Perú y Chile: Fujimori complica el diferendo

lunes, 14 de noviembre de 2005
Valparaíso, Chile, 14 de noviembre (apro) - La llegada a Santiago del expresidente peruano, Alberto Fujimori, ha vuelto más complejas las ya de por sí tensas relaciones que mantienen Chile y Perú, que se han visto deterioradas a raíz de la reciente aprobación por parte de Lima de una ley que incorpora a su soberanía 35 mil kilómetros cuadrados de mar, que Chile considera suyos Este no es el único desencuentro que han tenido en los últimos tiempos ambos países, cuyas desavenencias tienen su raíz en la Guerra del Pacífico (1879-1883), en la que Perú perdió ante Chile la rica región de Tarapacá, de lo que nunca ha terminado de reponerse Hace unas semanas el hombre más rico de Chile, Andrónico Luksic, fue declarado "reo contumaz" por la justicia peruana La razón: no se presentó a declarar en un juicio que se le sigue a él y a otros ejecutivos chilenos de la empresa de pastas Luchetti Éstos, para conseguir los permisos de funcionamiento para una fábrica que se construyó en una zona de protección ecológica cercana a Lima, realizaron sobornos a jueces con la intermediación de asesor presidencial Vladimiro Ilich Montesinos, como quedó registrado en cintas conocidas como los Vladivideos Ello derivó en una orden internacional de captura en contra de Luksic, lo que ha provocado el malestar del gobierno chileno que ha salido en defensa del empresario Anteriormente, el Consejo de Defensa del Estado de Chile había ordenado el embargo y cierre de Aerocontinente, empresa peruana de aviación a la que se acusó de lavado de dinero, lo que provocó malestar en el gobierno y en sectores de la opinión pública peruana Pero las diferencias entre ambos gobiernos no se han circunscrito sólo a este tipo de hechos Hace tres décadas, en plena Guerra Fría, estuvieron a punto de trenzarse en una guerra, cuando en Chile gobernaba el general anticomunista Augusto Pinochet y, en Perú, el líder nacionalista de izquierda general Juan Velasco Alvarado Incluso, el gobierno peruano ya tenía fechada la invasión, la que se realizaría el 6 de agosto de 1975, como contó en 1995 el expresidente Alberto Fujimori, en entrevista con un canal de la televisión uruguaya Esto no se concretó debido al golpe de Estado que lideró el ministro Francisco Morales Bermúdez y que sacó a Velasco del poder La nueva delimitación aprobada por el Congreso peruano, y que ya fue promulgada por el presidente Alejandro Toledo, ha provocado la mayor tensión entre Chile y Perú desde aquel entonces Reacción chilena Según el gobierno chileno, el nuevo trazado aprobado por Perú viola acuerdos firmados por ambos países en 1952 y 1954, en los cuales se delimitó el espacio de influencia marítima a partir del paralelo (18 ½? 03"), que pasa por el hito 1, que es el punto fronterizo que une --o separa-- a ambos países en la línea de mareas junto al Océano Pacífico Ahora Lima, partiendo desde el mismo hito, hizo una diagonal con dirección hacia el sur, argumentando que lo establecido en los acuerdos mencionados le perjudica, puesto que sus territorios adyacentes, como los de Tacna, se quedan con un espacio marítimo muy reducido La tesis limeña se sustenta en los nuevos criterios establecidos en la Convención del Mar, que sostienen que la delimitación marítima debe ser asimetral en los casos que exista una costa oblicua Además, Perú señala que los acuerdos firmados en la década de 1950 no son tratados limítrofes, sino solamente acuerdos relativos al uso de los recursos marinos La zona en controversia es muy rica en anchoveta, con la que se hace harina de pescado, de la que Perú es el primer productor mundial, y Chile el segundo En Chile la decisión peruana provocó rechazo y nerviosismo El presidente Ricardo Lagos realizó una publicitada reunión con los altos mandos de las Fuerzas Armadas, y declaró que "Chile va a defender su mar" Así mismo, envió delegados especiales a Argentina, Brasil y Ecuador en busca de apoyo a su posición El gobierno de Lagos anunció también que iba a llevar este diferendo a la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque después se retractó El ministro de Defensa, Jaime Ravinet, llegó a señalar que la aprobación de la ley de límites marítimos "puede generar incidentes no buscados" entre ambos países El Parlamento chileno votó en forma unánime un pronunciamiento que respalda el accionar del gobierno en la materia, y que desconoce la validez de la ley aprobada en Perú La prensa de ambos países reportó este diferendo con alusiones a una eventual guerra, y movilizó a grupos pacifistas para rechazar esta posibilidad Sin embargo, es muy improbable que el asunto pase a mayores, manifestó en entrevista con Apro Eduardo Santos, analista de defensa vinculado al gobierno Santos dice que la intención de Perú era instalar este tema, lo que en cierta medida ha conseguido, con el objetivo de poder someterlo a arbitrajes o llevarlo a tribunales internacionales Piensa que en caso de suceder esto, "Chile mantendrá la soberanía sobre el espacio en disputa, en virtud de los acuerdos firmados y del hecho de que durante 50 años ha ejercido soberanía sin ninguna oposición del Perú" Señala que Lima está provocando estas desavenencias ahora, debido a que en la actualidad la superioridad militar chilena es leve, pero en unos pocos años más, y gracias a las adquisiciones de aviones "F-16", submarinos "Scorpene", además de fragatas, misiles y tanques, "Chile va a duplicar la capacidad militar peruana" Y considera que ahora sólo son previsibles incidentes menores entre ambos países Por lo pronto, en las esferas castrenses chilenas predomina la hipótesis de eventuales enfrentamientos con Perú y Bolivia, por lo que el principal despliegue militar se encuentra en la zona norte del país, dándose por descartado un enfrentamiento con Argentina, país con el cual se han resuelto todas las diferencias limítrofes Pero más allá de lo que sucede en el plano de las estrategias de defensa, este problema con Perú está costando caro a Chile, puesto que llega justo cuando se estaba por sellar un acuerdo de "anillo energético", con la participación de varios países sudamericanos, en donde el papel de Perú sería clave La razón: parte importante del gas que sustentará este eventual acuerdo provendría de su yacimiento de Camisea Pero Lima anunció que no participaría en la reunión que se iba a desarrollar en Buenos Aires entre el 7 y el 9 de noviembre, con el objetivo de avanzar en la concreción de este acuerdo, la que finalmente no se realizó Debido a esto, se da por descontado que este acuerdo, del que Chile es uno de los principales promotores y que prevé la creación de una red de gaseoductos entre varios países sudamericanos, no se sellará en la cumbre de presidentes del Mercosur que tendrá lugar en diciembre próximo Perú se habría marginado de la cita de Buenos Aires como forma de presión hacia Chile, aunque su primer ministro Pedro Pablo Kuczynski adujo que lo había hecho porque su país debe aún definir si tiene suficiente gas como para satisfacer sus necesidades internas, y, además, exportar gas a sus vecinos sudamericanos, puesto que ya tiene compromisos de exportación con México Chile sufre una grave carencia de fuentes energéticas, situación que, de mantenerse, puede provocar un estrangulamiento de su economía Y Bolivia, que posee inmensas reservas de gas, se niega a venderle "una sola partícula" de este hidrocarburo mientras no se solucione el diferendo limítrofe que la tiene sin salida al mar desde la Guerra del Pacífico Otra de las consecuencias no deseadas para Chile del diferendo limítrofe con Perú es la suspensión del acuerdo de complementación económica que ambos países negociaban y que apuntaba hacia la materialización de un acuerdo de libre comercio Pero como si estos problemas fueran pocos, el pasado domingo 6 llegó a Chile sorpresivamente el expresidente peruano Alberto Fujimori, quien durante los últimos cinco años ha vivido en el Japón, a donde llegó escapando de los problemas judiciales y del descontento social en su país Convidado de piedra La tarde del sábado 6 de noviembre, Fujimori partió del aeropuerto Haneda de Tokio en compañía de dos asesores y un periodista Lo hizo en un jet Bombardier, de la clase Global Express XRS, matrícula N949GP, según informó La República de Lima La empresa que ofreció los servicios de traslado fue la Avion Concept Incorporated Pacific, con un costo cercano a los 450 mil dólares Japón no informó ni a México ni a Chile del viaje, a pesar de tener Fujimori una orden internacional de captura Esta situación provocó los reclamos posteriores a Tokio de estos últimos países, que han debido enfrentar no pocos problemas por el arribo del expresidente peruano en sus respectivos territorios Fujimori llegó a México a las 22:10 del mismo día 6, recalando en el aeropuerto de Tijuana, donde habría permanecido cerca de dos horas, sin descender, a la espera de que el jet que lo transportaba cargara combustible, según informó el Instituto Nacional de Migración (INM) de México No se le detuvo ni se dio aviso a Chile de su partida A Santiago llegó a las 13:30 del día siguiente, presentando pasaporte peruano El funcionario policial que recibió a Fujimori y a la comitiva que le acompañaba en un hangar de vuelos especiales, revisó sus papeles, los que parecían estar en regla y, cuando intentó comunicarse telefónicamente con la central de migraciones para verificar si los recién arribados tenían órdenes de detención en su contra, nadie le contestó Decidió entonces timbrar sus documentos 90 minutos después, el ministro de Gobierno, Osvaldo Puccio, llamaba al presidente Lagos: "Fujimori está en Chile", arruinándole de esta forma la sobremesa del almuerzo dominguero En ese momento, Fujimori ya se encontraba en el hotel Marriot de la capital chilena Tras superar la sorpresa inicial, el gobierno ordenó su arresto, decisión que tomó sobre la base de un acuerdo de extradición entre Chile y Perú que data de 1932, y que permite la detención preventiva hasta que la justicia del país requirente formalice su solicitud de extradición A pesar de las sucesivas peticiones realizadas por Fujimori, la justicia chilena ha negado su excarcelación Diversos líderes de opinión, como los candidatos presidenciales y los mandatarios de casi todos los partidos políticos, han criticado el accionar de la policía y del gobierno Lo que más causa preocupación, es que la presencia de Fujimori aumente las tensiones con el vecino país, y que la campaña presidencial y parlamentaria se traslade a Santiago, lo que no es para nada improbable, toda vez que Fujimori llegó a Chile con la explícita intención de levantar desde aquí su plataforma electoral, que lo lleve nuevamente a la Presidencia del Perú Esto, a pesar de tener un impedimento de por vida para volver a ocupar cargos público, que fue decretado por el Congreso de su país Fujimori, que se encuentra en estos momentos detenido en la Escuela de Gendarmería --donde se forman los futuros custodios de las cárceles chilenas--, tiene abiertos en Perú 22 procesos judiciales en su contra, por corrupción y violación a los derechos humanos Las más emblemáticas de las acusaciones son por los secuestros, torturas y asesinatos de 24 personas cometidos en la Universidad de la Cantuta y Barrios Altos por el grupo paramilitar Colina, que habría recibido órdenes directas de él La portavoz de la Coordinadora de Derechos Humanos de Perú, Gisela Ortiz, afirmó en Santiago que, así como Chile reclamó su mejor derecho para juzgar en su país al exdictador chileno, Augusto Pinochet, cuando éste permanecía detenido en Londres, Perú tiene el legítimo derecho para hacer lo propio con Fujimori: "Creemos que nos asiste este mismo derecho, y estamos por eso exigiendo que el pedido de extradición sea resuelto a favor de los peruanos", afirmó Ortiz, hermana de uno de los ejecutados en La Cantuta La situación de Fujimori ha sido atentamente seguida por Japón, cuya embajada solicitó al gobierno chileno que se le dé buen trato Esto fue interpretado como una velada presión sobre el gobierno y la justicia chilenos para que actúen en su favor La actitud de Japón ha causado malestar en Perú, cuyo canciller, Óscar Maúrtua, decidió este 10 de noviembre retirar a su embajador en Tokio, calificando como "inaceptable" la injerencia nipona en este tema Además, en entrevista con el embajador japonés en Lima, hizo saber del malestar de su país por las dilaciones con que Tokio atendió las reiteradas solicitudes de extradición realizadas por el gobierno peruano Queda por ver si la jugada de Fujimori rinde los resultados por él esperado: provocar la movilización de sectores afines a su causa en Perú, que le ayuden a librarse de culpas, y así poder reintegrarse en gloria y majestad al escenario político Pero si se frustran estos planes, pagaría ?como Pinochet-- caro su osadía También está por verse si Chile podrá zafar con éxito de la complicada situación planteada por la presencia de Fujimori, que a estas alturas es un papa caliente con un convidado de piedra

Comentarios