Asume Kirchner el control de la economía argentina

lunes, 5 de diciembre de 2005
* Se deshace de Roberto Lavanga, "ministro estrella" de Economía Buenos Aires, 5 de diciembre (apro) - Al presidente argentino, Néstor Kirchner, le gusta mantener bien firmes las riendas del poder Dos años y ocho meses después de asumir el gobierno, dio un golpe de timón y se sacó de encima a su ministro de Economía, el último vestigio de oposición interna en su gabinete, que había heredado de la anterior administración de su antiguo aliado y hoy archienemigo político, Eduardo Duhalde La decisión llegó envuelta por su categórico triunfo en las elecciones parlamentarias del 3 de octubre pasado: Roberto Lavagna, el ministro estrella de la "era K", como se conoce en Argentina al gobierno de Kirchner, dejó el Palacio de Economía, tras sobrevivir a la peor crisis socio-económica del país durante casi tres años y ocho meses de gestión divididos entre dos gobiernos peronistas En su reemplazo, Kirchner ideó otro de los "golpes de efecto" que, según sus allegados, gusta darle a su gobierno: designó en su lugar a Felisa Miceli, hasta entonces titular del Banco Nación, quien se convirtió así en la primera mujer en 189 años de historia independiente en asumir el ministerio de Economía, el puesto "más caliente" del país "El control de Kirchner sobre la economía será ahora más directo Miceli se equivocó de entrada: se quedó callada (no formuló declaraciones) después de su nombramiento Y todo hace prever que no le va a discutir nada a Kirchner Lavagna se le plantaba al presidente y lo amenazaba con presentar su renuncia si no seguía sus decisiones Ese no es el ángulo de la nueva ministra La imagen que se ganó es la de una persona totalmente dependiente de Kirchner", dice en entrevista con Apro el economista Orlando Ferreres Los días de Lavagna en el gabinete estaban contados desde hace tiempo Había llegado al ministerio en abril del 2002 de la mano de Duhalde, presidente provisional argentino entre enero de ese año y mayo de 2003, cuando el país literalmente ardía tras la devaluación del peso, la confiscación de los ahorros bancarios (popularmente conocida como "corralito") y la expansión galopante del desempleo, la pobreza y la delincuencia Lavagna fue el hombre del "riñón duhaldista", aunque con perfil independiente, que heredó Kirchner tras asumir el poder, el 25 de mayo de 2003, de la mano de un Duhalde en retirada estratégica para derrotar a su enemigo Carlos Menem, el gran perdedor de aquellas elecciones presidenciales Lavagna cumplió su rol y, desde entonces, fue uno de los ministros con mayor índice de aceptación popular dentro del gabinete Sus críticos le reconocen un cúmulo de éxitos: le cerró los caminos a la hiperinflación y a una escalada interminable del dólar; sacó al país del "default", con la reestructuración de la deuda externa privada con una quita de 50 por ciento promedio; puso fin al "corralito"; la pobreza bajó del 54 al 38 por ciento; el desempleo cayó del 22 al 11 por ciento, y la economía creció un promedio de 9 por ciento anual Su gestión lo catapulta entonces de manera directa al mundo de la política Y se dio un hecho esperado: Kirchner quería desprenderse de un hombre que llegó desde el aparato "duhaldista" y que competía con él en llevarse los méritos de su gestión Y Lavagna preparaba desde hace tiempo su retirada para armar su lanzamiento político "Lavagna tiene aspiraciones políticas para (las elecciones presidenciales) 2007 Esto implica que tiene que dejar el gobierno para prepararse para esa campaña", dice Ferreres, director del estudio Orlando Ferreres y Asociados Las mujeres al poder Pero no sólo Miceli se incorporó, el 1 de diciembre, al gobierno de Kirchner Nilda Garré, hasta entonces embajadora argentina en Venezuela y considerada afín a Hugo Chávez, asumió el ministerio de Defensa, también un cargo que, por primera vez, será ocupado por una mujer Los cambios en el gabinete se completaron con la asunción de Jorge Taiana, hasta entonces vicecanciller, como nuevo ministro de relaciones exteriores, y de Juan Carlos Nadalich, como ministro de desarrollo social Garré, Taiana y Nadalich reemplazaron a José Pampuro, Rafael Bielsa y Alicia Kirchner, hermana del presidente, que resultaron electos en el Congreso nacional en los últimos comicios, en salidas obligadas por estrategias políticas Pero lo de Lavagna fue diferente "Los cambios en el gabinete parecen indicar un mayor involucramiento presidencial en el día a día de la gestión económica", definió un estudio de la Fundación Mediterránea, fundada por el exministro de Economía, Domingo Cavallo, al que tuvo acceso Apro Lavagna y Kirchner competían en los últimos tiempos por la titularidad de las decisiones económicas, cuentan fuentes cercanas al poder Con la salida del ministro, el mandatario busca tener "una participación personal mucho mayor en materia económica", coincide, a su vez, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambias "Ha designado a alguien mucho más cercano que, sin duda, no va a competir en las decisiones Había una opinión muy fuerte de Lavagna que, en algún momento, no coincidía con el presidente", dijo El punto que más controversia generaba era el Fondo Monetario Internacional Lavagna era proclive a sentarse a negociar con el FMI, aunque sin grandes condicionamientos, pero Kirchner insiste en seguir con su política de desendeudamiento --ayudado por Venezuela que lleva comprados 1,200 millones de dólares en bonos de Buenos Aires, lo que permite a Argentina hacer frente a los pagos--, para salirse de la órbita del organismo de crédito internacional El plan de Kirchner es pagar hasta el último de los más de 11 mil millones de dólares que el país le debe al Fondo y luego desembarazarse de todo vínculo con la entidad La relación entre ambos se rompió durante la campaña electoral previa a los comicios de octubre Hasta entonces, Kirchner había respaldado públicamente el accionar de Lavagna, en especial en materia de reestructuración de la deuda externa, pero el casi nulo apoyo del ministro a la campaña terminó por fracturar el vínculo entre ambos "Era muy difícil mantener a un ministro que respondía políticamente al anterior gobierno de Duhalde Si bien Kirchner y Duhalde estuvieron aliados, hoy la oposición a Kirchner es Duhalde Por lo tango, Lavagna estaba comprometido con Duhalde y no quiso hacer campaña por Kirchner", dijo Ferreres Las denuncias que Lavagna hizo sobre prácticas corruptas en el área de Planificación del gobierno terminaron de dar un golpe final a su gestión Su salida era cuestión de días "El resentimiento político debe haber pasado más que cualquier cálculo en la remodelación que Néstor Kirchner hizo de su gabinete () No hay razones económicas que alcancen para explicar el alejamiento de Lavagna Aunque sí hay, en cambio, una acumulación de desencuentros personales y políticos ?con culpas compartidas-- que derivaron en el crujido" que provocó el anuncio de su salida, escribió el analista político Eduardo van der Kooy, en el diario Clarín, el de mayor circulación del país Miceli, un interrogante Felisa Josefina Miceli tiene, ante todo, un bajo perfil A los 51 años, madre de tres hijos y licenciada en Economía, llega al ministerio en momentos en que la inflación amenaza la estabilidad del país Su currículum dice que se recibió a los 22 años, que fue profesora en la Universidad de Buenos Aires, que integró la dirección del Banco Provincia (de Buenos Aires) y que ocupó un puesto en el Banco Central antes de ser la primera presidenta en 50 años del Banco Nación Además, es analista en temas financieros y vicepresidenta de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina Y, sobre todo, es una mujer que le debe mucho a Lavagna De sus épocas en la universidad se recuerda su militancia en grupos de izquierda, y entre sus profesores más recordados, emerge la figura del exministro, con quien se reencontró en el IDES, un centro de estudios que, durante la dictadura, se hizo conocido por oponerse a la política económica del régimen militar Al caer la dictadura, tomó contacto con grupos defensores de derechos humanos y ocupó la dirección del Banco Provincia durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-89), pero abandonó la gestión pública durante la década menemista (del expresidente Carlos Menem, 1989-99) Entonces, Lavagna le ofreció trabajo en su propia consultora, Ecolatina Lavagna, ya en plenas funciones de ministro, fue quien la llevó al Banco Nación y le presentó a Kirchner, quien llegó a calificarla como "una figura de la nueva dirigencia" Además de ser hincha del Racing como el presidente, Miceli comparte con Kirchner el hecho de que ambos no son del agrado del FMI "No es una mujer fácil y no come vidrio (no es ingenua)", la definió el titular de la Asociación Bancaria, Juan José Zanola Para Ferreres, "la línea económica va a seguir siendo la misma y no va a haber grandes cambios" Ahora vienen meses y años difíciles en materia económica Lavagna se retira con laureles con un crecimiento de 9 por ciento anual durante tres años Y ese crecimiento se hizo utilizando la capacidad instalada anterior Enfrentamos ahora falta de inversiones La inflación será del 12 al 12,5 por ciento anual y el año próximo el crecimiento será del 5 a 6 por ciento" El tema inflacionario es sin duda lo que más preocupa a Miceli y, por ende, al gobierno El índice que supera ya los dos dígitos es una señal que le quita el sueño a Kirchner En su primera medida como ministra, Miceli se reunió, junto al presidente, con los dueños de los hipermercados más grandes del país, y pactó con ellos un descuento del 15 por ciento en productos de primera necesidad, para contener la escalada inflacionaria "Ese será un punto fuerte de su gestión", dice Ferreres Pero, a juicio del economista, Miceli deberá también "conseguir inversiones y tener una buena relación con Estados Unidos Este punto no está bien entendido por el gobierno que pretende atraer inversiones a través de Venezuela Esto es un poco complicado", dijo En cuanto a la relación con el FMI, Ferreres dijo que la nueva ministra "se mostró más reacia que Lavagna" sobre entablar negociaciones sobre la deuda, y precisó que "esa política puede empeorar" los vínculos con el organismo financiero "Se necesitará un acuerdo Es difícil pagarle al FMI A lo mejor Venezuela les da los fondos que necesita, que son mil 600 millones para el año próximo", indicó Ferreres Kirchner ya hizo su movida y acumuló mayor control personal sobre la economía, una asignatura que será vital aprobar si quiere coronar sin problemas sus sueños de reelección en 2007

Comentarios