El candidato "de Fox"

domingo, 30 de octubre de 2005
Recién electo candidato del PAN a la Presidencia de la República, Felipe Calderón Hinojosa olvidó súbitamente sus presuntos desacuerdos con Vicente Fox: Se reunió con él en privado para recibir el espaldarazo del mandatario echando mano del pragmatismo político que, como dirigente de su partido en el sexenio zedillista, lo llevó a negociar con el poder en turno y avalar la consumación del llamado "fraude del siglo", es decir, la conversión en deuda pública de los pasivos del Fobaproa Colmado de elogios luego de aplastar a sus rivales en la contienda interna del Partido Acción Nacional (PAN), a la que apenas concurrió una tercera parte de la militancia formal, el candidato presidencial Felipe Calderón arrastra una cauda de actuaciones oscuras, como su papel clave en la aprobación del Fobaproa, la voracidad como miembro de la alta burocracia durante 15 meses y su reciente acercamiento con la priista Elba Esther Gordillo Y ahora, también, Calderón se evidencia a sí mismo luego de su pretendido distanciamiento del presidente de la República, iniciado aun antes de las elecciones de 2000 -cuando en plena campaña foxista se fue a estudiar a Harvard-, al asumir: "Yo soy el candidato de Vicente Fox" En una reunión con industriales de la radio y la televisión, el pasado 4 de octubre, Calderón se refirió a su ventaja en el sentido de poder defender al mandatario sin tener que cargar él con el costo político del foxismo o la "vibra negativa" hacia la actual administración, marcada por las denuncias e investigaciones que rodean a la familia presidencial El pasado político de Calderón tiene episodios polémicos Apapachado por la tecnocracia financiera priista y panista, que pretende evitar el escrutinio al Fobaproa, como presidente del PAN aprobó, en diciembre de 1998, la conversión en deuda pública de los adeudos privados de grandes industriales y banqueros, contando con el apoyo de Vicente Fox, cuyo arreglo con Ernesto Zedillo dejó impunes todas las irregularidades del rescate bancario El PAN puso como condición para apoyar la propuesta de Zedillo para convalidar el Fobaproa la destitución del gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz Martínez, quien como secretario de Hacienda había propiciado el rescate bancario luego del colapso financiero de diciembre de 1994 Como el Partido Revolucionario Institucional (PRI), luego de las elecciones de 1997, no contaba con la mayoría en la Cámara de Diputados, el voto del PAN era indispensable para aprobar la iniciativa de ley que Zedillo había enviado a ese órgano legislativo y que implicaba convertir en deuda pública pasivos que, en marzo de 1998, sumaban 552 mil millones de pesos Yo llegué a un acuerdo con Ernesto Zedillo Él le pediría la renuncia a Guillermo Ortiz, inclusive me preguntó si aceptaría si lo nombraba secretario de Comercio Empecé a operar ese acuerdo, hablé con Fox y con otros gobernadores que entonces estaban en ejercicio, así como con los coordinadores (legislativos) A la semana, Zedillo me citó otra vez, me dijo que estaba muy apenado, que no iba a poder cumplir lo que habíamos dicho, que había hablado con Guillermo Ortiz, que él no quería renunciar -Pues ese es su problema, presidente, no el mío -comentó Calderón en la conversación con el entonces jefe del Ejecutivo -Compréndame -pidió Zedillo -A mí no me venga con ese cuento -repuso el panista, según su propio relato -Pero, ¿qué opina? -Opino lo siguiente: como mexicano, me avergüenza tener un presidente sin palabra, con permiso -espetó Calderón, quien nunca más hablaría con Zedillo mientras éste fue presidente Así le contó Calderón al reportero Salvador Camarena -conversación reproducida en el libro Los suspirantes Los precandidatos de carne y hueso- cómo negociaba con Zedillo el arreglo, negociaciones en las que también tomaron parte Carlos Medina Plascencia, entonces coordinador de los diputados panistas, y el propio Fox Calderón, al igual que Vicente Fox, apareció en televisión como parte de una campaña para justificar la decisión panista En el mensaje, desde su acogedora oficina, el presidente del PAN hablaba de la necesidad de garantizar estabilidad financiera para el futuro Cerca de él se ve una pequeña bandera nacional La toma y la muestra a la cámara: "México es un gran país Tendremos el país que queremos para nosotros y nuestros hijos" Finalmente, Ortiz se quedó en su puesto y el Fobaproa se transformó en Instituto para la Protección al Ahorro Bancario (IPAB), con cuya administración de pasivos se han seguido haciendo negocios, como los atribuidos a los hijos de Marta Sahagún Y el PAN, que al destaparse el escándalo había afirmado que la deuda era inconstitucional e ilegal, terminó por convalidar este endeudamiento público, que desde el 12 de diciembre de 1998 ha crecido hasta superar los 800 mil millones de pesos Todavía en mayo de 2001, como coordinador de la bancada panista, Calderón alardeó al declarar que no habría impunidad para los responsables del rescate bancario, entre ellos Ortiz y Eduardo Fernández, expresidente de la Comisión Nacional Bancaria Entonces le dijo al reportero: -Al tiempo ¿A ver, por qué no los han empleado? Para mí la impunidad no es un capítulo cerrado -¿Cómo se pueden exigir más sacrificios a una sociedad agraviada por los gobiernos priistas, pero con los que los panistas también han tenido acuerdos, como el Fobaproa? -No, pero eso fue la solución de un problema, no lo creamos nosotros Si nosotros no hubiéramos tenido el valor, porque se requería mucho valor para tomar esa decisión, de asumir los costos políticos para darle una solución al país, México no estaría ni de lejos donde puede estar ahora "Se dijo que íbamos a matar al PAN y que era el último día de nuestra historia y ahora estamos en el poder La vida es así" En El reto de México, lineamientos generales de política pública, un documento preliminar que ofrece Calderón para "detonar la discusión", no hay una sola mención a la carga fiscal que implica para México el IPAB, tema que, se prevé, será parte sustancial del debate en las campañas por la Presidencia de la República Una modesta prestación Habituado a vivir del erario mediante sus cargos legislativos -aunque sólo una vez fue electo por voto directo-, Calderón se estrenó en la alta burocracia poco antes de concluir su gestión como diputado federal El 1 de marzo de 2003, Fox lo designó director general del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) Para ayudarlo en su nuevo cargo, se llevó a Ernesto Cordero Arroyo, Salvador Beltrán del Río, Julio Castellanos, Sergio Velázquez Corona y Manuel Minjares, quienes, junto con otros, lo han acompañado en sus correrías políticas Ocho semanas después de asumir el puesto, por el que devengaba 174 mil 330 pesos brutos mensuales, Calderón aprovechó las ventajosas y laxas condiciones laborales de la alta burocracia para allegarse un crédito por 3 millones 100 mil pesos En su sesión del 2 de abril de 2003, el Consejo Directivo de Banobras analizó la solicitud del director general de una "dispensa de antigüedad" que le permitiría tener acceso a prestaciones El argumento era que había trabajado en Inverlat entre 1993 y 1998, con dos licencias en 1988 y 1991 Sus cargos: ejecutivo de Reglamentaciones de la Dirección de Relaciones Laborales y Ejecutivo de Proceso Legal en la Dirección Jurídica El 25 de junio, el director de Administración, Héctor Velázquez Corona, le comunicó a su jefe que su solicitud había sido autorizada, lo que le permitió adquirir de la empresa Promotora de Innovaciones Técnicas en Construcción y Vivienda la casa 8 de la calle Cóndor 231, colonia Las Águilas Velázquez Corona había sido secretario de Servicios Administrativos y Financieros en la Cámara de Diputados y tuvo participación directa en otro escándalo: El acondicionamiento de una sala de relajación, gimnasio y baños de lujo para los legisladores panistas, así como la adquisición de 60 vehículos En su momento, luego de que Excélsior publicara una nota, un mes después de la autorización, Calderón alegó que la ventajosa prestación por 3 millones 100 mil pesos era legal Sin embargo, la polémica lo obligó a desistir "Cuando se tienen errores hay que saberlos rectificar Ahí sí, para que veas, fue una imprudencia", reconoció Calderón durante una entrevista sobre su renuncia, el 1 de junio de 2004, luego de la reprimenda de Fox por su destape como precandidato presidencial en un mitin con acarreados organizada por el gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña, el 29 de mayo Calderón pasó de promotor de créditos para obra pública y en su propio beneficio a experto en materia energética cuando, en septiembre, fue nombrado por Fox secretario de Energía, siete meses después de su incorporación a la alta burocracia El Código de Ética de los Servidores Públicos del PAN establece: "La responsabilidad del político no sólo se mide por sus buenas intenciones, sino por sus acciones concretas, por los medios que emplea y por sus resultados Es por ello que el servidor público panista deberá dar cuenta tanto de la eficacia como de la calidad ética de su desempeño" Más adelante, en el apartado sobre desinterés e imparcialidad, dicta a sus militantes: "Actuaré procurando el bien común, sin buscar intereses particulares ni beneficios personales, para familiares o amistades Esto implica no involucrarme en situaciones o actividades que signifiquen conflicto de intereses, personales o familiares, en mi labor como servidor público Me conduciré en el desempeño de la responsabilidad pública con imparcialidad, respetando el derecho de todas las personas y rechazando cualquier procedimiento que privilegie ventajas personales o de grupo" Elogios rivales Encaminado en su propósito de ser candidato presidencial -"para meter al PAN a Los Pinos"-, Calderón se empeñó en "sus buenas intenciones" como responsable del sector energético y se afanó en promover lo que había rechazado durante el gobierno de Ernesto Zedillo: la reforma del ramo Incluso, se hizo asesorar por algunos tecnócratas priistas que lo antecedieron en el cargo, como Luis Téllez y Jesús Reyes Heroles, y visitó la sede nacional del PRI para persuadir a sus legisladores sobre la necesidad de reformar la Constitución para abrir Pemex, la Comisión Federal de Electricidad y la Compañía de Luz y Fuerza del Centro a la inversión privada Téllez, citado en el libro Los suspirantes, recuerda: "El hecho de que nos haya hablado a algunos de los exsecretarios para preguntarnos cómo veíamos el sector -yo tuve dos o tres comidas con él, y también Jesús Reyes Heroles-, creo que es una actitud muy madura, muy franca y humilde decir: 'a ver, ustedes cómo lo ven' Eso da confianza Creo que Felipe lo hizo bien" Incluso, Téllez contó que Zedillo se refirió en términos elogiosos a Calderón, "con quien 'pudo llegar a acuerdos fundamentales'", y explicó: "Lo considera un hombre serio, un político hábil; le tiene aprecio y respeto" Sin embargo, el propósito de Calderón no fructificó y en junio, cuando dejó el cargo, se dijo satisfecho por los objetivos alcanzados, como garantizar el abasto energético a precios competitivos, modernizar las empresas y, en suma, convertirlo en un sector promotor de la competitividad, declaró al reportero También se ufanó de haberle dejado a su sucesor, Fernando Elizondo, casi lista la reforma energética, luego de las negociaciones en el Senado: "Uno de los grandes pretextos era, estando todo listo, que como era yo un posible candidato, sacar la reforma era darme la Presidencia de la República Eso era una falacia" Las amistades peligrosas Contra los pronósticos de las encuestas previas a la elección interna, Calderón se alzó con la candidatura presidencial del PAN, dejando en el camino a Santiago Creel y Alberto Cárdenas, quienes finalmente depusieron su ímpetu debido a las irregularidades existentes en las tres rondas electorales, calificadas de "cochinero" Las denuncias por compra y coacción del voto, uso ilegal de recursos públicos e iniquidad entre los precandidatos durante un proceso desairado por casi 70% de los potenciales electores, quedaron en el olvido No rodaron las cabezas que exigió Cárdenas y quedaron en la impunidad las irregularidades que equipararon al PAN con el priismo y el perredismo Julio Castillo, hijo de Carlos Castillo Peraza, quien apoyó a Creel, olvidó sus acusaciones contra Calderón por el uso de recursos oficiales y acarreos, así como el calificativo de "traidor" que le espetó por haber propuesto que su padre se retirara como candidato a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal en 1997, luego de que se desplomó ante Cuauhtémoc Cárdenas El episodio lo reveló Adrián Fernández, secretario particular de Castillo Peraza en la presidencia del PAN y coordinador de la campaña de Creel: "Felipe Calderón plantea, en una junta del Comité Ejecutivo Nacional, la posibilidad de cambiar de candidato en el Distrito Federal sin haber hablado antes con Carlos y en su ausencia La propuesta no fue aprobada, pero sí afectó tremendamente a Castillo Peraza, pues el que pidió que fuera candidato lo quería cambiar porque no estaba repuntando en las encuestas" Y añadió: "Felipe y Carlos eran iguales, ambos muy soberbios, y fue la soberbia lo que los echó a perder a los dos y echó a perder esa relación de padre-hijo, maestro-alumno, amigo Creo que llegó el momento en que Felipe se sintió más que Carlos; no cuidó las formas, eso fue la esencia de todo" Hoy, los amigos de Calderón son otros y van desde empresarios de la talla de Olegario Vázquez Raña y Alfonso Romo, hasta los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) Rodrigo Morales, Andrés Albo y Arturo Sánchez Gutiérrez, con quienes tiene una relación de compadrazgo, así como el exsubsecretario zedillista Javier Lozano Alarcón, priista converso que aspira a ser presidente de la República Pragmático, Calderón no quiso perder tiempo y, en su primer acto como candidato presidencial del PAN, se echó a los brazos de Elba Esther Gordillo, el mismo lunes 24 La avidez fue tanta que llegó hasta los mismos terrenos de la maestra, quien controla las cuotas de casi 1 millón y medio de profesores Casualmente, Tomás Ruiz, director de la Lotería Nacional y personaje allegado a Gordillo, renunció al PRI el miércoles 26 El funcionario fue compañero de Calderón en la Escuela Libre de Derecho, lo antecedió en la dirección de Banobras y operó con él, como subsecretario de Hacienda, el acuerdo para validar el Fobaproa Y en apego a su estrategia de cuidar su relación con Vicente Fox, pero no con el foxismo, Calderón comió -"solitos él y yo"- en la residencia oficial de Los Pinos Apenas saludó a Marta Sahagún, cuyos hijos y sus correrías han impactado negativamente en su partido