Nueva deserción de bailarines cubanos

lunes, 14 de noviembre de 2005
México, D F, 14 de noviembre (apro)- ¿Libertad artística o libertad política? ¿Disidencia política u oportunismo económico? Hasta ahora son cientos los bailarines, profesores y coreógrafos cubanos que han decidido abandonar la isla La diáspora belletística cubana es más grande de lo que uno pudiera suponer Paradójicamente pareciera que México sea convertido en uno de los trampolines para ello Apenas hace unos días dos bailarines cubanos pertenecientes al Ballet Nacional de Cuba desertaron en la ciudad de Tabasco y llegaron a Estados Unidos por la frontera con Matamoros En agosto de este año, el notable bailarín Rolando Sarabia viajó a México, supuestamente para dar un curso en la ciudad de Querétaro, luego viajó a Matamoros y se asiló en Texas por unos días antes de viajar a Miami y de ahí a Boston donde bailará en la principal compañía de esa ciudad Si bien el número de intelectuales, científicos, deportistas y balseros que han huido de la isla es enorme, pareciera ser que en el campo de la danza el suceso se destaca aún más Tanto el Ballet Nacional de Cuba o compañías del nivel de Danza Nacional de Cuba (danza contemporánea), el Conjunto Folclórico Nacional de Cuba y de otros grupos no institucionales como Retazos y Danza Abierta (danza contemporánea) también han sufrido por la deserción de muchos de sus integrantes Es en el Ballet Nacional de Cuba, dirigido por Alicia Alonso, donde ha habido el mayor número de escándalos por la decisión de los bailarines de desertar Totalmente ciega desde hace cerca de 40 años, Alicia Alonso ha llevado unilateralmente la dirección de la compañía de ballet más importante de Cuba --y tal vez una de las más importantes del mundo Alonso ha sido considerada una de las más grandes artistas de la danza del mundo Pero junto con su rigurosa danza y su enorme talento hubo en ella una enorme incapacidad para aceptar el momento de su retiro En la obsesión de no dejar de bailar impidió sistemáticamente que cualquier otra bailarina de su compañía fuera más exitosa que ella Al mismo tiempo le cerró el camino a la internacionalización a la mayor parte de sus bailarines No aceptó los cambios elementales necesarios para que su compañía evolucionará Anquilosada y sin conocer las nuevas tendencias del ballet, se quedó en un repertorio que ha sido superado de forma absoluta Las grandes figuras que bailaron en su compañía en el pasado, en su mayor parte viven precariamente en Estados Unidos, Europa y América Latina, sin pena ni gloria El monumental Jorge Esquivel había dejado incluso de bailar en La Habana para hacerse carpintero; Dagmar Moradillo no figura más en las grandes ligas, como tampoco Rosario Suárez o Caridad Martínez Las grandes figuras, como Carlos Acosta y José Manuel Carreño, poseen permisos especiales, y entran y salen de Cuba sin mayor problema Ganan muchísimo dinero, pero decidieron no romper con la isla Como una política que permitiera que los bailarines desertaran, desde hace años se les tramita un permiso especial para que puedan permanecer en el lugar que deseen por el tiempo que deseen Sarabia tenía ese permiso, sus razones para dejar Cuba fueron, según él mismo declaró a diferentes medios "artísticas", más que políticas

Comentarios