Encuestitis aguda

viernes, 25 de noviembre de 2005
México, D F, 24 de noviembre (apro)- Las encuestas son un instrumento de medición que reflejan tendencias o preferencias sobre determinado asunto (social, político o económico) en un momento específico; sus resultados no son determinantes Por eso sorprende el manejo que se les da en México a estas herramientas en el proceso democrático Como ejercicios de mercadotecnia, las encuestas se han utilizado desde hace muchos años, pero fue en el ámbito político donde florecieron y han tenido un desarrollo impresionante, al grado de que algunos grupos las han tomado como si fuera "palabra de Dios", pese a que son susceptibles de errar complemente, como sucedió en Guerrero, recientemente, donde pronosticaron una contienda cerrada entre el PRI y el PRD Los resultados fueron todo lo contrario Si bien los resultados de las encuestas no reflejan el sentir ni la opinión de quienes las elaboran, sí se prestan a malas interpretaciones, sobre todo de quienes no son favorecidos con las conclusiones Cuando conviene a sus intereses, son lo máximo, cuando, simplemente son descalificadas, como ocurrió en días pasados con dos sondeos, uno elaborado por la empresa Mitofsky y, otro, por el diario Reforma En ambas se observó una "caída" o "estancamiento" de López Obrador; un repunte ?importantísimo e impresionante-- de Felipe Calderón; y un desplome de Roberto Madrazo, hasta el tercer lugar Los tabasqueños (el perredista puntero y el priista fondeado) descalificaron los resultados Uno, porque no creía que el panista hubiera dado un salto tan importante que lo colocara a un peldaño de disputarle la supremacía que ostentó durante casi tres años; el otro, simplemente, porque no aceptó que su desprestigio lo hubiera hundido hasta el tercer lugar y lo alejara de toda posibilidad de ganar las elecciones en el 2006 Llama la atención que en ocasiones anteriores, López Obrador ponderara los sondeos sobre preferencias electorales --siempre a la cabeza--, como una muestra de su inminente triunfo; pero ahora que su sitio está en peligro las descalifique No es ninguna novedad en López Obrador La opinión pública no debe perder de vista que las encuestas son un ejercicio estadístico, con más importancia para los medios de comunicación y para quienes las encargan, que para la sociedad en general Algunos ciudadanos ni siquiera se enteran de los resultados Es necesario, ahora que están definidos ya los candidatos de los tres principales partidos políticos, que la sociedad centre su atención en las propuestas y programas de gobierno, e ignore los recursos mercadológicos que los políticos usan ahora, como si fueran un producto más que debe ser comprado por los consumidores Dejarse llevar por fobias o simpatías a la hora de emitir el voto puede dar como resultado un presidente que, con el tiempo y a la hora de la verdad, no responda a las expectativas puestas en él por la sociedad, como sucedió con el famoso "voto útil" que llevó a Vicente Fox a la Presidencia, sin que se tuviera idea de la responsabilidad que asumía ante la nación Al parecer, nunca se enteró que las campañas habían terminado, porque sigue haciendo campaña Hoy más que nunca se impone la reflexión y el análisis Posdata A propósito de encuestas, el Instituto de Mercadotecnia y Opinión (IMO), con sede en Guadalajara Envío su más reciente sondeo sobre preferencias electorales, realizado el pasado 17 de noviembre a nivel nacional Los resultados son similares, en cuanto a posiciones, mas no en porcentajes, con las recientes encuestas elaboradas por otras empresas y difundidas en la Ciudad de México en los medios de comunicación Según los resultados del IMO, el perredista Andrés Manuel López Obrador continúa en la delantera con 372 por ciento; Felipe Calderón, del PAN, en el segundo sitio con 188%; y Roberto Madrazo, del PRI, con 18 puntos porcentuales En la combinación partido-candidato, el PRD encabeza las preferencias con 339%, seguido del PAN, con el 214; y en tercer lugar el PRI, con 207 por ciento Comentarios: jperez@procesocommx