Demanda el Vaticano fortalecer la formación cristiana

martes, 29 de noviembre de 2005
Mérida, Yuc , 28 de noviembre (apro)- El Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos del Vaticano, Crescenzio Sepe pidió, a través de una carta a los participantes del XIII Congreso Nacional Misionero (Conami) que se iniciará este miércoles en Yucatán, que redoblen esfuerzos para fortalecer la formación cristiana ante el marco cultural "amoral y relativista" que padece el mundo En la carta, enviada a petición del Papa Benedicto XVI, se señala que, ante el hecho de que "tantas familias no son capaces de transmitir la fe a sus hijos, y prevalezca la mentalidad que concibe y reduce la misión de la Iglesia a un simple compromiso social", es urgente redoblar el trabajo de evangelización El encargado de leer la misiva del cardenal, que tiene a su cargo más de mil diócesis en el mundo, fue el arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlié Belauzarán En la carta explica que el Papa Benedicto XVI "se ha dirigido a los obispos de México y a todos los fieles de la nación, a afrontar con decisión la apremiante tarea de formación cristiana de los fieles, para ayudarles a vivir en este mundo con alegría y osadía, coherencia e intrepidez Añade: "La promoción de itinerarios de formación católica que se caracteriza por un intenso dinamismo misionero, se revela, con el paso de los años, cada vez más necesario Nos lo evidencia el marco cultural fuertemente secularizado, amoral y relativista El hecho (de) que tantas familias no son capaces de transmitir la fe a sus hijos, y el difundirse, incluso entre nuestras comunidades, de aquella mentalidad que concibe y reduce la misión de la Iglesia a un simple compromiso social, a la defensa de los derechos humanos, la paz, la ecología, etc "Sabemos, en efecto, que el número de los que aún no conocen a Cristo ni forman parte de la Iglesia, aumenta constantemente, y somos también consciente (de) que, entre nosotros y nuestro alrededor, no se pueden dar por descontado que se conozca el Evangelio de Jesús En contraste con el modernos espíritu de tolerancia que, mientras asegura querer respetar y salvaguardar la absoluta libertad de conciencia, en realidad confina al hombre dentro de sus límites, pues hace de la razón humana la norma única y suprema de los justo y verdadero", dijo "El mandato misionero es, en la vida de la Iglesia, un impulso interior que viene de lo alto No obedece a un simple designio o propósito humano, sino a la voluntad salvífica de Dios, al plan divino de salvación Al hombre débil sometido al poder de la muerte, al sufrimiento y al pecado", precisó Ante esta situación, señala, el Episcopado no puede quedar inmóvil "Es una ilusión pensar que la vida cristiana y la misión de 'no bautizados' van a florecer multiplicando comisiones o programaciones pastorales elaborados en modo teórico, empleando como instrumento de análisis y de programación criterios que corresponden más a categorías de tipo sociológico que a la acción e inspiración del Espíritu Santo" concluye