Agradece Lankenau a Dios su libertad

martes, 27 de diciembre de 2005
* El exbanquero asegura que se dedicará a cultivar su espiritualidad * Agradece a sus amigos que en cuatro días reunieron el dinero para pagar la fianza de 60 mdp impuesta México, D F, 26 de diciembre (apro)- En su primer día en libertad luego de permanecer casi 8 años en prisión, por la comisión de diversos delitos de tipo financiero, el exbanquero Jorge Lankenau Rocha, declaró en Monterrey, Nuevo León, que de ahora en adelante dedicará todo su tiempo a su familia, a sus amigos y, sobre todo, a cultivar su espiritualidad Lankenau fue entrevistado después de reunirse con sus abogados, quienes, mediante el pago de una fianza cercana a los 60 millones de pesos, lograron que el expresidente del consejo de administración de Abaco Casa de Bolsa, abandonara, el pasado domingo 25, el penal de Topo Chico, donde ingresó el 17 de noviembre de 1997, acusado de fraude genérico, defraudación fiscal y violación a la Ley de Instituciones de Crédito Sin reponerse aún de la emoción, Lankenau no quiso hablar de su situación legal Se limitó a agradecer a sus amigos y, particularmente, a Dios, el hecho de poder seguir el juicio en libertad "Realmente lograr esta libertad, pues obviamente es una decisión de Dios, pero apoyada a través de muchos amigos que en cuatro días fue posible que me apoyaran con todo, para lograr reunir las cantidades que se me fijaron", dijo Sobre su futuro inmediato, el empresario --uno de los beneficiarios del Fobaproa-- comentó que por el momento no tiene planes de trabajo, que su prioridad es descansar, disfrutar a su familia, a sus amigos y cultivar su espiritualidad: "Ahora, voy a tratar de hacer una vida tranquila, una vida más cercana a los valores más profundos, más importantes, más espirituales, de más fondo, los que me lleven a alcanzar la dicha y la felicidad" En noviembre de 1997, la secretaría de Hacienda pidió ejercer acción penal en contra de Lankenau, porque, siendo presidente del consejo de administración de Abaco Casa de Bolsa, auxilió a una empresa extranjera en la captación de recursos del público en territorio nacional y porque, en su calidad de director general de Banca Confía, autorizó operaciones "a sabiendas de que las mismas ocasionarían un quebranto a la institución de crédito" Según Hacienda, el empresario regiomontano, junto con Raúl Monter Ortega y Jorge Camarena Legaspi, defraudó a 230 inversionistas con 170 millones de pesos Interrogado sobre las acusaciones que pesan sobre él, Lankenau comentó, lacónico, que las autoridades determinarán si es inocente: "Que sea lo que Dios el destino quieran" --¿Lo dañó el encarcelamiento", le preguntó un reportero El exbanquero respondió que no, porque siempre contó con el cariño de su familia y de sus amigos