Cumbre contra cumbre

lunes, 7 de noviembre de 2005
Mar del Plata, 7 de noviembre (apro) - El presidente venezolano Hugo Chávez no tuvo empacho en resumir en una frase la esencia de la Tercera Cumbre de los Pueblos: "El ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas), ALCA-rajo" Su homólogo mexicano, Vicente Fox, a pocos kilómetros de la tarima desde donde hablaba aquél en un estadio de futbol, fue el encargado de quemar las naves en la otra cumbre que sesionó simultáneamente en la ciudad argentina de Mar del Plata, la de las Américas: "Hay casi 30 países que estamos de acuerdo en esta línea (del Tratado de Libre Comercio hemisférico), y tres o cuatro que no lo están El que sienta que lo beneficia, que se sume, y el que no, no De no ser así, tendría que pensar esta mayoría en avanzar en esta configuración sobre el ALCA", sin Venezuela y los cuatro países del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) que se oponen férreamente al tratado impulsado por Washington Los hombres de la Cancillería argentina no esperaban una ofensiva de ese tipo de Fox, devenido en una especie de vocero de los países encolumnados detrás del ALCA, y no ocultaron su sorpresa en plena etapa de negociaciones en torno a la declaración final El ALCA dividió a las dos cumbres de Mar del Plata, que sesionaron entre el 3 y el 5 de noviembre en esa ciudad atlántica argentina, a 400 kilómetros de Buenos Aires Por un lado, la IV Cumbre de las Américas, la de los gobernantes del hemisferio con George W Bush a la cabeza; y por el otro, la III Cumbre de los Pueblos, la "contra-cumbre" de movimientos políticos, sociales y sindicales agrupados en torno a la figura de Chávez y bajo la sombra de Fidel Castro, el único mandatario excluido de la cita oficial organizada por la Organización de Estados Americanos (OEA) El contraste entre una y otra fue evidente La oficial estuvo rodeada de imponentes medidas de seguridad en una ciudad militarizada y aislada para resguardar a Bush y los demás presidentes del hemisferio; mientras la llamada "contra-cumbre" se realizó a puertas abiertas, con acceso ilimitado para quien quisiera concurrir a los distintos foros, actos y movilizaciones Pero seguida muy de cerca por las fuerzas del orden "Aquí en Mar de Plata está la tumba del ALCA", dijo Chávez ante 50 mil personas reunidas en el estadio local, en el cierre de la contra-cumbre, mientras a pocos kilómetros de allí se discutía aún el borrador de declaración final entre dos sectores encontrados que dejaron bien clara la división del hemisferio en torno al futuro del libre comercio Chávez y Fox se convirtieron así en los polos opuestos de un proyecto económico para el futuro del continente Publicidad y discursos La Cumbre de los Pueblos se reveló esta vez como receptora de una gran publicidad mediática, en especial en el Cono Sur, donde el rechazo al ALCA es mayor Así, por ejemplo, el discurso de Chávez fue televisado por el estatal Canal 7 argentino, que participa en Telesur, la "CNN latinoamericana" impulsada por Venezuela y secundada por Cuba, Brasil, Argentina y Uruguay Las "contra-cumbres" nacieron como reacción a la "cumbre de los poderosos", según dicen sus organizadores Hoy sus convocatorias generan cada vez mayor impacto en la prensa, y figuras del deporte y del espectáculo se unen a las protestas Su mayor estandarte es haber propiciado, como ellos mismos se cansan de afirmar, un freno al ALCA "En Quebec, en el 2001, todos los mandatarios menos Chávez firmaron el compromiso de que el ALCA empezaría en enero de 2005 Estamos en 2005 y el ALCA esta frenado No está muerto porque Estados Unidos insiste y lo llevó como política en esta cuarta cumbre Pero lo concreto es que está parado, no ha avanzado ni está instalado en nuestro continente Esto es producto de nuestra lucha, y esto generó otras condiciones en términos políticos y sociales" en la región, dice en entrevista con Apro Juan González, el secretario general de la llamada "contra-cumbre" de Mar del Plata En esta nueva edición de la Cumbre de los Pueblos, su multitudinario cierre estuvo a cargo de Chávez, tras una marcha bajo una intensa lluvia contra el ALCA y en repudio a la presencia de Bush Su colega Fidel Castro envió su respaldo desde La Habana a través de una mega-delegación de 300 personas encabezada por el titular del Parlamento, Ricardo Alarcón, ministros, músicos y deportistas "La III Cumbre de los Pueblos es un espacio de reflexión y propuestas de construcción y unidad continental, en defensa del derecho de los pueblos a su soberanía, identidad cultural y autodeterminación Promueve la necesidad de cambios estructurales y sociales, basados en la diversidad cultural y la unidad de los pueblos a nivel continental, como también en el rechazo a las dominaciones", dice el Premio Nobel de la Paz argentino, Adolfo Pérez Esquivel, uno de los asistentes a la "contra-cumbre" Y agrega: "Estamos en esa etapa histórica de transformar la realidad impuesta del pensamiento único del neoliberalismo, de la crueldad contra los pueblos, el saqueo sin piedad de los recursos, la destrucción de la biodiversidad, del avasallamiento contra los pueblos originarios, el aumento de la pobreza y las continuas violaciones de los derechos humanos" Disparen contra el ALCA "Vamos contra el ALCA y contra el asesino de Bush", resumió un exultante Diego Armando Maradona, el icono deportivo argentino, antes de tomar el tren "Expreso del Alba" (como se conoce a la Alternativa Bolivariana de las Américas, el tratado comercial alternativo impulsado por Venezuela), que salió desde la estación Constitución de Buenos Aires con destino a Mar de Plata En sus cinco vagones, entre otros 160 pasajeros, viajaron el titular del Movimiento al Socialismo (Mas) de Bolivia, Evo Morales, favorito para las presidenciales del 18 de diciembre en su país; el cineasta bosnio Emir Kusturica; el propio Maradona y sus hijas; el diputado kirchnerista argentino Miguel Bonasso; Madres de Plaza de Mayo, actores, periodistas y numerosos políticos y representantes de la cultura latinoamericana El revuelo producido por la llegada de Maradona a la ciudad fue tal que no pudo sumarse a la marcha prevista contra Bush y el tratado comercial ante el desborde del público, y se dirigió directamente al estadio para escuchar a Chávez Emulando a su amigo Castro, el mandatario venezolano improvisó un discurso de poco menos de dos horas y media, interrumpido sólo porque debía asistir a la cumbre oficial, y se permitió improvisar un pequeño "saltito" cuando la multitud lanzaba un habitual "grito de guerra" en Argentina: "El que no salta es un inglés" Cerca de la tarima, Maradona, Morales y González seguían atentamente el discurso "Nosotros fortalecemos la acción de resistencia a las políticas imperialistas que trata de imponernos Bush en nuestra región, y fomentamos la discusión de alternativas, que no tienen que ver con planteos retóricos, sino con objetivos y acciones concretas", dijo a Apro González, quien es además secretario de Integración Latinoamericana de la Confederación de los Trabajadores Argentinos (CTA), la central obrera encargada de la organización de la "contra-cumbre" La CTA, que lucha en su país por espacios de poder gremial con la tradicional y poderosa Confederación General del Trabajo (CGT, peronista), organizó el "banderazo, paro y movilización" que el 4 de noviembre afectó en especial a la ciudad de Mar del Plata "Primero hay que tener claro que esta es la III Cumbre de los Pueblos de América Es un proceso que nace a partir de que en la segunda cumbre de presidentes, en Santiago de Chile en 1998, organizada por la OEA, se instaló la discusión del proyecto ALCA, a iniciativa de Washington Ante ello, las organizaciones sociales del continente nos juntamos para articular la resistencia a este proyecto hegemónico que tiene una clara definición de dominación continental", dice González Así nació la I Cumbre de los Pueblos durante la Segunda Cumbre de las Américas "Por eso estamos desfasados en una cumbre en relación con ellos", dice "A partir de la I Cumbre de los Pueblos, lo que resolvimos es que la mejor manera de parar un proyecto de dominación como el que impone la ofensiva imperialista es tener un proyecto propio Desde la II Cumbre de los Pueblos, en el 2001 en Quebec, el gran desafío que tenemos no es simplemente definir resistencias o políticas contra las otras políticas de Estados Unidos, sino construir opciones En esta III Cumbre convocamos sobre cuatro ejes la construcción de alternativas, y la verdad es que superamos las expectativas que nos fijamos cuando empezamos a organizar esta tercera cumbre", añade el sindicalista La Cumbre de los Pueblos reunió 156 actividades en foros sectoriales, talleres temáticos y conferencias Los temas fueron variados: militarización, seguridad y lucha contra el terrorismo y los frentes del control imperial, la Organización Mundial de Comercio (OMC), el trabajo y la distribución de la riqueza, la mujer contra el libre comercio y alternativas para una integración contra-hegemónica de los pueblos "Lo importante para nosotros es entender que es un proceso, no es un acto, es el espacio en el cual vamos a presentar esta construcción política, que tiene clara identidad de resistencia a esas otras políticas porque hay una relación de fuerzas desfavorables, ante el poder y la ofensiva imperialista, que es un proyecto de dominación", dice González Y agrega: "esto va acompañado por una fuerte militarización del continente, y la posibilidad de parar esto es construir un proyecto propio Se dan las grandes posibilidades de avanzar en los procesos de integración y las políticas sociales y económicas" "Muchas organizaciones sociales coinciden con ese proceso bolivariano No sólo es la construcción de un movimiento popular de base participativa, sino que además esto va acompañado de decisiones y transformaciones institucionales, de un Estado como Venezuela que va avanzando y propone esa integración Plantear el tema de Petrosur (una asociación estratégica entre las compañías petroleras de Venezuela, Brasil y Argentina) es una política concreta, la unidad como herramienta para poner energía y recursos naturales al servicio de los pueblos", añade González --¿Pero no caen en las mismas discusiones teóricas en que incurren las cumbres de gobernantes? ? le preguntó Apro --En las cumbres de presidentes hay muchas declaraciones sobre posiciones de políticas sociales, pero los acuerdos que avanzan tienen que ver con las imposiciones de políticas económicas y sometimiento de Estados Unidos A veces se legalizan estos acuerdos continentales, y de hecho se están aplicando en nuestros países En la Cumbre de los Pueblos nosotros fortalecemos la acción de resistencia a esas políticas y la discusión de alternativas no tiene que ver con propuestas teóricas, sino con objetivos concretos y acciones que debemos tomar para lograr esos objetivos La integración ya se está dando en los países del Cono Sur, donde otro Mercosur es posible con la incorporación como miembro pleno de Venezuela (a partir de diciembre próximo, según el deseo de Caracas) --¿Cuáles fueron los ejes en los que se basó la Cumbre de los Pueblos? -- En principio, las discusiones se dieron sobre cuatro ejes: construir la integración de los pueblos, definir políticas para cobrar la deuda, porque somos acreedores históricos, cómo construimos soberanía popular para oponernos a la militarización, y cómo definimos la distribución de riqueza

Comentarios