La Revolución imaginada. Alfredo Vilchis, pintor del barrio

lunes, 28 de noviembre de 2005
México, D F, 28 de noviembre (apro)- Una obra popular basada en los exvotos religiosos es la que difunde, en forma de volumen, la editorial Océano, al publicar La Revolución imaginada Alfredo Vilchis, pintor del barrio, con prólogo de Conrado Tostado y Daniel Goldin La obra de Vilchis (Tacubaya, DF, 1960; actualmente reside en Minas de Cristo, Moxcoac) se ha expuesto en diversos museos y galerías del país, así como en el Instituto Cultural de México en Miami y en una galería de Bordeaux, Francia En 2003 editó el francés Rue des Miracles en Seuil, y un año después, la versión inglesa La originalidad de Vilchis consiste en transformar el exvoto tradicional al conservar la forma y despojarlo de su carácter religioso, y dotándolo de un contenido centrado en la Revolución mexicana --convirtiéndose de pronto en una especie de Orozco, Rivera y Sequeiros de la imagen de estampita--, sólo que con un mensaje ideal: el de la imaginación Así, por ejemplo, la fuga del penal de Santiago Tlatelolco el 16 de septiembre de 1912, se convierte en exvoto, donde el autor señala haber cumplido con el revolucionario al pedir por su libertad, lograda ese día De igual manera, un devoto anónimo da gracias a San Miguel Arcángel porque sus hijos lograron "jullirse" con las fuerzas zapatistas en lugar de ser colgados por los federales En la contraportada, señalan los editores: "Alejado de la grandilocuencia épica de los muralistas y en un formato de exvotos, íntimo y radicalmente distinto de la monumentalidad de los murales, Alfredo Vilchis propone (?) una (re)visión inesperadamente actual de este capítulo de la historia de México, en la que el orgullo nacional y la fragilidad íntima no se contraponen "Colección de ficciones históricas cuidadosamente documentales, La Revolución imaginada permite atisbar esa parte vulnerable que los mexicanos nos esforzamos tanto en ocultar Pero, sobre todo, nos propone renovar la mirada acerca de nuestro pasado y, por qué no, acerca de nuestro futuro" Se agrega un comentario del historiador Jean Meyer: "La Revolución imaginada, o la realidad rebasada por la ficción Podría jurar que he visto esos retablos, esos exvotos en la Basílica de San Juan de los Lagos, en el santuario del Santo Niño de Atocha o del Señor de los Rayos y de la Virgen de la Soledad en Oaxaca, también del señor de Villaseca Juro que los he visto pintados u ofrecidos por campesinos que se escaparon de ser fusilados, ahorcados, martirizados por la tropa, y también por soldados federales que se salvaron de ser ejecutados por zapatistas, villistas y cristeros Quien no preste atención al texto de presentación se dejará llevar por la maravillosa ilusión de que son obras de la ingenuidad popular, efectivamente pintadas entre 1885 y 1928 Alabado sea el gran talento de Alfredo Vilchis, del Rincón de los Milagros, Minas de Cristo Su arte es un milagros más" A continuación se reproducen fragmentos del prólogo de Conrado Tostado y Daniel Goldin * * * Del mural al exvoto, mucho más que un cambio de tamaño Hacia el año 2002, Alfredo Vilchis emprendió su relato de la Revolución mexicana que hoy presentamos En principio, sin el propósito de abarcarla por entero, como quien va descubriendo poco a poco un filón que lo llevaría muy lejos Vilchis comenzó su aventura recurriendo a un formato diametralmente opuesto al mural: en lugar de las grandes superficies de los edificios públicos, utilizó pequeñas láminas de menos de 50 cm de longitud Pero su visión es renovadora en algo más que un simple cambio de formato Hombre de pueblo por extracción y por decisión, Vilchis recupera con naturalidad la forma de hablar que el exvoto es un género mixto en el que vale tanto la palabra, sentir e interpretar de hombres que habitualmente habían sido vistos como partes de la "bola" Por su oficio de pintor de exvotos, ha escuchado muchas veces a personas que vieron acontecimientos milagrosos Por su capacidad artística sabe imaginar; para él, es identificarse y, desde la identificación, compadecer? Vilchis no describe episodios, sino instantes, fragmentos No refiere capítulos de una épica, sino emociones, tribulaciones, gestos tan conmovedores que logran alejar la épica a un segundo plano para permitirnos escuchar los sentimientos, las voces de esos personajes, anónimos y ficticios El juego y el humor también refrescan el relato de Vilchis Se trata de una revolución lúdica Sus exvotos están llenos de guiños, para quien sabe leerlos? De modo que Vilchis narra la Revolución de una manera indirecta, fragmentaria, íntima, lúdica, con voces menores y anónimas por más que den sus nombres, a la luz de la fe y en pequeños formatos Pero en realidad se trata de una visión novedosa en la que se concilian aspectos de México habitualmente considerados como opuestos: el liberalismo y la religión, la lucha social y la fe católica, el orgullo nacional y la fragilidad íntima, la gesta histórica y el hecho sobrenatural, por citar algunos Lo hace sin aspavientos, sin responder a una consigna, simplemente porque todos son ciertos desde su propia perspectiva, que es la de muchos otros Pero este viraje en la representación de la Revolución es también una revolución en un género artístico peculiar, el exvoto Los exvotos y el ambiguo lugar de los milagros La palabra exvoto vine de la frase latina ex voto suscepto que significa "deseo cumplido"? Desde el punto de vista espiritual, los exvotos tienen raíces en una fe católica antigua, difundida en la Edad Media y preservada de una manera notable en México Se trata de una devoción que confía en la intervención oportuna y constante de Dios en la vida diaria de las personas De acuerdo con esta perspectiva, Dios provee e interviene en asuntos triviales lo mismo que en asuntos con una amplia repercusión? El exvoto, ¿un género artístico? Habitualmente, los exvotos no se conciben como objetos estéticos Se hacen para exhibirlos al público, es cierto, pero más que suscitar una emoción estética, buscan dar testimonio Su primer público, a quien inicialmente están dirigidos, es Dios, la Virgen o los santos Todos los demás son secundarios, aunque se requieran como testigos Los exvotos no recurren a la imagen por amor a la pintura, sino para mostrar de la manera más clara y elocuente lo que pasó Por eso hoy día muchos exvotos ya no son pinturas, sino fotografías Tal vez sólo ahora que la fotografía ha reemplazado a la pintura como instrumento testimonial, la pintura puede explorar otras posibilidades En lo esencial, los exvotos no han variado en los últimos doscientos años Lo que ha cambiado es su manera de estar presentes y de circular en la sociedad Al principio, su destino eran las iglesias Eran un vehículo de la fe Más tarde se convirtieron en objetos de curiosidad, se coleccionaron como antigüedades y pasaron a decorar casas Y aunque han tenido una marcada influencia en distintos artistas, como Frida Kahlo, sólo por recordar a una, gracias a un artista como Alfredo Vilchis, se pueden ver como un género actual y legítimo en el arte contemporáneo? El pintor del barrio en la calle de los milagros Alfredo Vilchis nació en 1958 en Tacubaya, un antiguo pueblo de la ciudad de México, y vive en Minas de Cristo, en Mixcoac Como muchos niños, Vilchis prefería dibujar que estudiar Desde pequeño dibujaba todo el día y en todos lados Al terminar la primaria, abandonó la escuela Lo curioso es que cuando Vilchis se dedicó de lleno a la pintura, su pasión lo llevó de nuevo al estudio y a los libros Como muchos autodidactas, Vilchis convirtió libros, revistas y periódicos en sus maestros Sustituyó el rigor de un programa académico con la exigencia propia y la disciplina de la pasión cultivada Cuando los libros no son suficientes, va a los museos y a las iglesias, para ver lo que otros pintores han realizado Vilchis se formó a sí mismo experimentando, en los dos sentidos del término Convirtió a sus lecturas en auténticas experiencias de viaje a través del tiempo y del espacio, que se prolongan en sueños Y también experimentó diferentes técnicas para emular a los artistas que eligió como maestros En suma, Vilchis se hizo heredero de la Escuela mexicana de pintura Se ve a él mismo en la tradición de Posada Ciertos críticos han señalado la afinidad de sus exvotos con las fotografías de Gabriel Figueroa y siente a Chucho Reyes cercano a él Al reconocerse en una genealogía y entrar en diálogo con sus maestros, también se asumió como un participante activo en la historia del arte mexicano En ese momento Vilchis dejó el anonimato y comenzó a firmar sus exvotos como "el pintor del barrio"? Dentro de la tradición, los exvotos son obras donde lo humano y lo divino se reconcilian, en un acto de gratitud Y quizá sea esta palabra, reconciliación, la que mejor defina uno de los aspectos centrales del arte de Alfredo Vilchis: el liberalismo y la fe católica se reconcilian de un modo natural en su mirada sobre la Revolución mexicana; de la misma forma que en su lenguaje pictórico lo culto y lo popular, lo actual y lo antiguo, lo trágico y lo cómico, la ironía y la compasión, lo sagrado y lo profano, lo íntimo y lo social, encuentran su punto de equilibrio, su armonía Tal vez su obra sea un acto de reconciliación de la sociedad mexicana consigo misma, en un espíritu de juego y desde el reconocimiento de que no hay mayor autenticidad que cuando, al afirmar la propia vulnerabilidad, uno se reconoce en el prójimo

Comentarios