El águila y el dragón, la nueva geopolítica

lunes, 28 de noviembre de 2005
México, D F, 28 de noviembre (apro)- El Águila y el Dragón se reunieron en Beijing La visita de George W Bush a China y su encuentro con el presidente Hu Jintao, fue el de los líderes de dos superpotencias: Estados Unidos, la hegemónica, y China, la naciente El ascenso de China y de los países asiáticos generará un reordenamiento de las relaciones internacionales cuyo eje se desplaza al Pacífico Se trata de un cambio mayor, si se considera que el centro de gravedad de las relaciones internacionales se concentró durante los últimos tres siglos en el Atlántico ?en Europa y Estados Unidos Tal vez Bush alcanzó a vislumbrar en Beijing los grandes retos geopolíticos del siglo XXI, cuya supremacía no será estadunidense, como parecía tras la caída del Muro de Berlín y el desplome de la Unión Soviética El encuentro entre los presidentes de Estados Unidos y de China se dio bajo el signo de la cooperación, que domina las relaciones entre los dos países desde 1971, sin dejar de existir fuertes ambivalencias Para Henry Kissinger, secretario de Estado con Richard Nixon y promotor principal de las relaciones Estados Unidos-China, siete presidentes estadunidenses, comenzando por el propio Nixon han afirmado el compromiso en relación con la política de una sola China, así como la cooperación entre ambos países Durante la visita de Bush, el presidente de China, Hu Jintao, se refirió en múltiples ocasiones al "mundo armonioso", frase que expresa un rechazo al "hegemonismo" estadunidense Por lo que se alcanza a ver nunca ha sido fácil la relación entre las dos superpotencias Sin embargo, el Águila y el Dragón deben ser prudentes, convivir, tratar de entenderse A China y a Estados Unidos, por ahora no les queda sino cooperar La relación entre Washington y Beijing en los próximos años tendrá impacto mundial Es difícil imaginar una nueva guerra fría, en la que ambos países tienen mucho que perder Washington no puede tensar demasiado las relaciones con China ni aplicarle acciones preventivas La disyuntiva para Estados Unidos, fuente de múltiples ambivalencias es si tratar a China como una amenaza o como una oportunidad Kissinger considera que la relación bilateral "está signada por la ambigüedad Por un lado, tal vez represente la expresión más consistente de una prolongada política exterior estadunidense bipartidista? Sin embargo? distintos funcionarios, miembros del Congreso y medios condenan las políticas chinas ?desde la tasa de cambio a la escalada militar?, por lo general, en un tono que implica que China está de algún modo a prueba Muchos consideran que el ascenso de China se convirtió en el desafío más importante para la seguridad de Estados Unidos?" Para Estados Unidos no será fácil lidiar con la superpotencia emergente en materia económica, comercial, geoestratégica, militar, diplomática y de suministro de petróleo Tres cuestiones geoestratégicas preocupan a Washington: la primera es el petróleo China se ha convertido en el segundo consumidor de petróleo en el mundo y en el país cuyo consumo crece más rápidamente Aunque aún lejos de Estados Unidos, que consume la cuarta parte del petróleo en el mundo, China consume entre el 7 y 8%, y su creciente sed de petróleo está poniendo al apretado suministro de hidrocarburos en serios problemas Molesta a Washington la diplomacia energética de China que ha logrado acuerdos con países productores, entre los que se incluye Irán, Sudán y Venezuela, además de adquirir algunos yacimientos petroleros Beijing busca garantizar su creciente abasto en los próximos años y compite con Washington por petróleo escaso El otro quebradero de cabeza de Washington es el creciente gasto militar de China Un Panel bipartidista del Congreso estadunidense advirtió que "la metódica y acelerada modernización militar de China representa un peligro creciente" para los intereses de Estados Unidos en el Pacífico En sentido contrario, un reporte del Pentágono en el mes de julio señalaba que la habilidad de China de proyectar su fuerza más allá de su periferia "es limitada", seguramente buscando tranquilizar voces de alarma en Washington Es objetivo histórico del Águila, oponerse a la hegemonía del Dragón en Asia, por más que sea su región geoestratégica natural La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, en Beijing, advirtió: "Esperamos obviamente, que por lo que respecta a nuestra presencia y a nuestras fuerzas militares, seamos capaces de mantener el equilibrio en esta región" Hasta ahora China actúa con prudencia, pero también con energía El tema más sensible es Taiwán ?apoyado militarmente por Estados Unidos Beijing ha advertido que no habrá independencia, mientras cada año despliega alrededor de 100 misiles balísticos más en la costa frente a la isla considerada por Bush modelo de democracia Aun así, Kissinger advierte que la política estadunidense en Asia "no debe quedar hipnotizada por la escalada militar china No cabe duda de que China aumenta su fuerza militar, que estuvo descuidada durante la primera etapa de su reforma económica Sin embargo, incluso según la estimación más alta, el presupuesto militar chino es de menos de 20% del de Estados Unidos Apenas supera el de Japón y, por supuesto, es muy inferior a la suma de los presupuestos militares de Japón, India y Rusia, países que limitan con China, para no hablar de la modernización militar de Taiwán, respaldada por decisiones estadunidenses de 2001" En Asia Central, la Organización de Cooperación de Shangai (SCO), en la que participan cuatro países, más Rusia y China ?y entre cuyos observadores están Irán, India y Pakistán--, demandó en julio a Estados Unidos que establezca el calendario de retiro de tropas estadunidenses de sus Estados miembros En el mes de agosto, China y Rusia realizaron maniobras militares por primera vez desde la guerra fría, bajo el título de "Misión de Paz 2005" Dijeron que era un ejercicio contraterrorista, pero analistas militares consideraron que parecían más bien ejercicios de preparación de un asalto chino sobre Taiwán El pasado 22 de noviembre, Uzbekistán cerró su espacio aéreo a los vuelos de la OTAN Es evidente que los reacomodos políticos en Asia preocupan a Washington, en especial los que tienen que ver con los países del Caspio, donde se encuentran yacimientos petroleros de importancia El Águila y el Dragón se ven con suspicacia mutua mientras acomodan su poderío en el escenario internacional Paralelamente, China ha mostrado a Estados Unidos y a Europa, que es un elemento central en las negociaciones con Corea del Norte para que desmantele su programa nuclear, Washington insiste en que podría hacer más; la realidad es que sin Beijing no habría negociaciones El Dragón tampoco está dispuesto a llegar a presiones extremas sobre Corea del Norte Por otra parte, China impulsa un acuerdo de libre comercio que vincularía a 10 países del Sudeste Asiático, con tres del Norte de Asia (China, Japón y Corea del Sur) Se ha convertido en el principal socio comercial de estos países lo que consolida su fuerza regional China ha reiterado que sus intenciones son cooperativas y desmiente que representa un desafío militar; reafirma su política de paz y Jintao usa una y otra vez la frase del "mundo armonioso" Expresa con ello una realidad estratégica más que una preferencia, porque en el mediano plazo los principales desafíos del Dragón son políticos y económicos Su política interna para buscar el desarrollo de las regiones más atrasadas requiere de gran concentración de recursos El 50% de su población será urbana en 2010 Un dato expresa el desafío: China tiene entre 100 y 160 ciudades de más un millón de habitantes, Estados Unidos nueve y Europa 36 Del campo a la ciudad migran al año 300 millones de personas, para absorberlos, el Dragón debe crear infraestructura urbana equivalente a una ciudad como Houston cada mes Ante todo, China requiere cerrar la brecha entre sus regiones desarrolladas y en proceso de desarrollo No está dispuesto el Dragón a entrar en el callejón sin salida de la democracia pluripartidista por la que presiona la cruzada del Águila Estados Unidos enfrenta nuevos desafíos por el rápido crecimiento económico de China, su enorme población que se traduce en el mercado más grande que jamás haya existido, su demanda de recursos, su activa diplomacia energética, la fortaleza y competitividad de su comercio internacional, la creciente inversión extranjera directa, sus reacomodos geopolíticos, el crecimiento de su gasto militar, su creciente influencia regional en Asia China insiste en que su emergencia es pacífica y rechaza de manera contundente la demanda de Bush expresada en Japón para que emprenda reformas políticas y dé mas libertad a sus ciudadanos, el contundente rechazo de Hu Jintao no se hizo esperar: China "continuará construyendo su propio tipo de democracia, de acuerdo con las condiciones nacionales?" El Águila percibe como una amenaza el desarrollo acelerado del Dragón que desde que decidió reformar su economía en la década de los ochenta, ha crecido a un promedio anual de 95% Hace dos años China tuvo, por un corto periodo, más inversión extranjera directa que Estados Unidos, ésta llegó a 606 mil millones de dólares y tras un pequeño declive continuará creciendo de manera moderada Para Washington, uno de los principales problemas en la relación con China es el enorme déficit comercial con el Dragón asiático convertido en su segundo socio Jintao se comprometió a reducir el déficit comercial de Estados Unidos con China, como parte de su política de evitar tensar demasiado las relaciones económicas El superávit chino que representaba el 19% del PIB en 2000, pasó a 8% en 2005; el déficit comercial de Estados Unidos ascenderá a 200 mil millones de dólares el presente año Lo previsible es que, a pesar del compromiso de Hu Jintao, las presiones de Washington para una revaluación del yuan continúen porque reducir sustantivamente el déficit comercial estadunidense es imposible Las políticas monetarias de China son una nueva arma de las relaciones entre El Águila, la superpotencia hegemónica y el Dragón, la potencia emergente Washington debiera manejarse con gran cuidado porque Beijing tiene reservas monetarias por 750 mil millones de dólares y una parte importante está en Bonos del Tesoro estadunidense Las voces proteccionistas en Washington debieran tener en cuenta que una retirada ?incluso parcial? de China de los Bonos del Tesoro provocaría en Estados Unidos un colapso El blindaje monetario de Hu Jintao atempera las presiones en favor de una revaluación del yuan En los meses recientes, Beijing quitó presión a las relaciones económicas con Estados Unidos, primero renunciando a la compra de la empresa petrolera de mediano tamaño, Unocal, que había despertado enormes preocupaciones en Washington y que llevó incluso a la petición del Congreso al Ejecutivo de revisar las condiciones de la adquisición Posteriormente aceptó un acuerdo para los textiles, que permite a Estados Unidos extender cuotas de importaciones chinas hasta 2008 El problema de la competitividad no está en China, sino dentro de Estados Unidos mismo El ascenso de Asia representa una prueba a la competitividad estadunidense El Águila debe reconocer que el ascenso económico, político y militar del Dragón, es inevitable Por lo pronto, al concluir su visita a China, Bush afirmó: "Queremos impulsar nuestras constructivas y cooperativas relaciones?"