Revés de Bush a Fox en torno a un acuerdo migratorio

jueves, 10 de febrero de 2005
* Respalda propuesta para endurecer controles sobre indocumentados * Este jueves la Cámara de Representantes votará un proyecto de ley Washington, 9 de febrero (apro) - El gobierno de George W Bush, que últimamente se ha dedicado a criticar al de Vicente Fox, le asestó otro golpe a la Presidencia de México, al expresar públicamente su apoyo a un proyecto de ley anti-migratoria que, entre otras acciones extremas, pide continuar con la construcción de una barda de 17 millas de longitud en la frontera común La legislación también pide endurecer las medidas de fichaje para los extranjeros que ingresen a territorio estadunidense, aumentar el número de agentes de la Patrulla Fronteriza y el Servicio de Aduanas, y restringir entre los indocumentados el uso de la licencia de conducir como identificación ante una entidad federal “La administración respalda fuertemente la aprobación en la Cámara de Representantes de la resolución HR 418, a fin de fortalecer la habilidad de los Estados Unidos para protegerse de la entrada y actividades de terroristas; en particular, la legislación aprieta los procedimientos de entrada y presencia en la Unión Americana de los extranjeros; facilita la construcción de barreras físicas donde sean apropiadas para defender las fronteras, y facilita en los estados el fortalecimiento de los estándares para la seguridad e integridad de las licencias de manejar”, aseguró Bush, en una declaración por escrito que distribuyó la Casa Blanca y que fue emitida por su Oficina Ejecutiva La declaración del mandatario, que se interpretó como un obstáculo más para que en el corto plazo se dé una reforma migratoria en Estados Unidos, está referida al proyecto de ley anti-migratorio que este jueves aprobará la Cámara de Representantes Conocida como el “Acta para un auténtico documento de identificación”, el proyecto de ley es una creación de Jim Sensenbrenner, representante republicano por el estado de Wisconsin y presidente del Comité Judicial, quien logró el respaldo de Bush, gracias al compromiso político que hizo con el mandatario el año pasado, y que consistió en retirar su oposición a la reforma a los sistemas de inteligencia, a cambio de que el Ejecutivo le diera el sí a su legislación anti-migratoria, lo que ahora está refrendando “La administración también trabajará con el Congreso para considerar exámenes biométricos a individuos que no puedan satisfactoriamente demostrar su ciudadanía o estatus legal migratorio”, remata el documento de Bush en apoyo a Sensenbrenner El ambiente anti-migratorio que permea por todos los rincones políticos de la capital de Estados Unidos, y que públicamente se niega a aceptar el gobierno foxista, es sin embargo una señal más de que el sexenio del presidente de México terminará sin que haya logrado el acuerdo migratorio que tanto ha patrocinado entre la comunidad de inmigrantes mexicanos en Estados Unidos y en la Republica Mexicana En otra acción, que también podría interpretarse como una lápida más en la tumba de la reforma migratoria durante la era Fox, Tom DeLay, líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, declaró esta semana, primero, que su opone al plan de Bush de crear un programa de empleo temporal para inmigrantes indocumentados que ya se encuentran viviendo y laborando Estados Unidos El líder republicano dijo que está de acuerdo en tener trabajadores huéspedes, siempre y cuando éstos se vayan a su país de origen a solicitar su ingreso al plan temporal, porque de lo contrario --y es por lo que él se opone al plan presidencial-- a los indocumentados se les estaría compensando por haber violado las leyes migratorias de Estados Unidos Hasta el 2006 Por último, DeLay señaló que ante las divisiones de su partido en torno a las ideas sobre una reforma migratoria, es posible que un proyecto de ley en esta materia sea sometido a votación hasta el 2006 o después Para colmo de las malas noticias en materia migratoria, otros legisladores miembros del partido de Bush, los republicanos Virgil Goode, de Virginia, y JD Hayworth, de Arizona, presentaron un proyecto de ley que pide al Congreso federal rechazar el acuerdo firmado entre los gobiernos de Bush y Fox, a fin de que los mexicanos jubilados que hayan trabajado en Estados Unidos reciban mensualmente un pago proveniente del Servicio de Seguro Social, al que tienen derecho tras haber contribuido con su labor al desarrollo económico estadunidense, y con el pago de impuestos a las arcas tributarias Con la resolución HR 418, básicamente Sensenbrenner pide que por el hecho de que algunos estados de la Unión Americana emiten licencia de conducir a indocumentados, ésta no sea aceptada como documento de identificación para procedimientos ante las instancias federales, y sea rechazada también como carnet de identificación en las aerolíneas y otros medios de transporte publico El AgJobs Este jueves, cuando con la bendición de Bush se apruebe el proyecto de ley patrocinado por Sensenbrenner, un grupo de legisladores de ambos partidos, entre ellos los senadores Ted Kennedy, demócrata, y Larry Craig, republicano, reintroducirán oficialmente en el Capitolio el proyecto de ley conocido como AgJobs, que pide la creación de empleo temporal para inmigrantes mexicanos en el sector agrícola, y con el que eventualmente podrían alcanzar un estatus de residencia permanente

Comentarios