Busca la Profepa desmantelar bandas que trafican con aves exóticas

martes, 22 de noviembre de 2005
Tuxtla Gutiérrez, Chis , 21 de noviembre (apro)- El tráfico de especies exóticas en México deja ganancias ilícitas de por lo menos 25 millones de pesos al año, por lo que una de las prioridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), es desmantelar las bandas organizadas de delincuentes que operan en el país, principalmente en Chiapas, de donde se extraen loros y guacamayas Así lo afirmó el nuevo delegado de la Profepa Alejandro Angulo Carrera, quien esta semana presentará su libro El grito de las Aves, en el que expone el tráfico de esas especies en México Angulo dijo que, cada año, quienes comercializan aves en el país, "obtienen ganancias millonarias que poco o nada impactan económicamente en los campesinos que hacen el trabajo ilícito al capturarlas en su hábitat" Explicó que la mayoría de las aves tiene como destino la Ciudad de México, donde, "ante la imposibilidad de tener perros o gatos como mascotas, la gente opta por tener aves, muchas de ellas en peligro de extinción" Provenientes de estados con selvas y montañas tropicales, como Chiapas, Oaxaca y Veracruz, Angulo señaló que el tráfico de aves se realiza fundamentalmente en el norte del país, donde son ilegalmente exportadas al extranjero "Esperemos que, en Chiapas, se pueda establecer una estrategia de contención y reducción de ilícitos y, sobre todo, desmantelar las bandas organizadas Quienes cometen estos ilícitos no actúan individualmente; son grupos organizados que tiene el control desde los mismos sitios de captura" Añadió que, en el caso de Chiapas, las aves más cotizadas son los loros y las guacamayas, que son enviadas al norte del país Precisó que este comercio ilegal deja ganancias por unos 25 millones de pesos al año, en aves de ornato y canoras