Diez años de La danza en México

lunes, 26 de diciembre de 2005
México, D F, 26 de diciembre (apro)- Casi desconocido, el libro La danza en México La danza escénica popular 1877-1930, de Alberto Dallal, cumple 10 de haber salido a la luz Publicado por la UNAM, el conjunto de textos expone y analiza el famoso "genero chico" que encabezó un rutilante grupo de mujeres "frívolas" y "pecaminosas", como fueron catalogadas en su época María Conesa, Celia Montalbán, Lupe Rivas Cacho, Celia Padilla, Lupe Vélez e Issa Marcué, entre otras Según Dallal, en aquella época había "una avidez desmedida del público por gozar de espectáculos que combinaran canciones, piezas bailables, frescura en diálogos, creatividad y simpleza en las tramas, actualidad en las burlas y críticas Las zarzuelas ?serias, serias? hechas y derechas, junto con las operetas y otras formas musicales actuadas, permanecieron, junto con las óperas, recibiendo el respetuoso nombre de `género grande? "El género chico incluiría las zarzuelas ligeras, las zarzuelas cortas o partes, trozos y secuencias de ?zarzuelas grandes? ligadas en un programa único, presentado por ?tandas? o tantos de la obra El ?salto? de tanda a ?revista? tendría como puente o auxiliar dinámico las ?zarzuelas mexicanas? surgidas durante el Porfiriato y la capacidad de improvisación de los virtuosos artistas de la época, los cuales, con un mínimo de elementos y en un santiamén, podían ?armar? un programa musical-dialogado-bailado" Narra el investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM que el polémico nuevo género era criticado severamente, al mismo tiempo que tenía un éxito inusitado de público Incluso, en uno de los periódicos --El Diario del Hogar-- de la época se decía que "?ese género chico lleno de pitorreos, con sus mil retruécanos burdos y sin sentido, con chistes de mal gusto, con escenas al desnudo, nos tiene ya cansados Ya no queremos jotas zandungueras ni mallas no chansonetas de color hormiga Queremos arte, verdadero arte que dignifique nuestra inteligencia, que alimente nuestra alma, que despierte los buenos sentimientos acurrucados en nuestro corazón" Dallal afirma que este tipo de teatro llamado "frívolo" (del Porfiriato hasta 1930) fue un caldo de cultivo perfecto para que se concentraran en él las "aspiraciones cosmopolitas de la escena mexicana, la creatividad de los dramaturgos, coreógrafos y diseñadores con talento; la aspiración provinciana de mantener a flote los elementos vernáculos de cada localidad; la nueva sensualidad de los grupos sociales recientemente industrializados y, al fin, los visos de nueva organización que la nueva cultura pugna por imponer" La investigación hecha por Dallal bosqueja en mucho las razones por las cuales aparecen en México los llamados ballets folklóricos, y se traduce en un trabajo de enorme seriedad, que merecería mejor suerte que permanecer en la oscuridad de la pésima distribución de libros que hace la UNAM Desaparecido de las librerías universitarias, el libro sólo puede consultarse en algunas bibliotecas del Distrito Federal

Comentarios