Aclarando

lunes, 28 de noviembre de 2005
México, D F, 28 de noviembre (apro)- Confusos y confundidos humanos: lo siento, pero como ese estado de ánimo, el de andar atolondrados, me está afectando, es por lo que les escribo la presente con el fin de aclarar algunos malos entendidos De inicio, estoy completamente de acuerdo con los que entre ustedes, hombres, reconocen y proclaman que eso que llaman globalización es inevitable, que la misma ha llegado para quedarse y que es estúpido, por inútil y suicida, luchar contra ella y, tanto el individuo como las sociedades y países que no la admitan, la rechacen y no se suban a su tren, sufrirá la obsolescencia, se volverá anticuado y no será usado como elemento de desarrollo, será marginado y hasta posiblemente aniquilado por la dialéctica de la historia Por otra parte, admito que están en todo su derecho los que entre ustedes, hombres, piensan, predican y maniobran para que la globalidad sea y esté conformada por el libre mercado y la mayor rentabilidad posible También pienso que están en su derecho al elogiar e incluso exaltar a la iniciativa privada, en creer que el capital, el dinero, es la panacea para todo problema político, económico y social, cuando piden y hasta exigen la privatización de esto, aquello y lo de más allá, la exención de impuestos, recortes en el gasto social y otras medidas parecidas Pero si admito que la globalidad es ineluctable, si reconozco los derechos de los que orquestan y dirigen a su gusto, para nada estoy de acuerdo con su pretensión de que el único modelo posible de globalización es el que ellos persiguen y proponen, y menos lo estoy con que se lo impongan a otros Igualmente disiento de que al tipo de globalidad al que le hacen propaganda, defienden e imponen tales sujetos, la consideren y la etiqueten de democrática, pues lo único que puede ser dicho modelo es plutocrático, ya que en el mismo predominan y se defienden más que nada los intereses del capital, esto es, los intereses de los ricos, y tienen mayor influencia las decisiones de los poderosos, de los que mayor dinero tiene, a los que tal modelo, por cierto, está haciendo más y más ricos Si hacen memoria, confundidos y confusos humanos, recordarán que, según opinión de los que se tienen y tienen por los mejores entre ustedes, Abraham Lincoln dio la mejor y más acertada definición de lo que es la democracia cuando dijo que era "el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo" Teniendo en cuenta esta definición de la democracia, díganme, mis estimados, si el modelo de globalización en que hoy respiran, con su afán privatizador de todo, afán que alcanza incluso a los considerados bienes sociales, en beneficio de lo individual; con su exaltación y acciones en favor de lo individual; con su indiferencia, cuando no desprecio, de lo comunitario; con ese su ver y proponer como única solución posible a todo problema económico, social o político la privatización del mismo en favor de la inversión del capital privado, sea nacional o extranjero; con ese su empeño en los impuestos indirectos, con otras sus numerosas medidas que sería largo enumerar, en favor de lo individual y en detrimento de lo colectivo, es decir, medidas que privilegian a los menos y que por añadidura son los más ricos, repito: díganme, mis estimados, si el modelo de globalización en que hoy respiran hay que rotularlo como democracia o hay que etiquetarlo como plutocracia De ustedes, hombres, es la palabra Sí, no ignoro que los defensores de la globalidad en que hoy se mueven, fanáticos del lema que proclama que "la iniciativa privada hace mejor todo" y con su creencia en la teoría filosófica de que el egoísmo de cada uno hace la felicidad de todos, pues a todos beneficia, piensan y proclaman que lo que es bueno para la iniciativa privada, es bueno para la sociedad ¿Cuál es su juicio al respecto? A mí, en lo personal, me parece un mal chiste, pues me recuerda la consigna del despotismo ilustrado que decía: "todo para el pueblo, pero sin el pueblo", que no era más que una careta del absolutismo monárquico Y todo absolutismo, estarán de acuerdo con ésta su servidora, por su proclividad al despotismo, la arbitrariedad, a la dictadura, son contrarios a la idea de la democracia Ya que la misma, entre otras cosas, reconoce que la autoridad no emana del poder del dinero, en manos de los menos, sino del pueblo; propone y privilegia su voluntad, no la del capital, en las elecciones de cargos para el gobierno y es partidaria del control, por parte del pueblo, de la gestión gobernativa Con la esperanza, por su bien, hombres, de que la presente les sirva para aclararles un tanto sus confusiones en lo que corresponde al modelo de globalidad que viven hoy, queda de ustedes su segura servidora LA DEMOCRACIA

Comentarios