Deudos de un migrante exigen investigación

jueves, 17 de noviembre de 2005
* Daniel Hernández, de Guanajuato, murió en circunstancias extrañas; no padecía de algún mal Guanajuato, Gto , 16 de noviembre (apro)- Este miércoles fueron sepultados aquí los restos de un joven migrante, que murió en circunstancias extrañas cuando se encontraba en la vivienda que ocupaba en una población de Utah, Estados Unidos, donde residía desde hace cuatro años en calidad de indocumentado Daniel Hernández Sierra, de 29 años, tenía esposa y dos hijos, de 6 y 8 años Tanto la viuda como sus padres, originarios de esta capital, esperan un informe final de las autoridades norteamericanas sobre las causas de su muerte El migrante ilegal tenía planes de regresar a radicar definidamente en Guanajuato junto con su familia Para ello había adquirido algunas herramientas, pues pretendía instalar un taller mecánico Al menos todavía alcanzó a comentar esto en una llamada telefónica que hizo el viernes desde su trabajo ?en una fábrica de equipo para gimnasio-- a sus familiares El sábado por la mañana ya había fallecido, de acuerdo con el aviso que vía telefónica les dio un primo de la familia "Nos dijeron que sufrió un infarto Pero en el certificado que nos mandaron junto con sus restos dice que su muerte se debió a causas desconocidas No está claro; estamos en espera de que nos den un informe "Nos dijeron que los resultados finales (de la autopsia) los mandarían dentro de 20 o 30 días", señaló su viuda, Adriana Barrientos En tanto los padres de Daniel informaron que, al acudir a la Dirección de Atención al Migrante y sus Familias ?dependencia del gobierno del estado--, los contactaron con el consulado respectivo, desde donde recibieron ayuda económica para cubrir los gastos del traslado de los restos a Guanajuato, donde fueron recibidos para darles sepultura "Daniel estaba perfectamente bien de salud, no tenía ningún problema No lo comprendemos Tampoco que en el certificado que nos mandaron se indiquen causas desconocidas" Hace cuatro años Daniel viajó a Utah, donde ya tenían tiempo trabajando algunos primos "No había venido desde entonces, pero nunca se desentendió de nosotros ?contó su ahora viuda-- Se quiso ir para sacar adelante a su familia Mandaba dinero puntualmente y con eso construimos, compramos muebles, siempre estuvo al pendiente "Necesitamos saber de qué murió, porque si no, no podremos estar en paz"

Comentarios