La tortura en México "se ha sofisticado aún más": CNDH

miércoles, 23 de noviembre de 2005
* "Cada día es más difícil detectarla", alerta México, D F, 22 de noviembre (apro) - El presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), José Luis Soberanes Fernández afirmó hoy que la tortura en México, lejos de desaparecer, se ha sofisticado aún más, lo que hace cada vez más difícil detectarla El doctor Soberanes sostuvo que, "aunque las más de las torturas son en los hechos físicas, a últimas fechas se recurre con más frecuencia a la tortura psicológica" Tras presentar un reporte especial de lo ocurrido en lo que va del años en materia de tortura, en el que se subraya que la institución a su cargo ha recibido 12 quejas, precisó que la cifra total de denuncias presentadas ante el organismo nacional y las comisiones de derechos humanos estatales asciende a cerca de 7,500 desde 1990 "La CNDH señala enfáticamente que la tortura no ha desaparecido en nuestro país Sigue siendo un grave atentado a la legalidad y al derecho de los seres humanos", dijo el ombudsman nacional El reporte de la CNDH señala que el patrón dominante de los casos de tortura, es que las víctimas fueron detenidas por servidores públicos que no se identificaron Entre los métodos denunciados ante la CNDH destacan los golpes con manos, pies y objetos; golpes con tablas en glúteos y oídos; asfixia o ahogamiento con aplicación de agua natural o gaseosa en la nariz, boca y orejas Además, colocación de bolsas de plástico en la cabeza; descargas eléctricas en testículos, recto, pies, piernas y tórax; quemaduras con cigarrillos, y violencia sexual Por lo que se refiere a la tortura psicológica, el reporte de la CNDH destaca que, en la mayoría de los casos, los métodos son a través de amenazas, ejecuciones simuladas e incomunicación para generar una situación de zozobra en la víctima En aras de combatir con mayor eficiencia esta práctica ilícita, la CNDH recomendó a las autoridades establecer ejes y acciones para prevenir la tortura como, por ejemplo: prohibir la incomunicación, detención o maltrato que propicie su práctica; indemnizar a las víctimas por los daños y perjuicios causados, y que los interrogatorios sean grabados o, al menos, permitir que el defensor de un detenido esté presente Ante la dificultad que representa no poder demostrar plenamente la práctica de la tortura, Soberanes expresó que, "lamentablemente, el Protocolo de Estambul no es una panacea: no hace que no se practique la tortura; es simple y sencillamente un método para investigar si hubo o no tortura, sobre todo en el campo de la tortura psicológica, que hoy es más difícil a los médicos detectarla" Añadió: "En sí, el que se aplique el Protocolo de Estambul no garantiza que deje de practicarse la tortura, y el hecho es que aquí seguimos recibiendo quejas" Durante la sesión de preguntas y respuestas sobre la recomendación general sobre la práctica de la tortura, el Primer Visitador General de la CNDH, Raúl Plascencia Villanueva, dijo que, no obstante que hay esfuerzos por parte de la Procuraduría General de la República (PGR), para tratar de abatir esta práctica, ésta persiste De hecho, agregó, "hay un acuerdo (el 57/2003) Sin embargo, este acuerdo adolece de algunas situaciones Entre otras, no garantiza de manera adecuada la presencia del propio defensor al momento en que se realiza el interrogatorio, o bien que se está dando la declaración de una persona detenida, y es ese precisamente el momento en que se presentan los casos de tortura" Dijo que, durante 2004, fueron 21 las quejas presentadas; este año son 12 las quejas que han recibido sobre el tema Tras afirmar que las instituciones que cumplen funciones de seguridad pública son las que son más señaladas en cuanto al tema de la tortura, dijo que también encontraron esta práctica en los reclusorios En cuanto a las quejas, la CNDH encontró una incidencia mayor y particularmente destacable, tratándose del estado de Tamaulipas, que presenta en cuanto a la dinámica de los últimos años, una mayor incidencia en cuanto a quejas, como se reporta por parte de los organismos estatales de derechos humanos Por último, Soberanes reiteró que la institución a su cargo no está en contra de que se investiguen los delitos Al contrario, dijo, "es una obligación del Estado la investigación del delito Pero lo que no estamos nosotros de acuerdo es que en esa investigación se haga mediante otros ilícitos, tan graves como la tortura" Por ello, demandó que se reforme la legislación para Prevenir y Sancionar la Tortura, con el fin de que se pueda adecuar a estos estándares internacionales "Este es un punto muy importante para poder avanzar Estamos proponiendo otros elementos, que no son caros, por ejemplo, cuando se tomen las declaraciones de los inculpados que se pueda videograbar o, cuando menos, que se grabe el audio La presencia siempre de su abogado o una persona de su confianza, son medidas que sirven para prevenir la tortura", agregó

Comentarios