Coincidencias

lunes, 7 de noviembre de 2005
México, D F, 7 de noviembre (apro)- Pues resulta, estimados lectores, que nuestra avanzada y progresista sociedad ni es tan original ni tan moderna en eso de su tolerancia hasta la indiferencia e, incluso, desprecio hacia los pobres y su pobreza Esta deducción surgió al calor de vasos tequileros, whisky y vodka con hielo y alguna copa con coñac y brandy que estaban en la mesa alrededor de la cual nos reunimos algunos amigos en la atmósfera reposada y penumbrosa, por las luces indirectas, del piano-bar "El túnel del tiempo" Ahí, con la información de todos, con los recuerdos de todos nosotros, llegamos a las conclusiones que a continuación les ofrezco, mis estimados Por principio, consideramos desconcertante que los griegos hubieran generado dos corrientes filosóficas tan parecidas y tan diferentes como lo son la estoica y la epicúrea Curioso, que el estoicismo y el epicureismo fueran asimilados y gozaran de auge en la Roma imperial Sorprende ver y comprobar que no pocos principios de esas dos corrientes filosóficas tengan tan amplia difusión y práctica en nuestra época, la de la mundialización del neoconservadurismo liberal Después, recuerdos de nuestro saber colectivo, nos fueron aclarando que ambas escuelas filosóficas afloraron en la descomposición inicio de la ruina de la Grecia clásica Es decir, en el momento en que las circunstancias exteriores van limitando los sueños de poder, gloria y grandeza del alma griega, por lo que la misma busca en su interior la salvación y la felicidad que le recortan y hasta niegan las situaciones de fuera Y curioso, por decir lo menos, es que estudiosos del tema hayan considerado que el estoicismo fue la filosofía del pueblo y hasta la de los esclavos, y el epicureismo, la de la gente acomodada, la de los ricos y los que tenían en sus manos el poder político Y esto parece lógico si se tiene en cuenta que, en la antigüedad, la filosofía no fue sólo una disciplina académica, sino también una práctica de vida En ese mundo en crisis, en el que el hombre estaba perdiendo la confianza en sí mismo, en su poder para influir en su entorno e, incluso, para pensar y dirigir su destino personal, es cuando aparecen (en Atenas) y, posteriormente, adquieren auge (en la Roma Imperial) las escuelas estoica y epicúrea En esas situaciones de crisis, ante el pedido del hombre a la filosofía de medidas de conducta para superarlas, el estoicismo responde que no hay que pensar demasiado, que hay que contentarse con lo que se tiene; resistir a las necesidades y a los deseos, "soportar y abstenerse", "aguantar y renunciar", a lo que añadiría más tarde: "pero trabajar", filosofía de vida que hacía felices a las clases dirigentes, pues la misma ayudaba a mantener quieta a la caballada, como diríamos hoy, aunque ellos, los privilegiados, eran más bien epicúreos que seguían y se guiaban por los principios de desatenderse de la conflictiva de la vida, la indiferencia ante los problemas del pueblo y de gozar lo más posible Eso fue en el pasado, pero nos resultaba curioso, por decir lo menos, que en este hoy, que presume de igualitario, incluyente y respetuoso de las diferencias y las minorías, se nos esté dando más de lo mismo, ¿pues no se nos dice por todos los medios y en todos los tonos que la globalización del neoconservadurismo liberal es inevitable, que no se puede ir ni luchar contra la misma? Y esto ¿no es predicarnos, sembrar en nuestro espíritu, la sumisión, la resignación y advertirnos de la inutilidad de la rebelión contra la injusticia, incluso? El neoconservadurismo liberal, con su vigencia de "adelgazamiento" del Estado, privatizaciones, imposición de recortes del gasto asistencial, ¿no está haciendo más pobres? Y con ello, ¿no demuestra su indiferencia hacia los mismos? Y de remate, no hay que olvidar y tener en cuenta que existe toda una serie de estudiosos, economistas, sociólogos, arqueólogos, etólogos, etcétera que, con sus teorías, explican y hasta justifican la existencia de los pobres e, incluso, hay quienes los hacen culpables de la pobreza que padecen Y no faltan, entre ellos, los que llegan a racionalizar la violencia, tanto pasiva como activa, que se ejerce contra los pobres Y el Vaticano, por su parte, ¿no ha desprestigiado y perseguido a los curas-obreros y a los partidarios de la Teología de la liberación? Ante estas coincidencias con el pasado, es por lo que los amigos reunidos en "El túnel del tiempo", afirmamos que nuestra avanzada y progresista sociedad de hoy, no es tan original ni tan moderna en eso de ser tolerante hasta la indiferencia e, incluso, el desprecio hacia los pobres y su pobreza Amables lectores, ¿qué piensan ustedes al respecto? Sin más y con afecto, en nombre de mis amigos Inocencio Candor

Comentarios