Irak, la imposible reconciliación

lunes, 24 de octubre de 2005
México, D F, 24 octubre (apro)- El referéndum popular para aprobar o rechazar la Constitución ?elaborada por los partidos religiosos chiitas y nacionalista kurdos junto con Estados Unidos-- seguido un día después por la matanza de Ramadi y luego por el inicio del juicio del presidente-dictador derrocado Sadam Hussein, muestra el complicado panorama de un país que pretende avanzar hacia un régimen democrático, controlado por fuerzas de ocupación Tanto el proyecto de Constitución como el juicio de Hussein están atravesados por las mismas líneas divisorias entre chiitas y kurdos por un lado, y sunitas por el otro Todo apunta hacia una guerra civil y la división de Irak Ese país no camina hacia la reconciliación, primer paso necesario e indispensable para la construcción de un nuevo régimen político 30 meses después de la invasión comandada por Estados Unidos, Irak continúa debatiéndose en contradicciones y violencia que parecen insalvables Como lo advierte el diario The Economist, la nueva Constitución no garantiza que no empeoren las cosas "Una razón para esto es que el proceso político de negociaciones --que se realizan con una relativa seguridad detrás de los muros de la "zona verde" de Bagdad?no es lo único que está modelando el futuro de Irak Los resultados de la insurgencia y las condiciones de la vida para la gente ordinaria de la calle, importan por lo menos lo mismo La insurgencia está fuerte en las cuatro provincias sunitas, mientras el gobierno del doctor Ibrahim Al Jaafari muestra toda la crudeza de su ineptitud No hay empleo y sí peligro de resultar muerto en balaceras o ataques suicidas en las calles ¿Por qué los iraquíes acudieron a votar? Entre sus motivaciones estaría pensar que más vale una mala ley que ninguna, o que con ello se estaría más cerca del fin de la invasión y el caos que ha traído en la vida de millones de iraquíes Como quiera que sea, Irak libró un nuevo desafío en las urnas el pasado sábado 15, los primeros balances indicaban que habían acudido a votar dos de cada tres iraquíes, y que la violencia fue menor a la esperada, con el país cerrado en todas sus fronteras y grandes operativos de control, entre ellos la abolición del tránsito de vehículos para impedir ataques suicidas A diferencia de enero, una parte importante de los sunitas acudieron a votar, después de un acuerdo entre los partidos kurdos y chiitas del parlamento con el Partido Islámico (sunita) para abrir la posibilidad de que la Constitución sea modificada después de las elecciones parlamentarias de diciembre Paradójicamente, la aceptación de la Constitución mediante referéndum deberá ser el punto de partida de su modificación De tal manera que la jornada política del 15 de octubre representa no tanto una victoria, como una oportunidad ?que todo indica se desaprovechará-- para el diseño de una solución política que no tenga como resultado la división sangrienta de Irak La Constitución de Irak es otro fracaso, otra oportunidad perdida, si se le mira desde lo que debió haber sido Para el secretario general de la ONU, Kofi Annan, no ha habido un proceso integrador y la violencia continuará Entrevistado por el diario El País señaló que "El proceso de redacción de la Constitución estaba planteado como un punto de encuentro para acelerar la reconciliación Si el proceso se hubiera hecho de manera que cada grupo en Irak viera su futuro e intereses protegidos, se podría dar un paso adelante, con confianza?" En lugar del proceso integrador, lo que hay es una fuerte oposición sunita al documento De manera que "está bastante claro que pase lo que pase en el referéndum, la violencia no va a parar" Aún no se han dado a conocer las cifras definitivas, pero si se revisan algunas abrumadoras afluencias a las urnas que votaron por el "si", todo indica que se considerará aprobada la Constitución La razón: no habría sido rechazada por dos terceras partes de los votantes en tres de las 18 provincias iraquíes El "no" triunfó ampliamente en dos provincias árabes sunitas Salahaddin y Anbar Pero en otras dos con población sunita, Nineveh y Diyala, el "si" de los kurdos y chiitas habría derrotado al "no" Las negociaciones de último minuto, que lograron una importante participación sunita en el referéndum, no oscurecen el desacuerdo sunita con la Constitución elaborada por chiitas y kurdos De manera destacada en lo que se refiere a la organización del estado federal que otorga una amplia autonomía a los kurdos, y al tinte islamista de la Constitución Preocupa a los sunitas que los chiitas puedan formar sus propias regiones descentralizadas, cosa que también podrían hacer los sunitas Sin embargo, éstos consideran que la organización federal como está planteada dividirá más a Irak y que los chiitas pueden formar una gran región con nueve provincias, con vínculos con su vecino Irán, lo que presagiaría la ruptura de Irak en tres países Algunos sospechan que el federalismo planteado podría ser un complot entre estadounidenses y kurdos para dividir Irak El otro gran desacuerdo sunita con el proyecto de Constitución es el petróleo, y la forma en que se dividirán los ingresos petroleros entre las distintas regiones Los yacimientos petroleros de Irak se encuentran fundamentalmente en provincias kurdas en el norte y en provincias chiitas en el sur Irak está en verdad muy lejos de lograr que el país se convierta en una república federal, democrática, pacífica y estable Por ahora es una república invadida, que avanza en sentido inverso, mientras Irán adquiere cada vez más cercanía y poder en la zona chiita del sur de Irak Timothy Garton Ash recuerda un chiste que se cuenta en Washington: "se acabó la guerra y ganaron los iraníes" Como lo señala el editorial del New York Times del lunes 17, "Estados Unidos continúa siendo la fuerza militar dominante en Irak, pero sólo los iraquíes tienen el poder y la legitimidad de crear una verdadera nación a partir de los pedazos mutuamente antagónicos dejados por el tirano derrocado" La Constitución fue aprobada sólo gracias a ese acuerdo de último minuto logrado con los sunitas En un país ocupado sólo es posible la construcción de un gobierno y un régimen político que corresponda a los intereses de los invasores Ese es el caso de Irak, donde hablar de libertad, libre albedrío en materia política, democracia, son mucho más palabras que realidades Por más que la secretaria de Estado Condoleezza Rice diga a Fox News al día siguiente del referéndum que "los sunitas se están uniendo a la base de este proceso político amplio (?) que terminará con la insurgencia (?) aunque todavía pueden desatar violentos y espectaculares ataques" En las provincias sunitas la insurgencia perpetra cientos de ataques cada semana y las bombas pesan más que los votos El día mismo del referéndum en Irak, el presidente George W Bush afirmó que Estados Unidos no abandonará Irak, ni olvidará sus responsabilidades, y que la Constitución que se sometió a las urnas era un paso hacia la democracia Para él, no sucederá lo que en Vietnam Sin embargo, el panorama para el presidente estadunidense no deja de ser complicado, cada vez tiene menor apoyo la presencia de sus tropas en Irak, crecen los llamados para su regreso En primavera en Fort Braggs el presidente había dicho que la democracia avanzaba en Irak, que los "terroristas perderían a sus patrocinadores, a sus reclutas, y sus esperanzas por convertir a esa región en una base de ataques contra Estados Unidos y sus aliados en el mundo" Casi 2 mil soldados estadounidenses han muerto y 15 mil han sido heridos, mientras no hay perspectiva de retirada La confianza de la opinión pública en esa guerra se derrumba Según el Pew Hispanic Center, sólo el 44% cree que la guerra fue una decisión acertada La violencia continuada de la que hablaba Annan mostró nuevamente su rostro al día siguiente de la votación del referéndum, cuando fuerzas estadounidenses mataron a alrededor de 70 insurgentes en la ciudad de mayoría sunita, Ramadi, en menos de 24 horas Fue una respuesta al asesinato de cinco soldados el sábado por parte de la insurgencia Participaron en la operación helicópteros Cobra y aviones de combate F-15 y F-18 Los sunitas recibieron los muertos y también el mensaje No habrá reconciliación Estados Unidos alimenta a la insurgencia armada un día sí y otro también Es casi imposible pensar que alguien pueda dudar de las atrocidades cometidas por el régimen de Hussein, y de que estas deban ser juzgadas, incluido el uso de armas químicas contra los kurdos Sin embargo, el juicio contra Hussein --iniciado mientras se cuentan los votos del referéndum en Irak?no tiene las garantías jurídicas mínimas que requiere cualquier juicio para que su veredicto se apegue a derecho y tenga legitimidad El juicio contra Hussein se realiza con "un tribunal armado por Estados Unidos y el actual gobierno iraquí, en un local dentro de la zona de seguridad de Bagdad, con una defensa a la que no se ha dado tiempo de prepararse, unos testigos con miedo a declarar --razón por la cual la vista quedó suspendida hasta el 28 de noviembre-- y unas leyes que toman lo que conviene de la antigua legislación del derrocado régimen del acusado y del Derecho Internacional", señala el editorial de El País del jueves 20 Estados Unidos y el nuevo gobierno iraquí se equivocan Es evidente que tras el juicio hay objetivos políticos Para Washington, un juicio rápido y condenatorio serviría para justificar a posteriori la controvertida invasión de Irak, que tiene un apoyo popular decreciente Por otra parte, evitaría que el juicio mismo pueda entrar en las pasadas relaciones de Washington con Irak, cuando en los años del gobierno de Ronald Reagan no había defensores de los derechos humanos de los árabes en la Casa Blanca y Bagdad era un importantísimo aliado al que se toleraba cualquier atrocidad Recuérdese tan sólo 1982 y la matanza de Al Dujail, o 1988 y el ataque con gas a los kurdos de Halabya En realidad, debería haber interés en que se conozca la verdad de lo que sucedió O sólo se trata de lograr un juicio rápido, sin importar el peligro de que sea percibido como "la justicia de los vencedores" Fueron las comunidades chiitas y kurdas ?hoy gobernantes en Irak?las que sufrieron las mayores atrocidades durante 24 años de dictadura baazista Para Nabil Abdelfattah, investigador del Centro de Estudios Políticos y Estratégicos Al Ahram, de El Cairo, "el nuevo gobierno iraquí está usando el juicio como una carta política La tentación es muy grande para chiitas y kurdos? el juicio resulta catártico" La ley iraquí establece que la sentencia debe ser ejecutada en un plazo de 30 días "Se merecería que le colgaran 20 veces" dijo la semana pasada el presidente iraquí Yalal Talabani, quien por cierto se declara opositor a la pena de muerte, tras afirmar que Hussein ya había "confesado" que ordenó la masacre de 100 mil kurdos en 1988 Estados Unidos ha destinado 125 millones de dólares al establecimiento del Tribunal Especial y la formación de sus magistrados Ante la imposibilidad de que el Tribunal Penal Internacional pueda llevar el caso ?no puede juzgar crímenes anteriores a su competencia que inició en 2002--, el juicio debería de celebrarse bajo los auspicios de la ONU (aunque no apoyó la invasión) y a través de un tribunal internacional ad hoc como fueron los de Ruanda o Yugoslavia El Supremo Tribunal Criminal Iraquí instalado el 19 de octubre responsabilizó a Hussein de la masacre de 1982 de más de 140 civiles en Dujail, aldea predominantemente chiita Comienza con un caso menor "Pero era el más fácil de preparar, y el gobierno deseoso de sacar a Hussein del camino, si es posible, antes de la elección general prevista para el 15 de diciembre," señala la revista The Economist Un juicio en el marco del respeto a la legalidad y a la justicia internacional es lo que merece Hussein, con la consecuente condena por los crímenes cometidos También lo merece el pueblo iraquí y la comunidad internacional No puede ser, ni parecer una maniobra política más en el pantano iraquí

Comentarios