"El Mayo" Zambada, en una narco-posada en Sinaloa

jueves, 29 de diciembre de 2005
*Recibió un "pitazo" a tiempo, presuntamente de mandos militares México, D F, 28 de diciembre (apro)- La noche del pasado 19 de diciembre, la fiesta estaba en su apogeo Policías municipales adscritos a la Comunidad El Salado, Sinaloa, custodiaban una fiesta en la que había cerveza, barbacoa y una centena de comensales El punto de la reunión ?llamada "narco-posada"-- era el rancho Los Mezquites, localizado cerca de la comunidad conocida como Costa Rica El alcohol corría por todas partes, como es costumbre en los pueblos polvorientos del norte Ensordecedora por momentos, la música se escuchaba desde lejos, lo mismo que los gritos y los aplausos La "Banda Ilusión" de Culiacán amenizó el evento Camionetas 4 x 4 de doble tracción y llantas anchas se encontraban estacionadas a lo largo y ancho de la calle principal Con los vidrios polarizados, otros vehículos llegaban al lugar La muchedumbre se apiñó alrededor de los vehículos, de donde descendían los invitados especiales: hermosas mujeres sinaloenses acompañadas de prominentes ganaderos que lucían botas de piel y cinturón piteado Algunas personas ?se dijo? iban armadas A unos cuantos metros, la policía, alerta, vigilaba quien entraba y salía del lujoso predio En efecto, los reportes que recibió la Procuraduría General de la República (PGR) pocas horas después del evento, señalan que policías municipales adscritos a lo que se conoce como la sindicatura de El Salado, protegieron el festín y, presuntamente, tenían indicaciones de alertar a un alto jefe del narcotráfico que se encontraba en la posada: Ismael "El Mayo"Zambada García, miembro prominente del cártel de Sinaloa, fortalecido tras la fuga de Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo" Dichos reportes, a los que se tuvo acceso el reportero, señalan que afuera del rancho Los Mezquites", propiedad de Lambergo Verdugo Calderón, presunto socio de Zambada García, se encontraban las patrullas 0622 y 0606 de la Secretaría de Seguridad y Tránsito municipal de esa demarcación, cuyos dominios están en manos del capo Zambada García, a quien se le atribuye el control político de dicho lugar, pues se asegura que suele imponer alcaldes, regidores y síndicos a su antojo desde hace más de una década Según datos de la subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo), Lambergo Verdugo Calderón podría tener nexos con Zambada García, y se asegura que es probable que la propiedad ?la finca "Los Mezquites"? puede ser una de las bodegas donde se almacena droga El rancho o hacienda cuenta con árboles frutales, ganado de alto registro y amplias bodegas, donde presuntamente se almacenan alimentos y forrajes para el ganado Aunque oficialmente no se ha confirmado que en esa fiesta haya estado Zambada García, por lo menos dos reportes atribuidos al Cisen y al área de inteligencia de la Secretaría de la Defensa Nacional dados a conocer por el semanario sinaloense "Riodoce", en su edición del 19 de diciembre de 2005, establecen que en el interior de la propiedad se encontraba el narcotraficante del cártel de Sinaloa En dichos escritos se afirma que "El Mayo" Zambada estuvo departiendo en la "narcoposada" desde las 9:30 de la noche hasta poco después de las 12, pues prácticamente tuvo que salir huyendo de ese lugar La razón: que luego de tener el reporte en sus manos, los encargados de la novena Zona Militar destacamentados en Sinaloa dieron la orden para que unos 100 efectivos militares se trasladaran al lugar, presuntamente para aprehender a Zambada García Pero el capo habría recibido "un pitazo" a tiempo, probablemente de los altos mandos militares de un sector del Ejército, y pudo salir y esconderse en su rancho, una fortaleza en la que, se asegura, se esconde desde hace años Cerca de las 12 de la noche llegaron al lugar los efectivos militares y elementos de las Fuerzas Federales de Apoyo de la Policía Federal Preventiva (PFP)con una instrucción precisa: apostarse en el lugar y no retirarse Sin embargo, el llamado a tiempo sirvió a los dueños de la Hacienda y permitió que, en cuestión de una hora, la gente se empezó a marchar, pues cuando el Ejército llegó al lugar todo estaba en calma No obstante, los efectivos militares cumplieron la orden que les habían girado y procedieron a rodear las 30 hectáreas que componen la hacienda "Los Mezquites", pues para entonces el Ministerio Público Federal adscrito a la región ya gestionaba una orden de cateo para entrar a la propiedad Los lugareños aseguraron, según el periódico "Riodoce", que en el interior de la Hacienda había armas de alto poder, dinero y, presuntamente, droga Algunas personas dijeron que los elementos de la PFP revisaban a la gente que salía del lugar, en completa calma, pues la música se paró de tajo ante la presencia del Ejército Según las investigaciones que realiza la PGR en Culiacán, la hacienda Los Mezquites podría estar operando como centro de acopio de la droga que el grupo de Zambada García mueve por la sierra sinaloense, donde se presume está escondido "El Chapo" Guzmán El predio tiene una operación singular, según los datos publicados por ese semanario: "Ahí (en la Hacienda) el estupefaciente es escondido en cajas de tráileres y después llevado al Mercado de Abastos de Culiacán, donde lo mezclan con productos que salen al note del país y, después, al sur de los Estados Unidos", su destino final Empleados de la hacienda dijeron que, tanto los militares como los efectivos de la PFP, llegaron al lugar con prepotencia, pretendiendo entrar por la fuerza Algunos se quejaron de que fueron empujados por los militares y los agentes Ello derivó en que los empleados de la hacienda "Los Mezquites" presentaran una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, la cual habría sido remitida, para su investigación, a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), por tratarse de autoridades federales De acuerdo con información confirmada en la PGR, a 10 días de que se llevó a cabo la "narco-posada", las autoridades no han podido obtener la orden de cateo que les permita ingresar a la propiedad Un primer intento de catear el lugar se pretendió poner en práctica al día siguiente de la fiesta, pero la orden fue revocada por un juez

Comentarios