El jardinero fiel: Esclarecedora historia de amor

lunes, 14 de noviembre de 2005
México, D F,14 de noviembre (apro)- Pocas veces una historia con trasfondo político consigue ir más allá de la mera propaganda; por lo general, la historia termina por perderse en un mar de consignas políticas e ideológicas En el caso de El jardinero fiel ("The Constant Gardner"), las cosas son totalmente opuestas: La historia sobresale por encima de un contexto político marcado, una historia que se funde con excelente fotografía, dirección y actuaciones para dar como resultado una de las mejores películas del año El jardinero fiel dirigida por Fernando Meirelles (Ciudad de Dios) y protagonizada por Ralph Fiennes y Rachel Weisz La película cuenta la historia de un diplomático inglés asignado a un país africano, Justin Quayle (Fiennes), quien a raíz de la muerte de su esposa (interpretada por Weisz) en circunstancias misteriosas, decide emprender una búsqueda para esclarecer el crimen Nuestro protagonista se encontrará con varios problemas: primero, su búsqueda debe comenzar con su esposa, pues debido a la relación poco usual que llevaba con ella, Justin no conocía muchas cosas a cerca de ella (incluso se decía que tenía un amante); y segundo, a una serie de enemigos poderosos que harán lo posible para que la verdad nunca salga a la luz Y es que la esposa de Justin era una activista política que había descubierto un enorme engaño por parte de las compañías farmacéuticas: éstas estaban probando una medicina experimental en la población del lugar (los desposeídos), lo cual daba como resultado la muerte de varios habitantes de aquella región Pero ¿qué importaba?, pues al final de cuentas el destino de aquellas personas no iba a ser diferente Meirelles nos sumerge de manera efectiva en la inmensidad del paisaje africano, por momentos hermoso, por momentos sumamente árido y desolador, con sus injusticias sociales y un sol ardiente Y también nos sumerge en el drama de un hombre que ama a su esposa y que está decidido a reencontrarla de una u otra manera y a concluir lo que ha quedado inconcluso Las actuaciones de Fiennes y Weisz son magníficas: el primero porque pasa de ser un hombre sumamente reservado, amante de la jardinería, a un hombre de acción (dentro de lo que cabe) y que es capaz de romper con sus principios de diplomacia por el amor de su vida; y la segunda, porque a pesar de que sale menos de la mitad de la cinta, consigue quedarse con nosotros durante toda la película Un reconocimiento al guionista de la cinta Jeffrey Caine, y en especial a John LeCarré, autor de la novela en que se basa este film, por haber creado un estupendo thriller y a la vez una bella historia de amor

Comentarios