El bosque/ Esculturas en Bellas Artes

lunes, 21 de noviembre de 2005 · 01:00
México, D F, 21 de noviembre (apro)- En la explanada del Palacio de Bellas Artes se presenta una interesante y novedosa exposición colectiva de escultura que lleva como título El bosque Escultores mexicanos y estadunidenses interesados en la ecología son reunidos para ofrecer su propio punto de vista sobre la tala inmoderada La propuesta tenía como requisito indispensable no utilizar ningún derivado del árbol y que las obras pudieran ser desmontables Esta reflexión artística convirtió a las maderas en bronce y acero Fue la artista norteamericana Naomi Siegmann, radicada en nuestro país, quien convocó a escultores de ambos países Las piezas no solamente debían ser desmontables, sino se requería entraran en una pequeña caja para volverlas itinerantes Los artistas convocados son: Helen Escobedo, Pedro Friedeberg, Gabriela Gutiérrez, Caroline Kaplowitz, Marina Lascaris, Roberto Lobe, Bryan Nash Gil, Kyoto Ota, Marta Palau, Beverly Pepper, Ricardo Regazzoni, Naomi Siegmann, Steve Tobin, Catherine Widgery y Jorge Yazpik Estos 15 escultores se valieron de la resina, cadenas de motosierras, cerámica, paraguas, acero, bronce, aluminio y serruchos para crear sus originales árboles Alberto Ruy Sánchez escribió, en el catálogo que acompaña la muestra, que esta exposición muestra las múltiples maneras posibles de pensar a un árbol con imaginación y materia "La tremenda diversidad de formas arbóreas es signo de salud creativa y nos habla ya de cómo cada creador es un microclima donde pueden crecer especies únicas, endémicas, que siendo ?otra naturaleza? constituyen un peculiar homenaje al árbol natural, a su nobleza, a su fragilidad y a su vital necesidad de atención" El bosque podrá visitarse hasta el 10 de diciembre en la explanada del Palacio de Bellas Artes, ya que después viajará al Museo Contemporáneo de Oaxaca; a San Antonio, Texas; a Santa Fe, Nuevo México; Los Ángeles, y San Francisco, California, en Estados Unidos Restauran La Casa de las Sirenas, en San Cristóbal La Casa de las Sirenas, localizada en el centro histórico de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, es el único ejemplo de arquitectura doméstica colonial que sobrevive en esta ciudad, señaló la restauradora encargada del proyecto, Haydeé Orea Magaña El trabajo se hizo gracias a la reunión de esfuerzos realizados por la familia Pedrero, dueña del inmueble, y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Entre los trabajos que se realizaron se encuentra la limpieza de polvo, grasa y hollín, eliminación de intervenciones anteriores de cemento, resane de faltantes, inyecciones de grietas, recolocación de grandes fragmentos de relieve en su lugar, recubrimientos de sacrificio, y reintegración de color en los relieves que representan figuras de leones y caballitos de mar (seres fantásticos) Esta restauración significa una espléndida noticia, ya que es la única casa del siglo XVI La portada, de estilo plateresco, fue construida con ladrillo y argamasa; la puerta con blasón está flanqueada por columnas de formas caprichosas y coronadas por leones, mientras que las ventanas superiores se hallan entre águilas bicéfalas y sirenas o mujeres-serpientes El nombre de la casa le es atribuido por la tosca sirena de piedra situada en la esquina, frente a la plaza Muchos historiadores adjudican el inmueble de las sirenas al conquistador Andrés de Tovillas, fundador de la ciudad de Mazariegos, que para los coletos (chiapanecos conservadores) es un símbolo Se encuentra ubicada en la calle Insurgentes número uno esquina Plaza 31 de Marzo, donde actualmente se alberga al hotel Santa Clara

Comentarios