Abusos de la Primera Dama inglesa

domingo, 18 de diciembre de 2005
Cherie Booth se ha convertido en un dolor de cabeza para su esposo, el primer ministro de Gran Bretaña Tony Blair, ya que ha sido acusada de abusar de su posición en el gobierno para obtener beneficios personales, publica Proceso en su edición de este domingo 18 de diciembre Cherie Booth es una abogada de 51 años especializada en temas sobre la mujer y derechos humanos Trabaja con la firma londinense Matrix Chambers Utiliza para ello su apellido de soltera Su comportamiento ha sido motivo de polémica El más reciente escándalo en el que se ha visto involucrada rebasó las fronteras británicas: Las autoridades judiciales australianas investigan a la asociación Smith Clark & Co, que en febrero pasado organizó una cena en Melbourne con el objetivo recaudar fondos para el Instituto de Investigación de Cáncer Infantil Cherie Blair cobró unos 30 mil dólares por pronunciar un discurso en dicha cena, en el que ofreció detalles y secretos de su vida privada El problema, empero, no fue su discurso, sino que la asociación que organizó la cena sólo entregó 12 mil dólares (8% de lo recaudado) a la entidad de beneficencia y se quedó con el resto, cuando la ley local de Melbourne obliga a entregar al menos el 60% Esta no es la primera vez que Cherie provoca controversia en Gran Bretaña y mete en aprietos a su esposo: En octubre de 2004, por ejemplo, Cherie declaró en una cena de gala en Londres que los palestinos tenían razón en realizar atentados suicidas para exigir sus derechos, sin importar las muertes de personas inocentes Sin embargo, a diferencia de otros países, el Parlamento inglés logró que un comité analice el posible endurecimiento del Código de Conducta Ministerial, y el propio primer ministro tuvo que informar al Registro de Intereses de los ingresos y gastos de su esposa, destaca Proceso en su edición 1520 que empieza a circular este domingo 18 de diciembre