Caso Montiel: Negocios personales con recursos oficiales

lunes, 5 de diciembre de 2005
* Los hijos del exgobernador mexiquense usaron la representación oficial de la entidad en EU como oficina particular y de apoyo a prominentes priistas Houston, 5 de diciembre (apro) - Entre la comunidad de inmigrantes mexiquenses que viven en Estados Unidos, especialmente los que radican en Texas, es bien sabido que Arturo y Juan Pablo Montiel Yáñez, los dos hijos mayores del exgobernador y frustrado aspirante presidencial Arturo Montiel Rojas, usaron a la representación oficial del gobierno de la entidad instalada en Houston, como una oficina de sus negocios personales y de apoyo a personajes distinguidos del PRI La Casa Estado de México, la representación oficial de esa entidad en Estados Unidos, fue estratégicamente ubicada por Montiel en Houston, bajo el argumento de que desde ahí podrían brindar el apoyo que necesitaran los mexiquenses que viven en cualquiera de los 50 estados de la Unión Americana El priista Guillermo Santin, expresidente municipal de Tejupilco, fue el primer emisario de Montiel que se hizo cargo de la Casa Estado de México, y de inmediato puso la oficina a disposición de Arturo y Juan Pablo Montiel Yáñez "Yo no sé cuál sea el propósito principal de esa oficina, pero a mí me consta que la utilizaron los hijos del gobernador para promover su mueblería", cuenta Jorge Iturralde, editor de Club Deportes, un semanario deportivo muy conocido en todo el estado de Texas, que se edita y distribuye en Austin, la ciudad capital Recuerda Iturralde: "A principios de abril de 2002 me buscó Tatiana Bolaños, en ese entonces empleada del Consulado de México en Austin, para decirme que el director de la Casa Estado de México (Guillermo Santin) quería hablar conmigo Le dije que sí; y Santin me habló para pedirme que les organizara un torneo de futbol" El torneo se llevó a cabo el 20 de abril de 2002 en Austin; tenía como fin dar a conocer las labores altruistas de la Casa Estado de México, y el requisito para participar en él, era que los equipos de futbol estuvieran formados exclusivamente por mexiquenses "El señor Santin me explicó que era uno de los ayudantes directos del gobernador Montiel y que difundiera la realización del torneo Al equipo ganador se le premiaría con 20 uniformes oficiales del Club Deportivo Toluca, el cual también era patrocinador del torneo y que por ello procurara darle mucha difusión en mi revista, ya que todo era para unir a la comunidad mexiquense en Texas", explica Iturralde La convocatoria deportiva fue exitosa pero con la disyuntiva de que se inscribieron equipos formados no sólo por mexiquenses, sino también por mexicanos de otros estados de la Republica; inclusive hubo un equipo de hondureños "Participó muy poquita gente del Estado de México", recuerda Iturralde, quien agrega: "Una vez que quedó todo listo y organizado, me llama Santin para pedirme mi número de seguro social, con el cuento de que lo necesitaban para mandarme algunas cosas, yo no se lo di porque le expliqué simplemente que en Estados Unidos es ilegal que alguien use el número de seguro social de otra persona para operaciones financieras" La negativa del joven editor de Club Deportes molestó a Santin, quien de inmediato le comunicó que la participación en el torneo quedaba abierta para todo el mundo, tras lo cual empezaron a comercializar el campeonato a través de las estaciones de radio locales: La Caliente 1440, El Planeta 1560 y El Texano 1430, todas en amplitud modulada "El premio era atractivo, tomando en cuenta que cada uniforme oficial del Club Deportivo Toluca costaba en ese entonces unos 70 dólares cada uno", enfatiza Iturralde El día del torneo, que inició a las 8:00 de la mañana, Iturralde llegó a las canchas de futbol de Zilker Park y se encontró con una gran sorpresa: "Ya no se llamaba Torneo Casa Estado de México, sino Torneo Nuestra Casa; o sea, el nombre de la mueblería que los hijos de Montiel tenían en Houston, pero cuyos muebles se mostraban al cliente sólo a través de catálogos y en el Internet (el sitio de internet Nuestra Casacom, esta temporalmente cerrado) "Había mucha publicidad de la mueblería ?recuerda el editor-- y ahí mismo Santin me presentó a uno de los hijos de Montiel, a Juan Pablo, quien orgulloso me mostró la propaganda y las pancartas de su mueblería; pero lo más chistoso fue que cuando se juntó más gente, en el sonido que yo renté exclusivamente para el torneo de futbol se empezó a escuchar: ?Nuestra Casa le ofrece la oportunidad de comprar y de pagar sus muebles aquí y no nosotros se los entregamos allá en México, sin tener que pagar impuesto ni costos de transporte?" Para Nuestra Casa el torneo fue fabuloso, "vendieron un chingo", según Iturralde, pero para los futbolistas fue un fraude: "No hubo ningún tipo de ceremonia oficial, no llegó gente del consulado y el premio no fueron los uniformes oficiales del Club Deportivo Toluca A los ganadores se les dio un uniforme ?baratón?, que, claro, Santin dijo que era cortesía de Nuestra Casa Hubo mucha gente encabronada y con mucha razón, yo fui uno de ellos, porque a mí hasta me criticaron los medios locales por organizar el torneo en mi publicación no saqué nada del torneo, a mí me dio pena" Este joven editor del semanario deportivo afirma que a él, incluso, Juan Pablo le ofreció asociarse a la mueblería Nuestra Casa, "porque era un negociazo" Dependiente de la Oficina de Apoyo a Migrantes Mexiquenses, a cargo de la licenciada Rocío González Origüela, cuyas oficinas están ubicadas en la Ciudad de México y no en Toluca, la capital mexiquense, la Casa Estado de México estuvo localizada hasta el 31 de agosto pasado en la suite numero 110 del 2650 Fountainview, uno de los edificios de oficinas en la zona residencial más cara de Houston, en el área de Bellaire "A mí, a mi primo y a unos amigos nos invitaban seguido a participar en sus eventos de los sábados y domingos, pero eran eventos del PRI, porque nos regalaron balones de futbol, camisetas, lápices y maletas de la campana de Enrique Peña Nieto (actual gobernador del Estado de México) Nos decían que si los apoyábamos en la campaña ayudarían a nuestra familias en México", dice Miguel, un mexiquense oriundo de la ciudad de Toluca, quien por temor a las represalias de los hijos de Montiel o del exgobernador pidió mantener sus apellidos en el anonimato "La secretaria de la oficina, la señorita Rosario (Serrano), presumía a cada rato que los hijos del gobernador hablaban casi todos los días y que venían muy seguido a Houston, sobre todo cuando estaba lo más caliente de la campaña de Peña Nieto", añade Miguel --¿En los actos de la Casa Estado de México les hablaban de la mueblería Nuestra Casa? --se le pregunta Miguel --Claro, y mucho, pero era una tranza A varias personas de las cercanías de Toluca y hasta de otros estados, les vendieron dizque muebles fabricados aquí en Estados Unidos y a sus familiares les entregaron muebles hechos en México y que, incluso, tenían la etiqueta de la mueblería Elektra Uno compraba muebles caros y recibía muebles baratos", contesta Miguel Guillermo Santin, el expresidente municipal de Tejupilco, a quien en Austin y en Houston se le recuerda porque presumía su amistad personal con los hijos de Montiel y con el mismo gobernador, lo reemplazó como encargado de la Casa Estado de México, a mediados de 2003, Mario Tapia Rivera, priista, expresidente municipal de Coatepec Harinas y exdiputado estatal Este ultimo encargado de la Casa Estado de México tuvo una misión igual de particular a la de Santin: Ayudar a los hijos del gobernador y a los amigos personales de miembros distinguidos del Partido Revolucionario Institucional del Estado de México, y de cualquier parte de la Republica que fueran amigos del gobernador y que por cualquier razón tuvieran que viajar a Houston "Nos hablaba gente del PRI para pedirnos apoyo para sus amigos que viajaban a Houston, nosotros les proporcionábamos transporte y hasta, en ocasiones, los acompañaba Mario (Tapia) a las reuniones que tenían", admite la secretaria de la Casa Estado de México en conversación telefónica con el reportero En la oficina que hasta hace dos meses estuvo a cargo del exdiputado priista trabajaban tres personas, él, Rosario y Gino Demenegi, este último originario del estado de Veracruz, quien la hacia de traductor, chofer y secretario personal de Tapia Rivera En los casi tres años de trabajo en Houston como encargado de la Casa Estado de México, Tapia Rivera y Gino, obtuvieron notorios beneficios económicos De acuerdo con el testimonio de varios de los mexiquenses que participaron en actos organizados por la oficina mexiquense, Tapia Rivera y Gino, se desplazaban en dos automóviles Mercedes Benz, uno deportivo y otro de lujo, dependiendo de la ocasión Lo que pudo constatar el reportero fue que a Gino se le quedó el Mercedes deportivo, y que gente de Coatepec Harinas afirma que Tapia Rivera llego de Estados Unidos con un Mercedes, además de las motocicletas deportivas que llevó a su pueblo antes de que se le terminara el trabajo en Houston De manera insistente y por tres días consecutivos, la agencia Apro llamó a la oficina de la directora de Apoyo a Migrantes Mexiquenses para pedir información sobre el sueldo que percibieron Tapia Rivera y Demenegi como empleados de la Casa Estado de México, pero la licenciada González Origüela nunca respondió al llamado El miércoles 5 de octubre, Alfredo López Ríos, quien se presentó como "ayudante" de González Origüela, dijo al reportero que él no podía contestar nada sin autorización de su jefa y se limitó a tomar nota de la solicitud en la cual también se le pidió explicar por qué los hijos de Montiel usaban la oficina de Houston, cuánto se pagaba de renta por la oficina, y por qué razón los empleados de la misma tenían órdenes de atender a miembros del PRI y a los amigos o familiares de éstos Nunca respondieron Existen muchas dudas en torno a la labor y costos de mantenimiento de la Casa Estado de México en Houston, Rosario Serrano aseguró que por la renta de la oficina se pagaban 1,700 dólares mensuales, pero André Pereira, representante de la Oficina de Rentas de la empresa Boxer Property, dueña del edificio ubicado en el 2650 Fountainview, dijo que el gobierno mexiquense pagaba 750 dólares mensuales Entre otro de los beneficios personales que logró como encargado de la Casa Estado de México, Tapia Rivero se compró una casa en una de las zonas residenciales más exclusivas de Houston (comparte el vecindario con el expresidente George HW Bush, padre del actual presidente de Estados Unidos) La propiedad, a nombre de Rivera Mario Tapia, como estipula el registro de la propiedad número 0780090160007, del condado de Harris, en Houston, Texas, cuya copia está en poder de la agencia Apro, está ubicada en el 1820 Chimney Road, en la zona de Bellaire La casa cuyo valor es de 365 mil 593 dólares, fue construida en 1959 y consta de 3 recámaras, 2 baños completos, cocina, comedor un salón de juegos, una sala con chimenea y un enorme garage que sirve a la vez de cancha de basquetbol, y en el es común ver estacionado un Hummer color rojo --un automóvil estilo jeep militar que está muy de moda entra las familias ricas y cuyo valor en Estados Unidos es de entre 30 y 140 mil dólares Una vecina de la familia Tapia Rivera en Houston que pidió no ser identificada, comentó que ese Hummer lo manejan los hijos del dueño, a quien llaman "Gino" En Coatepec Harinas, Tapia Rivera está construyendo un hotel y tiene varias propiedades Consultada sobre las labores altruistas que ofrecían a los mexiquenses, Rosario Serrano, quien al igual que Gino y pese a que su oficina cerró en agosto pasado, se siguen considerando empleados del Gobierno del Estado de México porque reciben un salario mensual y atienden a los mexiquenses desde su teléfono celular personal, explicó que el trabajo era muy variado y hasta en ocasiones requería "visitar a los mexiquenses que se encuentran en la cárcel, ayudar a repatriar cadáveres a México, localizar a personas perdidas o dar dinero a las familias que lo necesitan" Es decir, labores similares a las que oficialmente le corresponde a los consulados de México en Estados Unidos La secretaria añadió que Tapia Rivera viajaba seguido a Chicago, entre otras ciudades, para apoyar a la población mexiquenses que allá residía, por lo que sostenía reuniones con funcionarios estadunidenses "Viajaba solo", añadió Serrano Esto pese a que el exdiputado mexiquense no habla inglés Consultado sobre si había alguna duplicidad de labores entre la Casa Estado de México y el consulado mexicano en Houston, Carlos González Magallón, cónsul general de México en esta ciudad texana, dijo con respecto a las visitas que Tapia Rivera hacía a presos mexiquenses que él no sabía nada de eso, y que esa labor le corresponde al cónsul de Protección de la dependencia a su cargo "Lo que hace esta representación del Gobierno del Estado de México y la de Puebla, que también tenemos aquí (Casa Puebla), es que en algunas ocasiones le proporcionan información exacta que ayuda a nuestros paisanos a resolver algunos trámites, como en el caso de los decesos; les dan nombres de funerarias que cobran barato o les ayudan a llenar los documentos", subraya el cónsul Tapia Rivera, quien según Miguel, presume que es amigo personal del gobernador Peña Nieto, es actualmente director general de Desarrollo Rural y Comercialización de la Subsecretaría de Infraestructura y Desarrollo Rural del Estado de México Apro solicitó una entrevista con el gobernador Peña Nieto para saber si ya tenía elegido al próximo encargado de la Casa Estado de México, sin embargo el gobernador mexiquense nunca respondió al pedido "Mejor que la cierren, para qué la quieren, si no fuera por las cosas que organizan para apoyar al PRI no harían nada Me consta que a veces Mario, Gino y la secretaria se pasaban días enteros solitos en esa oficina haciendo llamadas de otros asuntos", remata Miguel, quien le insiste al reportero que no revele sus apellidos "Pueden hacerle daño a mi familia allá en México", advierte

Comentarios