Los "sin nombre"

domingo, 2 de octubre de 2005
Les llaman los no names: migrantes mexicanos que han muerto en el intento por ingresar a Estados Unidos y cuyos cuerpos nadie reclama Son más de mil restos humanos que a lo largo de la última década se amontonan en fosas comunes de cementerios ubicados en condados estadunidenses cercanos a la frontera Sus deudos pueden estar buscándolos desde hace años, pero su localización se dificulta debido a que por años no hubo un programa de identificación de cadáveres Ahora que lo hay, es incompleto y carece de recursos HOLTVILLE, CALIFORNIA- Una cerca de abetos divide en dos secciones al cementerio Terrace Park, ubicado en el condado Imperial, 16 kilómetros al noreste de Mexicali De un lado, un cuidado césped sobre el que se levantan lujosos mausoleos adornados con figuras religiosas; del otro, tierra árida, sin tumbas ni flores: es la sección llamada Godforsaken (dejada de la mano de Dios), donde se encuentran enterrados 651 no names (personas no identificadas) Algunos de ellos eran indigentes, pero en su mayoría eran indocumentados que murieron en el intento de emigrar a Estados Unidos Varias cruces blancas con la leyenda "No olvidado" ?colocadas por una organización humanitaria? dan cuenta de que en este lote están sepultados restos humanos En cada fosa está colocado además un pequeño bloque de cemento del tamaño de un ladrillo, en cuya parte superior se lee: "John y Jane Doe", nombres que son usados en Estados Unidos para referirse a personas anónimas o no identificadas La mayoría de estos muertos son considerados desaparecidos Sus familiares pueden estar buscándolos desde hace años Su localización se dificulta debido a que el reciente Sistema de Identificación de Restos y Localización de Individuos (SIRLI), establecido por la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), es incompleto, carece de difusión y no tiene recursos suficientes De acuerdo con la SRE, alrededor de 400 mexicanos mueren cada año al intentar emigrar a Estados Unidos La mayoría de esas muertes ocurren en territorios inhóspitos, como el llamado "Camino del Diablo": un tramo de 200 kilómetros entre Sásabe y Yuma Es precisamente en esta zona donde cientos de cadáveres reposan en fosas comunes ubicadas en varios cementerios locales, como el de Mount Hope, en el condado de San Diego, o el de Evergreen, en Pima, Arizona "Ellos no envían remesas porque están enterrados en suelo estadunidense, pero todavía son mexicanos en el exterior Un tercio de las 3 mil personas que han muerto en la frontera (en la última década) no han sido identificadas Ellas no pueden quedar en el olvido", dice Claudia Smith, directora de la organización California Rural Legal Assistance Foundation, dedicada a la defensa de los derechos humanos de los migrantes, y quien desde hace cinco años recorre los cementerios de la zona en busca de los "John y Jane Doe" mexicanos "El fin del sueño" Cuando a mediados de los años noventa Estados Unidos estableció la llamada Operación Guardián ?la cual intensificó la vigilancia y el control en zonas por las que tradicionalmente ingresaba la mayoría de los migrantes?, los indocumentados buscaron nuevas rutas, la mayoría de ellas a través del desierto de Arizona Así, aumentaron los riesgos: perderse en la yerma inmensidad del desierto, sufrir insolación o deshidratación bajo 45 grados centígrados de temperatura; padecer las picaduras de serpientes, el abandono de los polleros y los ataques de los "cazainmigrantes" o de las mafias dedicadas al tráfico humano Los cadáveres "casi siempre están en avanzado estado de descomposición y en otros muchos casos sólo encontramos el puro esqueleto o partes o restos del cuerpo", afirma Víctor Rocha, funcionario del condado Imperial que tiene a su cargo la inhumación de las personas no identificadas Nacido en Mexicali pero criado en el lado estadunidense de la frontera, Rocha vive cotidianamente el drama de los indocumentados: "Se me hace muy duro ver a tantos fallecidos que tratan de llegar al ?sueño americano?, porque yo también soy de allá ¿Y en qué termina para ellos el sueño americano?: en la muerte Un precio muy alto el que tienen que pagar Todo por mejorar económicamente" La oficina ubicada en la ciudad de El Centro ?a 15 kilómetros de Holtville? concentra los cuerpos encontrados en esta zona Los canaliza después a un cementerio local Cuando éste se llena, los canaliza a otro Así se van rotando "He visto reportajes donde muchas personas andan buscando a sus familiares en México, cuando es muy probable que los puedan encontrar en Estados Unidos Lo malo es que nadie se los dice", comenta Rocha Y explica: "El forense se encarga del cuerpo y luego nos lo pasa Es cuando damos una última oportunidad al consulado mexicano: les avisamos que vamos a esperar unos días antes de enterrar ese cadáver Nos aseguramos de que sepan todos los detalles sobre sus características físicas y sobre sus pertenencias: color de pelo, un arete, un tatuaje cualquier cosa que sirva para identificarlo" De esta manera, se intenta que las autoridades mexicanas localicen y avisen a los familiares de los fallecidos "Pero un gran número de ellos no son reclamados La mayoría siguen aquí porque en México no existe un banco de datos, o si existe no nos lo han hecho saber" El servicio mortuorio de los no identificados es "el más económico", dice Joe Benavidez, encargado de Hemf Brothers, funeraria que comparte con la empresa Frye Chapel los contratos municipales del condado para los entierros de los no names "Cuando los hayan muertos en el desierto o en el canal, se los lleva el forense y les hace una autopsia, si los restos lo permiten El condado nos manda un fax con el número asignado al muerto Nosotros vamos, lo recogemos, lo empacamos y lo metemos al refrigerador hasta que las autoridades del condado nos manda la orden de sepelio" Benavidez no precisa el costo del servicio, pero dice que el presupuesto asignado sólo alcanza para enterrarlos en un "cajón regular básico de madera comprimida" No existe para ellos ningún servicio funeral extra "Los sepultamos mero atrás del cementerio, para que estén separados de los otros", dice refiriéndose a las tumbas ubicadas en el área de jardines Como buen cristiano, Benavidez ofrece por su cuenta un último adiós a los fallecidos: "Antes de bajar el ataúd, todos los compañeros le rezamos un Padre Nuestro No sé de qué religión sean, pero, al fin de cuentas, todos rezamos al mismo Dios y esa gente no tiene a nadie que le dé una plegaria o que le llore" Según Benavidez, menos de 20% de esos cuerpos son reclamados, el resto permanece en las fosas comunes "Sólo nos ha tocado dos exhumaciones de cuerpos que fueron identificados con base en las pertenencias", señala por su parte Rocha, quien comenta que "técnicamente en Estados Unidos se hacen las pruebas" científicas para identificar los cadáveres Señala que incluso "se les remueve la mandíbula inferior para hacerle análisis" ?¿Por qué hay tantos cuerpos sin identificar? ?Por el simple hecho de que no hay nada que los identifique La mayoría vienen sin documento alguno para asegurarse de que no sean identificados por las autoridades y así poder cruzar la frontera varias veces Además, en México no existe una base de datos Pablo Jesús Arnaud Carreño, cónsul mexicano en Calexico, asegura que a partir de este año el gobierno de México ha implementado un "novedoso" sistema computarizado para enfrentar este problema: "Metemos todas las fotografías de los ?no identificados? y, a través del sistema, se busca algún rastro para identificarlo: por la cara del individuo o sus huellas En caso de que el cuerpo esté en avanzado estado de descomposición, el mismo sistema permite crear una foto a partir de los restos De esta manera se genera una información y se busca en los archivos de la Secretaría de Relaciones Exteriores" Sin embargo, reconoce que el gobierno mexicano no cuenta con dinero para realizar pruebas de ADN en los cuerpos "Tendríamos que tener unos superlaboratorios, y no tenemos los recursos Es muy caro", señala Arnaud Carreño comenta, empero, que "existe un convenio con la Universidad de Arizona para realizar la prueba del ADN Se puede hacer si los familiares proporcionan datos de la persona Pero nadie ha hecho petición alguna para realizar este estudio" ?Y si no hay petición, ¿no se hace? ?No Se necesita que los familiares los reclamen, pero muchas veces no se reclama nada Piensan que está desaparecido y resulta que el pariente está enterrado en una fosa común ?¿Y cuál es la solución para el rezago de más de mil cuerpos no identificados? ?Ahora estamos atendiendo los casos de este año Lo peor hubiera sido no crear el sistema de cómputo y haber seguido como estábamos Además, en Estados Unidos falta empujar la reforma migratoria para evitar que personas sigan viniendo sin una identificación Búsqueda Tanto el gobierno de Estados Unidos como el de México intentan minimizar la cifra de muertos en la frontera El Departamento de Seguridad Interior excluye de sus cifras a los esqueletos, fallecidos en persecuciones, asfixiados en trenes y tráileres, así como a los muertos encontrados más allá de las 100 millas de la frontera Por su parte, la Secretaría de Relaciones Exteriores excluye a los no identificados bajo el argumento de que no sabe si son mexicanos, pese a que la Patrulla Fronteriza ha asegurado que 96% de las personas que detiene son de esa nacionalidad El padre Alfredo Camarena ?quien llegó hace un año de Roma para trabajar en la Casa del Migrante Scalabrini, ubicada en Tijuana? conoce el sufrimiento de los mexicanos que buscan a sus "desaparecidos" Dice: "Murieron allá, pero mientras no se identifique la procedencia (de los cuerpos), alguien tiene que tomar la responsabilidad Sería bueno poner un cementerio para estas personas en la Ciudad de México, ya que la mayoría son mexicanos o centroamericanos Además, el gobierno debería hacer pruebas científicas para investigar más a fondo esta realidad, porque si no se tiene identificada a esta gente, ¿los familiares a dónde van a ir?" Las organizaciones de derechos de los migrantes de ambos lados de la frontera realizan misas en honor a los fallecidos "Sólo en lo que va del año ya llevamos 400 muertos, muchos sin identificar Los familiares quieren ver a sus muertos, quieren ir a rezarles, llevarles flores el Día de Muertos o el día en que fallecieron Eso es una tradición muy importante para los latinos", dice el sacerdote Y explica que no puede ofrecerse un buen servicio religioso a los cuerpos que no han sido identificados Por ejemplo, la mayoría de ellos no tiene una cruz sobre su tumba "El significado de la cruz es importante para los católicos: es el símbolo de la muerte, pero también de la resurrección Están muertos, pero están vivos Tienen que tener una cruz con el nombre, la fecha de cuando nació y cuando murió Una sepultura digna" La mayoría de los muertos son adultos, pero a veces se encuentran adolescentes o familias con niños Uriel González, quien dirige la Casa YMCA ?organización que da refugio en cuatro ciudades fronterizas a migrantes de entre 13 y 17 años? ofrece un dato: 18% de los muertos en la frontera son menores de edad "Hemos tenido la experiencia de gente que viene buscando a sus familiares Lo malo es que nunca tenemos una respuesta positiva En los pocos casos en los que se identifica un cuerpo, su transporte a México cuesta entre 3 mil y 4 mil dólares Muchas veces, las familias no tienen los fondos para sufragar estos gastos", dice González

Comentarios