Nobleza obliga

martes, 1 de febrero de 2005
México, D F, 31 de enero (apro)- Cuauhtémoc Cárdenas ya hizo oficial lo que se esperaba: su intención de buscar, por cuarta ocasión, la candidatura del PRD a la Presidencia de la República A diferencia de las tres anteriores, en ésta, el líder moral del sol azteca tendrá que remar a contracorriente y, para colmo de males, con muchas posibilidades de naufragar en el intento Si bien la contribución del ingeniero al cambio democrático del país nadie la discute, su perseverancia --¿o terquedad?— por ser presidente de México puede contribuir a deteriorar su imagen ante muchos perredistas y simpatizantes y, por consiguiente, a una merma de posibles votantes en las elecciones federales del 2006, no sólo rumbo a la Presidencia, sino para los demás cargos que estarán en disputa: senadores y diputados El prestigio que él mismo se ha encargado de labrar, y su prosapia, en estos tiempos no son suficientes para convencer al electorado de que es la mejor opción para dirigir los destinos del país, aunque, tal vez lo sea, porque la simple idea de verlo como candidato provoca flojera, pese a que digan lo contrario los cientos de seguidores que lo acompañaron el día de su “destape”, la semana anterior Si nos atenemos a los sondeos, que poco a poco se están convirtiendo en una costumbre y en un método confiable para medir las preferencias electorales, tendremos que admitir que Cárdenas, en esta ocasión, no las tiene todas consigo Su nivel de aceptación en el sol azteca es demasiado bajo frente a la principal figura del perredismo, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, quien ha sabido capotear el escándalo de corrupción en que se vieron implicados dos de sus principales colaboradores, René Bejarano y Gustavo Ponce Pese al vendaval que ha sacudido al gobierno capitalino, López Obrador es hoy la opción más firme que tiene el PRD para competir por la Presidencia de la República, incluso con amplias posibilidades de alzarse con el triunfo, aun cuando los sondeos ubican a este partido en su nivel histórico de 17% de preferencias Sin embargo, la precandidatura de Cárdenas pone en riesgo la endeble unidad del sol azteca pues, aunque no quieran reconocerlo los detractores del ingeniero, su autoridad moral se impone al interior del partido, no obstante la escasa aceptación que tiene ante el electorado Su linaje le obliga a asumir una posición de mayor de altura y exhibir un ejemplo de humildad frente a un perredismo ensoberbecido, que apuesta a que únicamente la popularidad del jefe del Gobierno del Distrito Federal es suficiente para sacar al PAN de Los Pinos o para impedir un retorno de los dinosaurios del tricolor La enorme contribución de Cuauhtémoc Cárdenas al avance democrático del país estaría coronada con la admisión de que su tiempo político ya pasó –en el entendido de una legítima aspiración de arribar a Los Pinos-- y que, en un acto de responsabilidad y consecuencia, debiera dejar el camino libre a otras opciones que garanticen llevar al partido a un nivel realmente competitivo La declinación de Cuauhtémoc Cárdenas es necesaria a un PRD ávido de recuperar su prestigio social Si el líder moral mantiene su obstinación, confirmará que no lo mueve el interés del país, sino el personal Nobleza obliga Si bien la gestión de López Obrador en el Distrito Federal está salpicada de errores y escándalos (el programa de reemplacamiento, la delincuencia desatada, el sistema transporte público en caos…), sus obras sociales en pro de los sectores marginados de la capital; y materiales (los distribuidores y el segundo piso del Periférico), se han impuesto en el inconsciente de un sector importante de la sociedad, no sólo de los capitalinos, sino de buena parte del país De ahí su elevada popularidad y credibilidad que lo ponen en la antesala de Los Pinos, si antes no es desaforado y juzgado penalmente por el caso de El Encino Es, pese a todo, el más firme prospecto del PRD Si el ingeniero Cárdenas decide mejor unirse a la figura del PRD que garantice mejores resultados en la elección del 2006, su prestigio quedará a salvo, y será esta acción una de las mejores armas con que el sol azteca enfrente el proceso de relevo del binomio Fox-Sahagún El respaldo de Cárdenas al tabasqueño es imprescindible; no puede entenderse la lucha por el cambio en el país sin mencionar el nombre del michoacano; es un pilar importante y, por tanto, su sola presencia en actos de campaña del perredismo daría la fuerza necesaria a este partido para ir unido a una contienda que se antoja sumamente difícil Comentarios: jperez@procesocommx

Comentarios