Ofrendas y rezos, de Pátzcuaro a Janitzio

martes, 1 de noviembre de 2005
* La celebración arranca con la velación de los angelitos Ihuatzio, Mich , 31 de octubre (apro)- Las festividades de la Noche de Muertos ya comenzaron en el lago de Páztcuaro y sus comunidades indígenas, con la cacería del pato y la velación de los angelitos Esta ceremonia se celebra en el atrio del templo de la isla de Janitzio, el día primero de noviembre, de siete a diez de la mañana, y acuden madres y hermanos de los niños que no conocieron las alegrías ni las tristezas del adulto, y en sus tumbas colocan adornos con las flores de la estación, juguetes de madera, tule y paja En Huecorio, a los niños se les recuerda, en su casa, con altares este 31 de octubre, por la noche, y sus ofrendas serán vistosamente adornadas con dulces, pan, juguetes de madera de Tócuaro, de barro de Ocumicho, de paja de Ihuatzio y ropa que los padres han traído de Pátzcuaro Este altar lucirá su colorido bajo la luz de las velas Su recorrido por estas tierras y estas tradiciones lo puede iniciar el día 31 de octubre en Tzintzuntzan, ya que en esta localidad es posible apreciar la velación de los angelitos: los que murieron niños o muy jóvenes En su recorrido puede observar túmulos sin lápida, sobre los cuales se colocan las flores de cempasúchil, pico de gallo, coronas de moños y listones de seda, vasos de veladoras y alimentos que el espectador no ve, ya que están cubiertos con manteles bordados En las tumbas de los niños se pueden apreciar juguetes y dulces; en otras, la foto del fallecido Y la cantidad de velas en la noche iluminan el camino de los muertos hacia el Inframundo En Janitizio, las celebraciones dan comienzo el 31 de octubre con la cacería del pato (kuirisi-atakua), actividad en extinción por la escasez de estas aves Pero las fechas más importantes son, sin duda, 1 y 2 de noviembre, días en que los servicios de transporte de lanchas salen de los muelles durante todo el día y la noche, a fin de llevar a los visitantes a esta isla mundialmente conocida Se recomienda visitar también, el 1° de noviembre, Ihuatzio, y encontrarse con la fiesta, los bailes de grupos de danza de la región y la música tradicional o pirekuas También se puede ir a Cucuchuchu siguiendo el camino de Ihuatzio, para acudir primero al panteón antiguo, frente a la iglesia, donde se pueden observar algunas tumbas con ofrendas y velas encendidas: También en este poblado se puede encontrar al costado del panteón un pequeño escenario, en donde músicos de la localidad y danzantes de la región actúan para los visitantes: "Dichosos padrinos que te amortajaron; dichoso dinero que en ti lo gastaron; dichosos claveles que por ti compraron; dichoso dinero que en ti lo gastaron" Ahí mismo puede llegarse al panteón, que tan sólo por la intensidad de su iluminación atrae; son las velas encendidas alrededor de las tumbas, un panteón mucho más grande y lleno de gente, de luz, de flores y de recuerdos Culto a la muerte El culto a los muertos es tan antiguo como el mismo hombre Desde el paleolítico medio, en Asia y Europa nuestros ancestros enterraban juntos a los miembros de una familia, o colocaban alimentos, vasijas, herramientas e incluso huesos de animales como símbolo de protección para los difuntos En México, el culto a la muerte es un sincretismo entre el mundo indígena y el europeo; y esta asimilación de creencias católicas e indígenas se efectúa en lugares como Janitzio, Ihuatzio, Tzurumútaro, Tzintzuntzan y Jarácuaro, entre otros Mucha gente se da cita los días 1 y 2 de noviembre en los panteones de diversos lugares del país para ofrecer el fervor, la tradición, el recuerdo y el cariño por los que ya se fueron Además de la visita a los cementerios, se colocan altares en los hogares En Michoacán toma relevancia la Noche de Muertos porque la costumbre de la ofrenda y velación está muy arraigada en muchas de las localidades de la ribera del lago de Pátzcuaro El común denominador son las ofrendas para que el muerto se refresque, coma y sepa que sus familiares aún lo recuerdan

Comentarios