Exige Bush al Capitolio aprobar la ley antimigratoria

viernes, 16 de diciembre de 2005
* La resolución H R 4437 garantiza recursos adicionales para sellar la frontera con México y militarizar la zona, afirma Washington, 15 de diciembre (apro)- En un afán por acabar con las dudas respecto a la posición antimigratoria del presidente George W Bush, la Casa Blanca difundió la carta que envió el mandatario a la Cámara de Representantes del Congreso federal, exigiendo la aprobación del proyecto de ley H R 4437 Dicho proyecto pide, entre otras cosas, definir como delito federal al estatus de inmigrante indocumentado y militarizar la frontera con México usando equipo bélico para prevenir la entrada ilegal de trabajadores, terroristas, narcotraficantes y miembros del crimen organizado "La administración tiene el compromiso de asegurar la frontera para prevenir el cruce de indocumentados, mejorar nuestra capacidad para arrestar a inmigrantes indocumentados y garantizar que todos aquellos que sean detenidos sean regresados a su país de origen lo más pronto posible La resolución HR 4437 autoriza recursos adicionales para estos esfuerzos", destaca la misiva que llegó a la Cámara de Representantes procedente de la Oficina Ejecutiva del Presidente de Estados Unidos El esclarecimiento de la posición de Bush respecto a este proyecto de ley, cuya aprobación o rechazo será este viernes en la Cámara de Representantes, se da un día después de que el presidente mexicano Vicente Fox, dijera que esta legislación patrocinada por el congresista republicano de Wisconsin, Jim Sensenbrenner, permite que se violen los derechos humanos de los migrantes La misiva de dos cuartillas es una especie de reiteración de que a Bush no le importa ni le hace caso a la posición y opinión que tenga su homólogo mexicano, respecto a las legislaciones internas de Estados Unidos diseñadas para contener el problema de la inmigración indocumentada "La administración apoya decididamente la aprobación de la HR 4437 y agradece los esfuerzos del Comité Judicial de la Cámara de Representantes y del Comité de Seguridad Interior en llevar al pleno a esta importante legislación", subraya la carta de Bush Este proyecto de ley, que está siendo catalogado como el más radical en la historia de Estados Unidos en términos de las ideas para combatir a la inmigración indocumentada, provocó una pelea partidaria entre los demócratas que se oponen a ella y los republicanos que la respaldan, porque en términos prácticos denota una posición antimigratoria irrevocable por parte del Congreso federal estadunidense Una de las intenciones de la misiva de Bush es cerrar filas entre los legisladores republicanos en torno al proyecto de ley, con base en que hay algunos legisladores de este partido que no están de acuerdo con la iniciativa "La administración está dispuesta a trabajar con el Congreso para mejorar ciertas disposiciones en la legislación y para instrumentar las muchas necesarias reformas en las disposiciones que provee", sustenta la carta La votación sobre el proyecto de ley originalmente se programó para este jueves, sin embargo por la larga lista de enmiendas a la medida, se vieron obligados a postergarlo para un día después El debate está centrado en algunos puntos controversiales, como el de negarle la nacionalidad estadunidense a los hijos de indocumentados que nazcan dentro del territorio Otro de los puntos que podría estar en discusión y posiblemente ser eliminado en la versión final, es que las instituciones bancarias no acepten como documento de identificación a la matricula consular que emite a sus ciudadanos el gobierno de México, con lo que a los mexicanos indocumentados en Estados Unidos se las terminaría la posibilidad de abrir cuentas bancarias para poder enviar dinero a sus familiares El proyecto de 169 páginas pide usar equipo del Pentágono para fortalecer la vigilancia de la frontera con México, crear una base de datos nacional para que los empleadores verifiquen los documentos laborales de sus trabajadores para evitar la contratación de indocumentados, definir como delito federal la estancia indocumentada y castigar con varios años de cárcel a los patrones que los contraten; inclusive, a las amas de casa que contraten a personas indocumentadas para servicios domésticos

Comentarios