La novia

lunes, 12 de diciembre de 2005
México, D F, 12 de diciembre (apro)- Inspirada en el cine mudo de aventuras, los gags con arquetipos del villano y la víctima y en elementos de la cinematografía contemporánea de Europa del Este, Erika Torres creó La novia, espectáculo que combina teatro físico y gestual, danza y muñecos, para ofrecer al espectador su particular visión de uno de los arquetipos más antiguos, presente en prácticamente todas las culturas El Teatro del Mar, ubicado en la Bahía de Santa Cruz, a unos cuantos metros de la playa que lleva el mismo nombre, lugar donde se desarrollaron diversas actividades del IV Festival Internacional Huatulco Música del mar, fue el escenario natural donde se realizó el estreno de este montaje que en el 2006 realizará temporada en el Centro Nacional de las Artes y en el Museo Rufino Tamayo Con el sonido de las olas como fondo, Claudia Landavazo y Erika Torres ofrecieron esta puesta en escena de En Boca de Lobos Producciones que se burla de la imagen idílica del matrimonio y de la sobrevaloración social que se le da al hecho de que una mujer llegue al altar vestida de blanco Lo que se muestra en escena con este trabajo influenciado por la estética de Teodor Cantor, son las consecuencias de la vida cotidiana en matrimonio La primera parte de la obra aborda el período de cortejo de la novia para después, a partir de un seudo final con música funeraria de Oaxaca, hacer un rompimiento discursivo que vira hacia los rincones oscuros de la vida matrimonial, planteados con un gran sentido del humor Cálida y candorosa, La novia corresponde al ideal con el que la mayoría de las niñas crece y para el cual se preparan durante el primer tercio de su vida Ávidas de emociones imaginan héroes y príncipes que las rescatan de una vida insulsa para convertirse en maridos ideales, cosa que no sucede en esta obra Estéticamente La novia busca el equilibrio entre lo teatral y lo dancístico "La danza --comenta la autora-- tiende a la abstracción y ello muchas veces la aleja del público, en mi caso me interesa mucho la relación con el espectador, en qué momento lo suelto y en cuál no, cómo interactuamos energéticamente, y para ello la teatralidad es muy importante "Por otra parte nos pareció una manera divertida de satirizar la situación de muchas mujeres que no reaccionan, que tienen como única aspiración y destino casarse para llenarse de hijos y dejar de lado sus inquietudes personales Sin embargo, no se trata de una obra feminista sino de un canto a la independencia, sin plantear lo que es bueno y lo que es malo sino la forma en que conviven polos opuestos y, por qué en nuestro tiempo muchas relaciones no se pueden mantener más de tres meses porque las parejas no soportan la vida en común", comenta Erika Torres, exintegrante de La Fura dels Baus y formada en la técnica Graham de danza Sin embargo, aclara que no se trata de mostrar al matrimonio como una institución decadente o caduca, "depende de cómo lo vivas, si lo ves como una cárcel, casado o no casado, así va a ser, cada quien se pone su estigma, pero si lo vives como un terreno de libertad donde discutir, poner reglas y límites, es parte del trato, las cosas pueden funcionar mejor" La dramaturgia es de Erika Torres y Claudia Lavadazo, la asesoría teatral y dirección técnica de Luis Martín Solís, con música tradicional judía (klezmer), cantos gitanos de la República Checa y música funeraria de Oaxaca

Comentarios