IFE y Televisa: Hipócritas

martes, 13 de diciembre de 2005
México, D F, 12 de diciembre (apro)- Las recientes acciones de dos entidades prominentes en la vida de México, el Instituto Federal Electoral (IFE) y Televisa, exhiben la tragedia de un país que parece condenado a padecer una permanente simulación envuelta en el hipócrita y políticamente correcto discurso del Estado de derecho El Consejo General del IFE, institución dotada de poder constitucional, aprobó, la noche del jueves 10, una veda de más de un mes a las campañas presidenciales sin el debido respaldo jurídico al que está obligado y, en consecuencia, dejó a la buena voluntad de los partidos políticos y sus candidatos el respeto a un acuerdo que no establece sanciones Este acto de simulación se materializó apenas entró en vigor el acuerdo, cuando el panista Felipe Calderón, en un abierto desafío a la disposición, asistió a un acto público, con medios de comunicación incluidos, en el teatro Helénico de la Ciudad de México para develar la placa de una obra sobre el secuestro Mientras tanto, el grupo Televisa, otro poder --no constitucional, sino fáctico-- maniobró de tal manera que la Cámara de Diputados aprobó sin discusión, casi de manera clandestina y ¡por unanimidad! una reforma a las leyes federales de Telecomunicaciones y de Radio y Televisión, mediante la cual refuerza su aplastante influencia económica y política Como el acuerdo del IFE, esta acción de Televisa constituye otro acto de simulación convalidado por el poder constitucional del Legislativo y que, de materializarse con la ratificación en el Senado, se traduciría en un retroceso más funesto aun que el regalo que le hicieron a esa empresa Vicente Fox y su mujer, Marta Sahagún, en octubre del 2002, con el "decretazo" En ese octubre, Fox y Sahagún borraron de golpe el proceso deliberativo que, bajo los auspicios de la Secretaría de Gobernación, se celebró entre sectores involucrados, y ahora ocurre exactamente lo mismo con el diálogo que se ha efectuado a lo largo de más de cinco años para la indispensable reforma en la materia, sólo que por mandato de Televisa se alude a un falso consenso La simulación en el IFE y en Televisa es tan descarada que, en un hecho que involucra a ambas entidades, el ganador, sin duda, será el cuasimonopolio televisivo, ante cuya seducción de aparecer en pantalla se rinden no sólo partidos políticos, candidatos y dirigentes, sino personas pensantes y vulgares oportunistas que se hacen pasar como intelectuales: Si el órgano electoral ha decretado la cancelación de actos de campaña de los candidatos presidenciales, sobre todo en televisión, ¿va a prohibir a Televisa retransmitir las entrevistas con ellos? Aunque una porción de las entrevistas denominadas "Diálogos por México" se difundieron antes del 11 de diciembre, cuando entró en vigor la "tregua" decretada por el IFE, el lunes 12 se tenía previsto trasmitir una entrevista con uno de los candidatos a las 23:45 horas por el canal 2 y quedan pendientes las correspondientes del 17 y 19 de este mismo mes Se trata de entrevistas abiertamente proselitistas, tal como señala la publicidad de Televisa en su página de internet: "Diálogos por México procurará atender una extendida demanda de los ciudadanos de abordar los temas sustantivos del país y propiciar su análisis y discusión con la participación de especialistas y estudiosos La serie, además, anticipa la contienda por ganar el respaldo de los votantes mexicanos durante el proceso electoral del 2006" El IFE, en este sentido, está obligado a ordenar a Televisa la cancelación de estos programas proselitistas, salvo que la veda de campañas obedezca, en efecto, a una solicitud de la televisora para desahogar los compromisos comerciales con anunciantes que tenían saturado el tiempo comercial En cualquier caso se trata de actos de descarada simulación y peor aún, una vez más se ha impuesto el poder fáctico sobre el poder constitucional, ante lo cual los invocadores del Estado de derecho se exhiben como lo que son: hipócritas Y otra vez, como a lo largo de su historia, se acredita que todo lo que Televisa toca, como recientemente en su fracasada campaña de folclor "Celebremos México", lo pudre Apuntes Tal como este reportero lo adelantó en el semanario Proceso, en octubre pasado, sigue el desmantelamiento de la Oficina de de Apoyo de Marta Sahagún: Después de que Abel Hernández López renunció a trabajar con la mujer de Fox, le sigue su exjefe, Guillermo Velasco Barrera, quien causará baja como director general adjunto de Relaciones Públicas La señora camina hacia el desfiladero y huyen a tiempo Cachorros Abel Hernández Rosete y Guillermo Velasco Arzac, jefes de "El Yunque", Hernández López despacha como director general de Normatividad de Medios en la Secretaría de Gobernación --cuya nómina está abultada de secreteros que, en vez de cumplir con sus responsabilidades institucionales, llevan puntual seguimiento de quienes consideran sus enemigos--; Velasco Barrera partirá a España a estudiar un doctorado en la Universidad de Navarra Que le vaya bien Comentarios: delgado@procesocommx y wwwprocesocommx