Las muertas de Guatemala

domingo, 16 de octubre de 2005
Casi 2 mil mujeres han sido asesinadas en Guatemala durante los últimos cinco años Los factores son múltiples, pero hay uno en especial que llama la atención: la saña de las ejecuciones y su posible relación con grupos paramilitares sobrevivientes de la guerra civil CIUDAD DE GUATEMALA- Pese a las condenas internacionales, los asesinatos de mujeres en Guatemala se recrudecen al tiempo que las ejecuciones son cada vez más cruentas Entre el año 2000 y septiembre de 2005, mil 974 mujeres han sido asesinadas en este país, de acuerdo con cifras de la policía guatemalteca Organizaciones de mujeres, sin embargo, estiman que el número es mucho mayor "Es un feminicidio", dicen Y la tendencia va en aumento: en 2003 murieron en forma violenta 383 mujeres; para 2004, la cifra creció a 527, y en los primeros meses de 2005, fueron asesinadas 473 En un informe presentado en junio último ?que abrió paso a una campaña internacional contra estos crímenes?, Amnistía Internacional (AI) denunció "demoras y esfuerzos insuficientes de la policía para localizar a mujeres desaparecidas, falta de medidas para proteger el lugar del delito o para reunir los datos forenses necesarios, falta de seguimiento a posibles pruebas decisivas, inacción en órdenes de detención, investigaciones parciales y ausencia total de éstas" Tras entrevistar a familiares de las víctimas, AI advirtió que existe una tendencia persistente de la policía por culpar a éstas Citó una entrevista con un investigador de la policía que aseguraba que las víctimas eran todas "mareras" (pertenecientes a pandillas de la Mara Salvatrucha) "El hecho de que algunas autoridades digan que las víctimas son miembros de bandas o prostitutas revela la discriminación profundamente arraigada y determina a menudo cómo se investigan los casos", señala el informe Y sentencia: "Al no prevenir, castigar y erradicar la violencia contra las mujeres, el Estado guatemalteco incurre en responsabilidad internacional, en virtud de las obligaciones que ha contraído al ratificar normas regionales e internacionales" Entrevistada por Proceso, Yanette Bautista, investigadora de AI sobre la violencia contra las mujeres, precisa que el informe ha sido divulgado por la organización en 150 países y anuncia que habrá protestas para obligar a actuar al gobierno guatemalteco Liliana Velásquez, presidenta de la sección mexicana de AI y quien presentó en Guatemala el informe, sostiene que hay similitudes en el fenómeno de asesinatos de mujeres en México y Guatemala: "Son mujeres jóvenes, muchas menores de 18 años, en alto porcentaje pertenecen a estratos bajos y viven en áreas marginadas" Otra de las similitudes que encuentra entre los asesinatos de mujeres en Guatemala y las muertas de Ciudad Juárez es que en ambos casos las víctimas "pertenecían a una clase media-baja, sus familias no tienen recursos para reclamar justicia y las autoridades de los dos países no han dado una respuesta (adecuada) al problema" Yakin Ertük, relatora especial sobre la violencia contra la mujer de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), presentó el informe 2004 de su misión en Guatemala Concluyó que "la violencia contra la mujer está muy extendida en la sociedad, y la impunidad de que gozan los agresores mantiene estructuras de poder paralelas y múltiples, lo que ha generado miedo y falta de confianza en los aparatos del Estado, incapacitado para proporcionar a la mujer protección jurídica, judicial e institucional contra la violencia" Sostuvo que la incapacidad del hombre para desempeñar el estereotipo de proveedor ha hecho que aumenten los casos de abandono familiar, la inestabilidad de las relaciones y el alcoholismo, factores que provocan violencia contra la mujer, tanto dentro como fuera de los hogares guatemaltecos Añadió que "las mujeres que encabezan su hogar están más expuestas a sufrir violencia sexual e intrafamiliar" La violencia dentro de los hogares llevó a 59 mil 600 mujeres guatemaltecas a denunciar a sus cónyuges ante la Fiscalía de la Mujer entre 2000 y 2005 El informe de la relatora de la ONU subraya que la violencia está acompañada de otros fenómenos, como la trata de mujeres y niños con fines de explotación sexual y un clima de hostigamiento laboral contra empleadas en el servicio doméstico o maquiladoras Secuelas de la guerra El informe de AI señala que la violencia contra las mujeres tiene su origen en valores que las subordinan, e indica que éstos "fueron especialmente evidentes durante el conflicto armado interno que se prolongó a lo largo de 36 años" También la bancada parlamentaria de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) realizó este año una investigación que revela vínculos entre la violencia contra las mujeres ejercida durante la guerra civil y los acontecimientos actuales "Los asesinatos de mujeres se han caracterizado por elementos de saña y salvajismo que los diferencian de los asesinatos de hombres Previamente, son víctimas de vejaciones sexuales y mutilaciones para dejar mensajes de intimidación Este patrón de operaciones se asemeja al tipo de violencia utilizado por el ejército contra las mujeres durante el conflicto armado, cuando fueron frecuentes las violaciones, la esclavitud sexual, el asesinato de mujeres embarazadas y la mutilación de sus cuerpos", expuso Alba Estela Maldonado, coordinadora de la bancada de URNG De acuerdo con un informe de la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH), 9 mil 411 mujeres fueron víctimas de la guerra, 33% de ellas ejecutadas arbitrariamente El informe subraya que los soldados fueron entrenados para practicar violencia sexual Y ofrece testimonios de víctimas y victimarios Uno de éstos, el de un soldado, refiere: "El oficial tiene sus grupitos de asesinos y les dice cómo tienen que matar: hoy van a degollar o a guindar con alambres, hoy violan a todas las mujeres () Las violaban, las ponían a cuatro patas, luego les disparaban metiendo el arma en el recto o en la vagina () También mandaban hacer percha con las mujeres: por una sola pasaban 20 o 30 soldados Si caía bien la mujer, la dejaban ir, a otras las mataba el último que pasaba" Este nivel de violencia era muy similar al que se observa en los feminicidios actuales AI documentó algunos de los más violentos, como el de Sandra Janet Palma Godoy, de 17 años, secuestrada en 2004 en San Pedro Sacatepéquez: su cuerpo apareció con el brazo derecho, los pechos y la mano izquierda cercenados Además, le habían arrancado los ojos y el corazón El cuerpo de otra adolescente, Andrea Fabiola Contreras Bacaro, fue encontrado en junio de 2004 en un basurero de Jocotenango, Sacatepéquez En su pierna derecha grabaron con un cuchillo la palabra "venganza" Le dieron un tiro de gracia en la cabeza, la degollaron y presentaba heridas y cortes en la cara y en el pecho Además, fue violada La fiscal de la Mujer, Sandra Zayas, que dirigió en 2004 las investigaciones de los asesinatos de mujeres, dice a la corresponsal que detrás de las ejecuciones con tortura, mutilaciones y violaciones se encuentran integrantes de pandillas, quienes también suelen cometer asesinatos dobles o triples Reportes policiales indican que muchas jóvenes fueron asesinadas por ser miembros de alguna pandilla "mara" o por negarse a ingresar a ésta AI estima que "el control sobre la fidelidad y la actividad sexual de las mujeres se ha convertido en una forma de moneda entre los hombres que compiten por el control de una zona local Algunas han sido asesinadas como castigo contra ellas o contra miembros de su familia, o para demostrar poder frente a grupos rivales" Sin embargo, organizaciones de derechos humanos consideran que, al hacer recaer la responsabilidad de estos asesinatos en las "maras", el Estado y la policía intentan encubrir la responsabilidad de otros sectores de poder posiblemente involucrados como exmilitares, paramilitares y la propia policía "El hecho de que el Estado no haya llevado ante la justicia a los responsables de las atrocidades cometidas durante el conflicto armado ni ofrecido una reparación a las víctimas y a sus familiares, ha dejado un terrible legado: la continuidad del cuadro jurídico de impunidad ha permitido que los autores de las violaciones a los derechos humanos cometidas en el pasado eludan rendir cuentas penalmente, y ha contribuido a generar un vertiginoso aumento de la violencia contra la sociedad", advierte el documento de AI Para la diputada Maldonado, "las maras pueden ser el comodín idóneo para que un fenómeno de violencia política parezca parte de la delincuencia común, y para ejecutar hechos delictivos y violaciones de derechos humanos vinculados a aparatos clandestinos de seguridad, al narcotráfico y otras expresiones del crimen organizado" Agrega que "de esta forma, los responsables intelectuales, que directamente promueven y se benefician de estos actos, quedan absolutamente ocultos y en total impunidad" Un monitoreo realizado por el Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales puso en evidencia la responsabilidad de agentes y de comisarios de la policía en 19 ejecuciones extrajudiciales de mujeres cometidas en el primer semestre de 2004 El procurador, Sergio Morales, sostiene que el crimen organizado se ha metido dentro del Estado "Estado de sitio" Eda Gaviola, directora del Centro de Acción Legal en Derechos Humanos (CALDH), una de las instituciones más interesadas en el tema, sostiene que en los asesinatos coinciden varios factores: "No todos responden a violencia doméstica; existen casos que tienen que ver con trata de mujeres y otros son ejecuciones extrajudiciales" En entrevista con Proceso, Gaviola plantea: "Hoy estamos más convencidos que nunca de que esto tiene que ver con resabios del conflicto armado y con grupos vinculados al crimen organizado Desde 2002 se ha denunciado la pervivencia de escuadrones de la muerte que se convierten en instrumentos tanto del crimen organizado como de la limpieza social" Gaviola, quien dirigió un estudio que analizó 160 casos de asesinatos de mujeres perpetrados entre julio de 2003 y agosto de 2004, cree que muchas víctimas pudieron ser migrantes centroamericanas que, en su camino hacia Estados Unidos, se quedaron en Guatemala trabajando en la maquila Sostiene que mientras aumentan los crímenes, "la respuesta de las autoridades es cero" Así, señala, la Fiscalía de la Mujer fue inhabilitada para seguir con los casos Éstos pasaron a la nueva Fiscalía de Delitos Contra la Vida, la cual atiende asesinatos tanto de hombres como de mujeres Además, dice, "el gobierno manipula el tema para que no se vea en su totalidad" Un dato es contundente: de los casi 2 mil asesinatos perpetrados en los últimos cinco años, tan sólo en tres los presuntos culpables fueron sentenciados La policía no suele profundizar en lo que se refiere a los autores de los crímenes ni en cuanto a los motivos Sus estadísticas de 2004, por ejemplo, indican que se ignoran las causas de 397 asesinatos, 68 se atribuyen a las maras, 23 a violencia intrafamiliar y 15 a intentos de violación Tales móviles "son subjetivos y cuestionables", señaló un informe reciente de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) En 2005, la abogada Hilda Morales, coordinadora de la Red de No Violencia contra las Mujeres ?primera organización en documentar los asesinatos? fue nombrada embajadora de conciencia de la organización AI Después de seguir el fenómeno durante más de cinco años, Morales recuerda documentos de divulgación que la policía preparó para "prevenir" los crímenes Éstos "decretaban un Estado de sitio para las mujeres Decían que las mujeres debíamos estar en nuestras casas a las seis de la tarde, no usar minifaldas ni ropa provocativa, no caminar por calles oscuras, hacernos acompañar siempre de otras personas" Frente al fenómeno de las muertas de Guatemala, el Estado optó por el silencio Pero ahora deberá responder a una serie de emplazamientos de AI para que se efectúen investigaciones completas y efectivas También deberá responder a los cuestionamientos de la Organización de las Naciones Unidas, que exige reformas legislativas y judiciales para poner fin a la impunidad de la violencia contra las mujeres

Comentarios