Guanajuato: El Yunque gana otra vez

martes, 29 de noviembre de 2005
Guadalajara, Jal , 28 de noviembre (apro)- Lo ocurrido ayer en la elección interna panista de Guanajuato es, otra vez, un asunto de interés nacional: lo importante no es sólo la derrota del presidente Vicente Fox para imponer a Javier Usabiaga como candidato, como sucedió antes con Santiago Creel, sino quién resultó victorioso Aunque en la candidatura presidencial Felipe Calderón significó un triunfo del ala doctrinaria, lo que hizo pensar en una campaña sustentada en los principios fundacionales del Partido Acción Nacional (PAN) --contrapuestos al foxismo y a la extrema derecha--, el triunfo de Juan Manuel Oliva en Guanajuato desdibuja ese perfil y muestra la reactivación del fundamentalismo panista Oliva, un exreportero del Sol del Valle de México y de El Universal, es un prominente miembro de la Organización Nacional del Yunque, el entramado político ideológico de ultraderecha que controla las estructuras del PAN y que en ese estado tiene uno de sus principales reductos y a donde quiere regresar Fox al concluir su mandato Oliva, quien ayer domingo culminó su campaña de seis años siendo secretario general de Gobierno y senador, aplastó en la primera ronda electoral a Usabiaga, el "mejor secretario de Agricultura" que ha tenido México, según Fox, y a Luis Ernesto Ayala Torres, exalcalde de León apoyado por Carlos Medina Plascencia, quien así liga su más reciente derrota Sólo los ingenuos o ignorantes podían esperar un resultado distinto: la hegemonía de El Yunque en Guanajuato es absoluta y así había quedado de manifiesto desde que Juan Carlos Romero Hicks fue hace seis impuesto como candidato, con todo tipo de trampas, por órdenes del jefe estatal de esa organización, Elías Villegas Torres, como lo hizo ahora con otro de sus discípulos de la secta Villegas, cuyo seudónimo en El Yunque es "Pedro", ayer se mostró muy contento en la sede estatal panista, en León, y saboreó la derrota que le infligió a Fox, a quien financió desde el inicio de su carrera, en 1988, y que comenzó a despreciar desde que contrajo matrimonio con Marta Sahagún, pecadores ambos Aun con el matiz que quiso imponer a su declaración, Villegas no ocultó su felicidad "No lo diría así, que pierda (el presidente), cada quien puede tener su preferencia, él escogió un candidato que perdió y punto", dijo a los reporteros En contraste, Eduardo Sojo, el brazo operador de Fox a favor de Usabiaga, quiso ocultar la derrota cuando los periodistas le preguntaron si había sido derrotado su jefe: "Ya saben que él no compite Ya vimos que aquí siempre gana el que tiene más tiempo en el partido" En realidad, la victoria de Oliva ayer no sólo es porque ha estado "más tiempo" en el PAN, como se podría explicar el triunfo de Calderón en la candidatura presidencial, sino porque forma parte de la facción ultraderechista de ese partido, que controla prácticamente todo: gubernatura, Congreso, alcaldías, así como el partido y sus órganos internos Algo análogo es lo que ocurrirá, también, en Jalisco y en Morelos, donde se está en vías de seleccionar a los candidatos panistas a las gubernaturas y cuyos aspirantes de El Yunque se perfilan como ganadores: Emilio González Márquez, alcalde de Guadalajara, y Marco Antonio Adame, senador y hasta la semana pasada vocero del Comité Ejecutivo Nacional, respectivamente Derrotados internamente por Calderón, quien logró remontar el apoyo a Creel y a Alberto Cárdenas, los mandos de El Yunque buscan revitalizarse y copar al candidato presidencial, capitalizando su necesidad de cohesión interna, cuyo próximo trance será la definición de las candidaturas a diputados, particularmente los plurinominales En el caso particular de Guanajuato, se abre la posibilidad --ciertamente remota-- de que tres lustros de panismo sean derrotados, debido a que Oliva controla las estructuras del PAN, y por eso ganó, pero no goza del aprecio de los electores guanajuatenses, y es muy seguro que tampoco cuente con los seguidores de Usabiaga, que padecieron ahora el poder de la organización secreta Apuntes Julio Scherer García, fundador y presidente del Consejo de Administración del semanario Proceso, recibió este mediodía el doctorado honoris causa de la Universidad de Guadalajara, un reconocimiento al que se suma, mañana, un homenaje por su obra editorial en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL) de esta capital Reacio a los homenajes --"la claridad para el trabajo, la penumbra para mi persona"--, Scherer García pronunció un discurso consecuente con su obra periodística, rotunda, sin concesiones, como el lema de Proceso, al que aludió: "Suele decirse que Proceso nació para la estridencia Ciertamente no somos moderados, pero el país no está para la crítica prudente a la que muchos se acomodan La impunidad tomó partido y la zozobra domina la vida cotidiana: los robos y los crímenes por la mañana, los atracos y secuestros por la tarde, los asaltos a mano armada por la noche y la corrupción a toda hora" Y su juicio de Fox, la degradación de él y su mujer ya descrita en La pareja, su más reciente libro: "El futuro pertenece a los dioses, pero es predecible una época dura de la que no podrán librarse el presidente de la República ni su esposa Las promesas incumplidas tienen el ácido sabor del engaño y la descarada deshonestidad en casa los mancha?" Comentarios: delgado@procesocommx y wwwprocesocommx

Comentarios