas y objetivos prohibidos sin ningún resultado Posteriormente fueron asesinados Carlos Tornero, en un intento por deslindar de responsabilidad al secretario de Seguridad Pública, Ramón Martín Huerta, ha dicho que la actuación del amigo y paisano del presidente Vicente Fox ha sido perfecta, y que la dependencia no tiene responsabilidad alguna en el asesinato; pero cómo puede ser perfecta la actuación de un secretario que no es capaz ni de coordinar sus ideas (hay que recordar su famosa disertación sobre las piedras y los helicópteros en el caso Tláhuac), y cuya principal cualidad que lo mantiene en el cargo es su cercanía con el jefe del Ejecutivo Desde octubre, la PGR envío tarjetas informativas a Martín Huerta para que tomara medidas precautorias en La Palma, pero no hizo nada, tal vez porque estaba más entretenido en hundir a Marcelo Ebrard y asestar un golpe político más contra López Obrador que cumplir con su responsabilidad de coordinar las acciones para brindar seguridad a los mexicanos El asesinato de “El Pollo” no es un acto delictivo más: se perpetró en el interior un penal de “máxima seguridad”, en presencia de dos custodios, supuestamente sometidos por el homicida, y la víctima era hermano de uno de los narcotraficantes más poderosos: “El Chapo” Guzmán, lo que implica la presencia del crimen organizado en un lugar donde se supone que no tiene cabida, por lo que es necesario --además de esclarecer el crimen, castigar a los responsables y recuperar el control de La Palma--, poner orden en las instancias encargadas de la seguridad pública federal; y en este caso, ver el grado de responsabilidad que tiene el mismo secretario Ramón Huerta ¿O es que, acaso, no existe coordinación entre las instancias a su cargo? En este caso no está implicado el Gobierno del Distrito Federal, por lo que la administración de Vicente Fox no puede recurrir al “chivo expiatorio” de todos los días para cubrir la incapacidad de uno de sus subalternos Sin embargo, la Presidencia ya dio el primer espaldarazo el secretario de Seguridad Pública, al señalar, a través del vocero Rubén Aguilar, que Ramón Martín Huerta está firme en el cargo Mala defensa, cuando cada vez surgen más voces que exigen su renuncia por su probada incapacidad No es el primer escándalo al que se enfrenta el flamante secretario de Seguridad Pública: cuando fue asesinado “El Ceja Güera” ya estaba a cargo de la dependencia; en el linchamiento de los dos agentes de la PFP en San Juan Ixtayopan, el funcionario se hizo bolas y el gobierno de Vicente Fox tuvo que salir en su auxilio; lo arropó, lo protegió Hoy parece que la suerte no está de su lado La cloaca destapada en La Palma no es un asunto menor, requiere acciones inmediatas y firmes ¿Ahora sí actuará, señor presidente? La seguridad pública no puede estar en esas manos Comentarios: jperez@procesocommx

Comentarios