Reglas absurdas

lunes, 28 de noviembre de 2005
México, D F, 28 de noviembre (apro)- Del 18 al 20 de noviembre de este año se llevó a cabo el Campeonato Nacional por Equipos 2005, el cual tuvo una nutrida presencia, tanto de jugadores como de visitantes que llenaron la sala de juego, para ver a los mejores jugadores mexicanos luchar por el título colectivo de campeón nacional Hubo un total de 50 equipos, considerando todas las categorías En la primera fuerza participaron nueve equipos que lucharon por el máximo galardón Al final de las cinco rondas, el vencedor fue el equipo Tabasco, cuyos integrantes se demostraron como los mejores El equipo compuesto por el MF Carlos Garméndez, Gustavo Falcón, el MI Florentino Garméndez y el MI Denis Verduga jugaron bien; ganaron sus encuentros con buena ventaja, y a la larga, no pudieron darles alcance sus competidores Sin embargo, en este torneo se implantó la regla 122b, de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), donde indica a la letra lo siguiente: Está estrictamente prohibido llevar teléfonos celulares u otros medios electrónicos de comunicación Si el teléfono móvil de un jugador suena en la sala de torneo cuando está jugando, este jugador pierde la partida Antes de cada ronda los árbitros advirtieron de la regla mencionada, pero en la segunda ronda, en el equipo en el que precisamente yo jugaba, a mi co-equipero, el MF Silvio Pla, le sonó el celular y el árbitro, casi feliz de poder aplicar la regla, le dio perdida la partida a Pla Notablemente, en la última ronda, al MF Ibrahim Martínez le pasó lo mismo Sonó el celular y se le dio un cero en la clasificación Pocos minutos después sonó otro celular y ya el morbo de jugadores y aficionados buscaba quién sería la víctima ahora No fue nadie de los participantes Era un visitante, al cual se le pidió abandonara la sala de juego o apagara su teléfono móvil A partir de estos sucesos, comentamos entre los jugadores qué si la regla 122b era realmente adecuada Entendemos que algo hay que hacer al respecto, considerando que el uso masivo de los teléfonos celulares podría ser molesto en un torneo Sin embargo, la penalización parece excesiva, además de plantear algunos problemas Por ejemplo, ¿Qué pasa si el celular está en modo de vibrador? ¿Eso también se penaliza? ¿Y si solamente suena un tono advirtiendo que al usuario le llegó un mensaje, es suficiente para darle la partida por perdida? Pero vayamos más lejos: ¿Qué pasa si el celular suena habiéndose jugado 3 movimientos? ¿Es igualmente penalizado? El problema es que la idea de la regla va en contra de la misma competición Lo importante de un torneo es que se juegue al ajedrez En la partida que Martínez perdiera porque le sonó su teléfono móvil impidió que se desarrollara El rival en turno era el joven Pablo Tapie, que estaba enfrentando a un experimentado y fuerte jugador Ganó Tapie el punto, pero se perdió, debido al reglamento, a jugar contra un rival fuerte Lo lamentable del asunto es que hasta donde entiendo, es la única regla de las leyes de la FIDE y el ajedrez, en donde se penaliza tan a rajatabla que suene el teléfono móvil No existe otra regla, o al menos no la recuerdo, que diga tan explícitamente que se penaliza al infractor perdiendo la partida En opinión de muchos, la cual comparto, los árbitros deberían ser menos estrictos en este sentido, porque el ruido de un celular eventual, por alguien que probablemente se olvidó de apagarlo, tal vez merezca una primera amonestación Una segunda llamada por parte del mismo infractor podría entonces castigarse con la pérdida del encuentro A mí en lo particular, la regla me parece absurda en lo que se refiere a la magnitud del castigo en proporción a la falta cometida La FIDE no hace aclaraciones al respecto de los casos planteados y es evidente que los jugadores de ajedrez no están contentos con tanta rigidez, porque en el fondo no colabora a que se realice lo que realmente queremos todos, que es al final de cuentas, jugar una buena partida de ajedrez

Comentarios