Calderón: Pacto o ruptura con El Yunque

viernes, 28 de octubre de 2005
México, D F, 27 de octubre (apro)- La victoria de Felipe Calderón ante sus mediocres contendientes, Santiago Creel y Alberto Cárdenas, trasciende la sola candidatura a la Presidencia de la República e implica una definición ante el vasto grupo que controla las estructuras del Partido Acción Nacional (PAN): La Organización Nacional del Yunque Calderón ya fue capaz de remontar, en una anodina contienda interna, el amasijo de intereses económico-financieros de Creel y el entramado ideólogo extremista de Cárdenas, sobre todo por un panismo alicaído por la atroz administración foxista, pero ahora tiene un conjunto de compromisos que exigen algo más que la retórica a la que es muy afecto Uno de estos compromisos es el esclarecimiento de sus relaciones económicas que apoyaron su candidatura y que van más allá de los meros reportes a Transparencia Mexicana, cuyos honorarios, por cierto, debe aclarar --porque esta organización civil suele cobrar--, y el necesario deslinde con los intereses representados por Creel: Los asume o los repudia No es asunto menor éste, porque si, como se comienza a notar, hace suyos los intereses económicos del entramado que erróneamente apostó por Creel, entonces reproducirá, así sea en la campaña, las conductas de Vicente Fox y, en el extremo de llegar a la Presidencia de la República, será otro rehén de los grupos que se niegan a las verdaderas transformaciones que urgen al país Entrevistarse con la cacique magisterial priista Elba Esther Gordillo y su séquito unas horas después de haberse consumado su triunfo, no es sólo una torpeza política, sobre todo si se hizo en las instalaciones del sindicato de maestros, sino una definición sobre el curso de su proyecto Ese encuentro no es un mensaje de modernidad y de futuro congruente con lo que postula para diferenciarse del pasado de Andrés Manuel López Obrador y Roberto Madrazo, a quienes identifica, por igual, como heraldos del pasado, sino de ineptitud política para pactar con los maestros de verdad y no con esa clase política repudiada, cuya supervivencia sólo se explica por el control corporativo y la corrupción Otro de los compromisos, que trasciende al PAN, es la relación que establecerá con los mandos de El Yunque, la organización secreta de extrema derecha que controla el Consejo Nacional, el CEN, la Comisión Política y la Comisión de Orden, así como la mayoría de los comités estatales del PAN; y vastas parcelas en el gobierno de Fox y gobiernos estatales y municipales Calderón está en una disyuntiva, que en realidad es un dilema ético: Pacta o establece distancia con El Yunque Algunos de los militantes de este entramado --que, insisto, es un asunto que concierne a todos los mexicanos-- están ya alrededor suyo como Ana Teresa Aranda, Cecilia Romero y César Nava Vázquez, así como muchos a nivel estatal, y es preciso que asuma una posición inequívoca, más allá de las referencias a la "onda grupera" que dice rechazar Pragmático, Carlos Castillo Pereza tuvo que pactar con El Yunque con la idea de que el PAN asimilaría por su tradición democrática a esta organización secreta Se equivocó y resultó lo contrario: Fue ésta la que transfirió a ese partido sus objetivos y métodos, a tal punto que ya ha tenido tres periodos en la presidencia panista: dos con Luis Felipe Bravo Mena y uno con Manuel Espino Calderón, que ya fue derrotado por El Yunque en su candidato Carlos Medina Plascencia, logró contrarrestar, por ahora, la fuerza de esa organización, pero de él depende si, por un afán de encauzar su candidatura, pacta o, por el bien del país y por el futuro de su propio partido, asume que es preciso detonar una organización que por su naturaleza y objetivos conspira contra la democracia El Yunque y sus militantes incrustados en el PAN y en la administración pública han dado muestras, no sólo de intolerancia, sino de ineptitud en el ya agonizante gobierno de Fox --que los ha tolerado por conveniencias mutuas--, pero en una visión de futuro ?como lo plantea Calderón? resulta inadmisible la reproducción del esquema De estas decisiones --la económica y la ideológica-- depende el futuro político de Calderón: Si marca distancia se elevará como hombre con visión de Estado y, sin pacta, su tamaño será el de un vividor más del Estado Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios