El Salvador: Desastres "prefabricados"

lunes, 24 de octubre de 2005
San Salvador, 24 octubre (apro) -- El Salvador, junto a Guatemala, fue duramente castigado por las lluvias consecuentes del huracán Stan, que en la primera semana de octubre se desplazó por el Golfo de México A su paso dejó 70 muertos y 71 mil damnificados Durante la emergencia se escuchó a los gobernantes salvadoreños manifestar que contra los fenómenos naturales poco se podía hacer y llamaron a la población en zonas de riesgo a abandonarlas Un funcionario de las municipalidades de San Salvador opinó que los desastres eran el "cobro de la naturaleza" por los atentados que constantemente sufría Pero existen voces que sustentan científicamente que "los desastres no son naturales, sino sociales, económica y políticamente construidos" Año tras año, El Salvador está expuesto a huracanes, sismos, sequías e inundaciones Las muertes y destrucciones en estas contingencias son incontables Pero quizás los eventos más trascendentes pueden dar idea de la magnitud de las pérdidas: en octubre de 1998 el huracán Mitch ocasionó 240 muertos, 10 mil damnificados y 262 millones de dólares en pérdidas económicas; los terremotos de enero y febrero de 2001 cobraron la vida de mil 142 personas, 8 mil heridos, 250 mil salvadoreños se incorporaron al sector de los pobres extremos, y hubo daños materiales por más de mil 600 millones de dólares y un millón y medio de afectados por la destrucción; las lluvias del Stan provocaron la muerte de 70 personas y damnificaron a 71 mil salvadoreños, y los daños materiales no se han terminado de cuantificar El presidente de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES) y dirigente de la Mesa Permanente de Gestión de Riesgos (MPGR), Ángel Ibarra, advierte en entrevista con Apro que El Salvador no sólo se está convirtiendo en un país inviable sino en un lugar invivible a causa del deterioro ambiental Entre otras consecuencias, la gravedad del problema ha provocado un nuevo fenómeno social: los migrantes ambientales, es decir, poblaciones desplazadas internamente y hacia el extranjero a causa de los fenómenos naturales -- ¿Cuál es el panorama actual de la situación ambiental de El Salvador? -- Lo primero que debo subrayar es que los desastres no son naturales ni por causa divina ni un cobro que la naturaleza nos está haciendo Los desastres son sociales, económica y políticamente construidos ¿Qué quiere decir esto? Bueno, con las lluvias que provocó el huracán Stan se produjeron inundaciones en los barrios bajos de San Salvador y en otros lugares populares, porque se han alterado los cauces naturales de las cuencas y microcuencas, que son los drenajes naturales de estas tierras "Ha habido modificación de la naturaleza en la que se ha quitado zonas de cobertura vegetal; se han impermeabilizado zonas altas del valle San Salvador, lo que incrementa la correntía superficial de las aguas Todo esto se sabe y mientras más sigamos construyendo sobre el cerro San Jacinto, la Cordillera del Bálsamo y sobre el Volcán de San Salvador, mayores niveles de corrientes de agua en la superficie vamos a tener, o "correntadas", como les llama la gente, que son bastante peligrosas y que con las últimas lluvias no sólo afectaron a la población pobre" -- ¿Esto es lo que sucede en la capital, pero en el interior? --Bueno, lo que pasa es que se sigue construyendo sobre la cordillera del Bálsamo, que es una zona frágil, donde no se debería permitir ningún tipo de construcción, sino promover el manejo sustentable de la cobertura boscosa de dicha zona Igual pasa en las cuencas bajas de los ríos Todo esto nos enfrenta a una situación tal que no sabemos si alegrarnos de que llueva o de que no llueva, porque si llueve hay inundaciones y si no llueve hay sequías Lo que pasa es que hemos roto el ciclo hidrológico normal y natural -- ¿Hacia dónde nos conduce esta situación? -- Si El Salvador sigue destruyendo las zonas boscosas, construyendo en zonas inapropiadas para vivienda, si seguimos alterando la vocación de los suelos y extinguiendo la biodiversidad, y si seguimos manejando de manera irresponsable el agua, estaremos llevando al país a niveles de inviabilidad tales que la sustentabilidad deja de ser una sus características y el país deja de ser vivible, habitable Se producen entonces los refugiados ambientales, a consecuencia de sequías, inundaciones, terremotos y amenazas volcánicas -- ¿Cómo se compara a El Salvador con el resto de naciones latinoamericanas en cuanto a deterioro ambiental? --Bueno, en cuanto al deterioro ambiental seguimos compitiendo por el primer lugar con Haití Pero además, pese a ser un país pequeño tenemos la mayor tasa de deforestación en el continente americano Tenemos los niveles de utilización más irracionales en materia de territorio, es decir, más del 70% del territorio está usado de manera inadecuada: sembramos cultivos temporales donde la vocación del suelo es forestal; hacemos viviendas donde la vocación del suelo es de cobertura boscosa Es decir, usamos el territorio patas arriba Seguimos siendo un país con una inmensa densidad de población y con una desproporción entre la población y el territorio de las más altas de toda América "Tenemos niveles de contaminación de fuentes de aguas superficiales de hasta el 95% y además tenemos el más alto nivel de deterioro de los cauces de los ríos: el río Lempa, el más grande y caudaloso que atraviesa el país, se convertirá en menos de 80 años en corriente invierno si la situación no cambia Y finalmente, tenemos menos del 2% de cobertura boscosa original" -- ¿Cómo sería posible revertir esta situación que sufre El Salvador? -- Primero un comentario: después de las lluvias del Stan, el gobierno está hablando de un plan de reconstrucción, pero ya se reconstruyó por Mitch y por los terremotos Ahora, uno se pregunta: ¿cuál es el resultado de esos procesos de reconstrucción, que por cierto han sido muy caros? "Lo que se ha hecho es reconstruir vulnerabilidades, se reconstruyeron riesgos Según lo que habla el presidente Antonio Saca, se impone nuevamente reconstruir riesgos y vulnerabilidades, es decir, se habla de incrementar las bóvedas en los drenajes y no de recuperar los cauces de las cuencas y las microcuencas en San Salvador Pero siguen apoyando la destrucción de la finca del Espino en las faldas del volcán San Salvador; siguen apoyando la construcción del periférico (carreteras y puentes) de San Salvador, que partirá el volcán San Salvador y el cerro San Jacinto Es decir, pese a que realices obras de mitigación, lo que predominará será la destrucción "En síntesis, los salvadoreños debemos dejar de pensar en la especulación inmobiliaria y dejar de pensar en El Salvador como un lote privado de tierra con el que podemos hacer lo que queramos"

Comentarios