Biografías del rock

lunes, 10 de octubre de 2005
México, D F, 10 de octubre (apro)- Diecisiete años después de escribir A Twist of Lennon, Cynthia Lennon, la primera de las esposas del exBeatle y con quien procreara un hijo, Julián, acaba de sacar otra biografía titulada simplemente John Explica Janet Maslin, de The New York Times (edición del lunes 3 de octubre, en la sección de arte): "Cynthia Lennon utiliza a su favor la experiencia de haber sido discriminada por ser la mujer de John Lennon en John, donde ella describe haber alcanzado la cima del mundo con Los Beatles (quienes fueron iniciados para fumar mariguana por Bob Dylan), sin sentirse segura de estar allí Después de todo, ella no era la única joven tratando de entrar a los cuartos de hotel con la palabra mágica: ?Soy la señora de John Lennon? Ella se sentía apestada como la esposa de la cual el señor Lennon deseaba huir "Recuerda fuertes contradicciones, como el hecho de que el señor Lennon cantara Imagina acerca de la paz mundial, al tiempo que se negaba a tomarle las llamadas por teléfono Algunas citas están tomadas de su hijo Julián Lennon, acerca de sus desplantes públicos con Yoko Ono ("¿Qué está haciendo papito en la tele acostado en esa cama?"), o cuando lo peor les aconteciera al describir la señora Lennon cómo ella y su hijo fueron hechos a un lado, tras convertirse Yoko Ono en la guardiana del legado de Lennon, cuando concluye: ?La verdad es que si yo siendo adolescente hubiera sabido lo que significaba enamorarse de John Lennon, habría volteado mi vista hacia otro lado y me hubiera largado" Sin embargo, Cynthia Lennon repite algunas historias en John que forman parte de la leyenda del músico y que se ha probado son mentira Aquí reproducimos parte de ellas: "En el año nuevo (1981) recibimos una visita sorpresa: Fred Seaman Había viajado desde Nueva York para decirnos que John había escrito unos diarios muy detallados durante los últimos seis años de su vida Aparentemente, días antes de morir, había dicho que, si cualquier cosa le llegaba a pasar, él deseaba que Fred le diera sus diarios a Julián "Fred los había sustraído de su departamento del edificio Dakota y los tenía custodiados por cierto ?amigo? en Nueva York Esta persona había prometido copiarlos para que Fred regresara los originales a Yoko, pero cuando descubrió cuán valiosos eran aquellos escritos, se negó a devolvérselos "Fred intentaba recuperarlos y eventualmente darlos a Julián, quien se emocionó tremendamente al saber que su padre le había heredado algo tan personal Anhelaba que los diarios le ayudasen a entender al padre al que, en realidad, jamás tuvo oportunidad de conocer "Desgraciadamente nunca pudo leerlos, pues Fred jamás logró recuperarlos Fueron devueltos tras un pago a Yoko, quien arrestó a Fred acusándolo de latrocinio En 1983 fue sentenciado a cinco años de libertad condicional, mismos que posteriormente quedaron reducidos a tres Los diarios permanecen en poder de Yoko, pero Julián se consuela al saber que John quería dárselos" Robert Rosen es el "amigo" que "robó" los diarios a Seaman, según Cynthia Lennon y, coincidentemente, es el escritor neoyorquino autor de Nowhere Man: Los últimos días de John Lennon (Grijalbo/Mondadori, 2003), quien ahora mismo vacaciona en México En carta que envió Rosen al periódico The Times of London, el tabloide inglés que posee los derechos del libro John y reproduce en su página internet algunos de los capítulos del mismo (wwwtimesonlinecomuk), denunció la versión apócrifa Ahora, Robert Rosen dice a nuestros lectores de "Canto Rodado": "Mi testimonio acerca de lo que sucedió con Fred Seaman, básicamente está sintetizado en el primer capítulo de Nowhere Man, en esencia es lo que aconteció durante su juicio y recibí una crítica brutal del abogado defensor de Seaman Ellos fracasaron tratando de vender ese cuento y juraron decir la verdad sobre La Biblia ante el jurado, aun a pesar de quedar en ridículo y ser acusados de perjurio Pero es la misma vieja historia que algunos, como Cynthia Lennon, quien vive en España, siguen repitiendo" --¿Qué pasó? --Recuerdo que mi entonces amigo Fred Seaman se fue a Londres, pero no sabía qué hacer con los diarios: si entregarlos a Julián o no Sí, es verdad que me dejó los diarios para que yo escribiera un libro sobre ellos, y los mantuve conmigo desde mayo de 1981 hasta febrero de 1982, cuando él los recobró entrando subrepticiamente a mi departamento de Nueva York, pues también tenía las llaves, robándome además, como cualquier vulgar ladronzuelo, ropa y otras más de mis pertenencias Llegué a casa, el departamento estaba todo revuelto, fui a la policía y me dijeron que no podía hacer nada, pues nada podía probar del hurto, ya que tenía las llaves "Poco después, me propuse recrear de memoria algunos fragmentos de los diarios y comencé a redactar mi libro Nowhere Man Del material en bruto que tenía, me acordé cómo Lennon dibujaba un sol en la parte de arriba en las páginas, luego me expresaba directamente como si hablara con Yoko Hilaba las cifras, pues ellos creían en la numerología y hablaba con un público que no existía, pues sabía que alguna vez publicaría el libro Era como una trascripción del cosmos, como que consideraba que John Lennon me había dado la información Comencé a recordar más y más a medida que escribía Nowhere Man" Por supuesto, The Times of London se negó a publicar la carta de Rosen Y si nuestros lectores desean tener correspondencia con Robert Rosen, quien escribiera recientemente para Proceso la crónica del musical Lennon que abriera el mes de julio en Broadway, pueden escribirle a Rrosen2727@nycrrcom, sobre todo aquellos que quieran conocer más acerca de los últimos días de John Lennon y las peripecias que tuvo que pasar el escritor neoyorquino para defender su libro Nowhere Man contra la terrible Yoko

Comentarios