Narcoguerra enconada

domingo, 25 de diciembre de 2005
Aferradas al poder y a la conquista de nuevos territorios, nueve organizaciones criminales ?algunas de ellas asociadas entre sí? han desatado este año la más cruenta guerra que se recuerde en busca de la hegemonía en el narcotráfico, que opera ya sin ningún control de las autoridades federales, dice el reportaje que aparece este domingo 25 de diciembre en Proceso Las bandas criminales ?como el cártel de Sinaloa y el cártel del Golfo-- han multiplicado los "levantones", secuestros, desapariciones y ejecuciones en todo el territorio, con la frecuente participación de los cuerpos policiacos estatales en operativos de localización, detención y entrega de los rivales que los grupos de narcotraficantes pretenden eliminar Este panorama fue denunciado en junio pasado por el jefe de inteligencia de la DEA, Anthony Plácido, quien dijo que desde hace tiempo policías ministeriales y estatales ofrecen servicios a las células del narcotráfico y constituyen, en buena medida, un obstáculo para desarticular los cárteles de la droga (Proceso 1494) Plácido fue criticado por la Secretaría de Relaciones Exteriores mexicana, aunque el funcionario de la DEA no se equivocó en sus afirmaciones: La PGR cuenta con averiguaciones previas abiertas contra decenas de policías de Tamaulipas, Nuevo León, Sinaloa, Baja California, Guerrero, entre otros estados, donde se acredita que las ciudades fronterizas que son sede de las grandes organizaciones del narcotráfico tienen algo en común: sus cuerpos de policía municipal, las corporaciones estatales y los agentes federales adscritos en esos lugares no sólo proveen a las mafias de información y protección sobre los operativos antidrogas, sino que también funcionan como grupos armados que lo mismo "levantan" personas que ejecutan enemigos o custodian cargamentos de droga para que ésta llegue a su destino, revela Proceso en su edición 1521 de este domingo 25 de diciembre

Comentarios