Minima y desorganizada, la ayuda humanitaria en Chiapas: red prozapatista

jueves, 17 de noviembre de 2005
* Rebasados, los gobiernos federal y estatal, dice Tuxtla Gutiérrez, Chis , 16 de noviembre (apro)- Al igual que con el terremoto de 1985, en el caso de la tragedia provocada en Chiapas por el huracán Stan, los gobiernos federal y estatal vieron rebasadas su capacidad de respuesta, por lo que, a más de un mes del desastre, se vislumbra ya "un panorama desolador de muerte, hambruna, epidemias y más miseria" Así lo afirmó el Movimiento de Resistencia Popular del Sureste (MRPS), una red de organizaciones sociales y civiles prozapatistas En un pronunciamiento, el organismo dice que las secuelas de destrucción y miseria ocasionadas por los huracanes Stan y Wilma en el sur de México, pusieron al descubierto "dos aspectos históricos de la política socioeconómica nacional, los cuales no sólo continúan vigentes, sino que se acentúan en la presente etapa neoliberal" Explica que el primero de esos aspectos es el de "la vulnerabilidad en la que sobrevive la población más empobrecida del país, debido al proceso de saqueo, explotación, marginación y abandono a que ha sido sometida" El segundo, "la marcada preferencia de la política de Estado hacia los sectores económicamente más poderosos, a los que una vez más respondió con mayor prestancia, rapidez y profundidad" En un documento, el MRPS señala que "Tapachula, por ser la ciudad puerta de entrada hacia México y pivote del llamado Plan Puebla-Panamá, acaparó toda la atención y apoyo Sin embargo, desde un principio quedó marginada de la atención oficial la mayor parte de los municipios pobres de la entidad" Afirma que resulta "vergonzosa e inmoral" la utilización política que le han dado a esta tragedia los partidos políticos en víspera de las elecciones de 2006, pero más aún los gobiernos estatal y federal "Ha sido patético el bloqueo de acciones e información que se han hecho mutuamente ambos gobiernos, para tratar de protagonizar las insuficientes ayudas que han llegado El hecho de que Pablo Salazar se haya rehusado tanto tiempo a declarar la entidad como zona de desastre, obedece a su necesidad particular de no soltar las riendas de las operaciones de contingencia y `reconstrucción`, que claramente se ve, buscan rentabilizar a favor de su propia carrera política y la de su candidato preferido a la siguiente gubernatura", señala Agrega que el MRPS, como otras instancias civiles integrantes de la "Red de Organizaciones para la Emergencia en Chiapas", ha constatado que las versiones oficiales son falsas: "Ha sido mínima y desordenada la ayuda humanitaria que han dado a las poblaciones rurales de las regiones Costa, Sierra y Soconusco Lo que sí se observa es que la ayuda ha provenido, principalmente, de parte del mismo pueblo solidario, de las organizaciones sociales, productivas y no gubernamentales, de sectores de la Iglesia católica y de fundaciones civiles internacionales", dice Señala que, como en el terremoto de 1985 en la Ciudad de México, "el gobierno ha sido incapaz, negligente y, por lo tanto, (ha quedado) rebasado" Agrega: "Hoy, en Chiapas, el descontento social se manifiesta generalizadamente contra los gobiernos municipales, atados por un presupuesto raquítico y por su incapacidad ante la magnitud del desastre" Dice que, conforme pasan las semanas, "las secuelas de hambre, enfermedad y descomposición social se agudizan", por lo que en diversos lugares de Chiapas "están estallando en protestas contra el abandono, las mentiras y las versiones triunfalistas" Afirma: "Se percibe ya en la gente, como única solución viable, la migración ilegal hacia el vecino país del norte" Ante ello, el organismo exigió a los gobiernos federal y estatal "atender todas las demandas de la población afectada; den prioridad al restablecimiento de las vías de comunicación en las zonas aún aisladas, y cumplan con su obligación constitucional de velar por la salud de la población, tanto física como la derivada del choque emocional, sobre todo en esta emergencia de salud pública" Además, señala, que "reparen de inmediato los sistemas de agua entubada y drenaje que fueron destruidos; que establezcan un plan emergente para reactivar la producción agrícola y pecuaria; que abastezcan de alimentos suficientes y dignos a la población que carecerá de ellos, mientras se llega al siguiente ciclo de cosechas, y que regularicen las clases en las escuelas, cubriendo a la totalidad de la población estudiantil" Demanda que "se reubiquen inmediatamente en sitios seguros todas las comunidades rurales y colonias urbanas marginadas que se encuentran asentadas en zonas de alto riesgo, y que se instrumente un plan para reconstruir las viviendas siniestradas"

Comentarios