El "gatillo fácil" de Scotland Yard

lunes, 26 de diciembre de 2005
Londres, 26 de diciembre (apro) -- La estación de metro de Stockwell, en el humilde barrio sureño de la capital británica, luce desolada y en medio de arreglos en el invierno londinense Algunos ramos de flores cubren la entrada lateral del lugar, y sobre una foto en blanco y negro reza en mayúscula la frase: "Queremos Justicia por Jean Charles" Todos recuerdan lo que ocurrió en este lugar el pasado 22 de julio Eran las 9 de la mañana cuando el joven inmigrante brasileño Jean Charles de Menezes --de 27 años, de oficio electricista-- fue abatido por siete disparos a quemarropa propinados por tres agentes del departamento antiterrorista de Scotland Yard, que dijeron confundirlo con un "terrorista suicida" De hecho, los agentes abrieron fuego contra el electricista mientras lo mantenían boca abajo en el suelo En ese entonces la ciudad padecía un estado de pánico No era para menos: dos semanas antes, cuatro jóvenes británicos de origen musulmán habían detonado las bombas que llevaban en sus mochilas e hicieron explotar tres vagones del metro londinense (en King?s Cross, Edward Road y Aldgate) un autobús de la línea 30 que atravesaba la popular plaza de Tavistock Square Esos atentados cobraron la vida de 56 personas, incluidos los cuatro kamikazes Una segunda ola de atentados con bomba ocurrida el pasado 21 de julio buscó el mismo resultado Sin embargo, los explosivos no detonaron correctamente y los potenciales suicidas lograron darse a la fuga La población había quedado muy alarmada y los titulares de los principales tabloides pedían a gritos que la Policía hallara a los extremistas prófugos, temiendo más derramamiento de sangre en Londres "Los queremos muertos" tituló el sensacionalista The Sun, mientras que el conservador Daily Mail fue categórico: "Atrápenlos" En ese escenario de pánico mediático y temor real, ocurrieron los trágicos hechos en Stockwell que le costaron la vida a Menezes, un joven que había llegado a la capital británica hacía sólo tres años en búsqueda de un mejor futuro Vivía no muy lejos de aquella fatídica estación, junto a sus primos, en un apartamento de dos habitaciones proporcionado por el Estado y por el que pagaba de renta menos de 450 dólares al mes Quería aprender a hablar inglés y ahorrar dinero para regresar algún día a su pueblo natal de Gonzaga, una aldea rural al norte de Río de Janeiro Sin embargo, sus días terminaron de la peor forma Fue rodeado por los policías británicos que iban de incógnito dentro del vagón del metro de la línea Victoria Los agentes le dispararon en la cabeza a corta distancia ante la mirada atónita de unos 30 pasajeros Escándalo Lo que vino después fue una serie de errores de la cúpula de Scotland Yard, lo que le costó a la hasta entonces prestigiosa institución policial victoriana quedar envuelta en uno de los mayores escándalos de su historia, dice Alistair Alexander, ciudadano inglés que, junto a un grupo de familiares de Menezes, formó el grupo Justice 4 Jean Su objetivo: realizar una campaña para exigir justicia por el asesinato del joven brasileño "Lo que ha ocurrido aquí ha sido un asesinato de los más asquerosos en este país Lo único que pedimos es que se haga justicia y que el alto comisionado para Scotland Yard, sir Ian Blair dimita a su puesto Confiamos en la Justicia, pero tememos no lograr que se inculpen a los responsables", dice Alexander en entrevista con Apro El activista hace referencia a las polémicas declaraciones realizadas por Ian Blair, quien, pocas horas después de la ejecución de Menezes, afirmó con total seguridad que se trataba de un terrorista al que se le estaba buscando, que el joven vestía una chaqueta abultada (después se confirmó que no era el caso, llevaba una chaqueta liviana), que fue interpelado por la policía y no se detuvo (las cámaras de seguridad mostraron lo contrario), y que saltó los torniquetes de la entrada de la estación (acusaciones negadas en reiteradas veces por testigos del hecho) Dos días después del asesinato, la misma Policía Metropolitana confirmó que se trataba de un ciudadano brasileño "Fue un error lamentable, que no puede ser visto como una práctica constante de Scotland Yard Ahora el caso se está investigando y son los expertos quienes deben decidir qué pasó exactamente", contó a este reportero una alta fuente de los servicios de seguridad británicos Lo cierto es que tras la polémica, la Comisión Independiente de Quejas Policiales (IPCC, en sus siglas en inglés), que investiga la ejecución de Menezes y que espera dar sus conclusiones del caso en febrero de 2006, informó inesperadamente a finales de noviembre que es "muy probable" que envíe sus conclusiones finales al Servicio de la Procaduría de la Corona, para que éste, a su vez, acuse formalmente a los policías involucrados en el caso Sin embargo, confirmó que no interrogará directamente al alto comisionado para Scotland Yard, una medida que ha provocado duras críticas por parte de la oposición conservadora y de la familia de Menezes, para quienes las autoridades investigadoras "están tapando parcialmente la verdad" "Estamos muy preocupados por la forma en que se hizo este anuncio", dice Alexander con tono enérgico Explica: "Nos sentimos muy decepcionados por lo que ha confirmado el IPCC, ya que consideramos que esa investigación debe realizarse de manera confidencial y no públicamente Nos enteramos acerca de ese anuncio muy rápido y no nos dieron lugar a la réplica Se dio información muy fragmentada y la familia no sabía nada acerca de esto" Alexander considera que el gobierno de Gran Bretaña "no ha sabido lidiar con el problema y está en pánico por temor a que surjan más acusaciones de gatillo fácil dentro de las fuerzas policiales" A la pregunta de el grupo Justice 4 Jean está conforme con la decisión de que sir Ian Blair no sea interrogado por los detectives, Alexander declara que quedaron "muy sorprendidos" por esa decisión debido a que éste "es un caso tan serio que debería haberse entrevistado a todos aquellos en la cadena de mando" de Scotland Yard "Nosotros hemos apoyado a este comité independiente desde un comienzo y siempre aceptamos que su investigación sería confidencial Con este anuncio se pone en tela de juicio todo lo que se nos había prometido, es decir, que la investigación sería a puertas cerradas Es muy alarmante que el IPCC inexplicablemente hable a la prensa sobre posibles cargos contra los policías sin habernos consultado a nosotros o a la familia de Menezes", declara Alexander Y también pone en tela de juicio la credibilidad de dicha comisión independiente, pues en agosto pasado permitió que un testigo clave del caso hablara a la prensa, filtrando información crucial en la investigación acerca de las cámaras de video ubicadas en la estación de Stockwell que filmaron el hecho Ese testigo contó que dichas filmaciones "se habían perdido" misteriosamente, lo que llevó al IPCC ha reafirmar estar en posesión de "evidencia crucial" "La credibilidad del IPCC ha quedado muy cuestionada desde agosto pasado Estas revelaciones nuevas no hacen más que poner en peligro la credibilidad de dicha comisión Les pedimos que se enfoquen en investigar los temas urgentes que este caso exige y que cumplan con las normas legales a través del proceso establecido, en lugar de hablar con los medios", agrega el activista inglés "Que no quede piedra?" Sin embargo, esta es la primera señal oficial de que los agentes involucrados en la muerte del brasileño podrían enfrentar cargos criminales por homicidio, con penas de hasta seis a ocho años de prisión y la salida inmediata del cuerpo policial Por su parte, el presidente del IPCC, el inglés Nick Hardwick, dijo a Apro que la investigación por la muerte de Menezes tenía como fin determinar si había que acusar formalmente de cargos criminales a los policías implicados, o exceptuarlos de ser procesados "Nosotros probablemente pasemos este caso al Servicio de Procaduría de la Corona, que decidirá si acusa o no a los policías", explicó el detective Para Hardwick "es prácticamente un hecho" que el reporte del IPCC sea elevado a los fiscales, para que éstos acusen formalmente a los implicados "Son ellos (los fiscales) quienes decidirán si acusan a los policías Nosotros sólo entregaremos la evidencia que hallamos", agrega el inspector, quien informó que se entrevistaron a al menos 26 policías de Scotland Yard de distintos rangos y funciones La negativa de entrevistar al alto comisionado de Scotland Yard fue también duramente criticada por el Partido Conservador, que calificó la decisión de "totalmente inexplicable" No tardó en dar su opinión el exministro de Interior en la oposición, el conservador David Davis Dijo que la población está esperando que "no se deje piedra alguna sin darse vuelta" en la investigación Y añadió: "Lo último que queremos es comenzar a hablar ahora de teorías conspirativas de encubrimiento a Scotland Yard" El IPCC también comenzó una segunda investigación para esclarecerse cómo actuó la policía después de la muerte del inmigrante brasileño, qué errores de comunicación se establecieron, quiénes fueron responsables de dar información errónea y cuáles podrían ser las razones por las que se desinformó a la población Esta segunda investigación inició a partir de que la familia Menezes elevó una queja formal a las autoridades de Gran Bretaña, alegando que Ian Blair y otros altos funcionarios de Scotland Yard dieron comunicados falsos después de la ejecución del joven brasileño Hardwick contó que su equipo de detectives ha hablado con todas las personas que consideran necesarias por la investigación sobre la muerte de Menezes y están "muy confiados" de saber exactamente que fue lo que ocurrió aquella mañana del 22 de julio en la estación de Stockwell "Sabemos, segundo por segundo, lo que ocurrió en el vagón del metro aquella mañana", dijo el jefe de detectives, aunque se negó a adelantar qué dirán las conclusiones o si se pedirá la renuncia de sir Ian Blair Tras preguntársele acerca de los supuestos videos de cámara de seguridad que habrían captado lo ocurrido pero que misteriosamente fueron perdidos, Hardwick fue enérgico: "Estamos seguros que tenemos en nuestro poder todas las grabaciones de cámaras de circuito cerrado Hemos dicho siempre que estos videos son muy significativos para la investigación" El IPCC confirmó que entrevistó y tomó declaración a los 30 pasajeros que viajaban en ese vagón del metro en el momento de la ejecución de Menezes, además de tomar unas 600 declaraciones por escrito a otros testigos, familiares de Jean Charles y personas vinculadas con el caso Todas las miradas están ahora puestas en la labor que desempeña la comisión investigadora y en Scotland Yard, cuyo jefe sabe perfectamente que deberá abandonar su puesto, si es cuestionado por su accionar tras la muerte de Menezes Aunque el gobierno de Tony Blair ha dicho que aplicará "mano dura" en la lucha contra el terrorismo internacional e interno, lo último que busca el primer ministro es generar más polémicas en el país por sus medidas de seguridad, y sufrir una mayor caída de popularidad tras críticas sobre cómo respondió y actuó la Policía en aquel lamentable episodio