Ni viejo ni nuevo: El mismo PRI

viernes, 11 de febrero de 2005
México, D F, 10 de febrero (apro)- Hace apenas unos días, el 6 de febrero, el periódico estadunidense The New York Times definió a Roberto Madrazo como la “nueva estrella” del PRI por supuestamente ponerlo otra vez en la antesala de la Presidencia de la República, entre otras cosas por haber “aprendido el error de sus formas y abrazado la democracia” En la nota del diario, difundida en México por la agencia gubernamental Notimex, Madrazo se ufanó de haber transformado al PRI, del que --se quejó-- quieren aprovecharse sus adversarios internos para arrebatarle la candidatura presidencial “Ahora que la novia es bella, que le hemos compuesto y limpiado la cara, todos desean estar con ella”, jugueteó con una metáfora poco afortunada En realidad, tal novia nunca ha sido bella y su rostro sucio, de por sí horrible, suele ser cubierto con maquillaje que se le corre muy a menudo, si bien logra transitoriamente seducir a colegas extranjeros que no terminan de entender las formas políticas de este país, de por sí complejas para sus propios ciudadanos Uno entiende que la información que transmiten los corresponsales deba ser fácilmente digerible para lectores, en este caso estadunidenses, que suelen estar poco informados, inclusive de sus asuntos domésticos, al grado que dan su apoyo a un personaje ignorante que los engatusa con la retórica del terrorismo Allá ellos Pero la información del Times no sólo es errónea en cuanto a que Madrazo es la “nueva estrella” del PRI, sino que también lo es en la coyuntura: la nota se publica justo el día en que se celebraron elecciones para gobernador en tres estados de la República, dos de los cuales no pudieron ser ganados por ese partido y su dirigente tan encomiado Con apuros, el PRI sólo retuvo Quintana Roo --en el que tuvo dos candidatos con diferentes siglas y con un gobernador volcado en el uso del presupuesto--, pero perdió Baja California Sur y Guerrero, uno de los estados más emblemáticos del caciquismo y la política sucia que representa Madrazo, cuya estrella seguramente ya no será tan brillante para los colegas de Nueva York Pese a los operativos fraudulentos, que incluyó el uso del presupuesto público y la campaña sucia instrumentada por el venezolano Juan José Rendón, y aun los asesinatos de tres policías y un menor de edad, previstos en la estrategia general del PRI denominada “Faro 2005”, Madrazo perdió de manera rotunda Y perdió junto con la parte más atrasada de la política del estado que representan Rubén Figueroa Alcocer, ese personaje todavía impune por el asesinato a manos de la policía estatal de 17 campesinos en junio de 1995, y Efrén Leyva, otro de los testaferros de Madrazo Es cierto, Madrazo logró un repunte en las conquistas electorales del PRI a raíz de capitalizar el “defecto Fox” que representa el mediocre gobierno del ciudadano presidente de la República, que ahuyentó de las urnas a muchos electores que votaron, en el 2000, por el PAN, y que tienen desconfianza del Partido de la Revolución Democrática (PRD), cuyos dirigentes son incapaces de ver más allá de su parcela de poder Sí, el PRI de Madrazo conquistó una relativa mayoría en la Cámara de Diputados en las elecciones intermedias del 2003, cuyo claro perdedor fue el PAN, y ganó siete de las diez gubernaturas al año siguiente, 2004, pero se equivocan quienes creen, como el Times, que el PRI ya se encuentra en la antesala de la Presidencia de la República El rotundo triunfo del PRD en Guerrero, que de paso exhibió la relativa utilidad de las encuestas como oráculo, es una clara señal de que, aun con todas sus mañas, el PRI no tiene capacidad de burlar a la ciudadanía que decide participar en las elecciones, sobre todo cuando detrás del candidato se encuentra la parte más putrefacta de ese partido Y esa parte más putrefacta la representa Madrazo, cuya reputación por su trayectoria está asociada al fraude, la traición y la falta de escrúpulos y el uso de recursos de oscuro origen, como los 72 millones de dólares que utilizó en su campaña para gobernar Tabasco, en 1994, y los recursos que empleó, junto con Elba Esther Gordillo, para ganar la dirigencia nacional del PRI, en febrero del 2002 Eso lo saben los compañeros de Madrazo en del PRI que ahora tratan de arrancarle la candidatura mediante la invocación de la democracia que, ojalá, existiera en ese partido, que como tal sólo comenzó a existir desde que perdió el poder presidencial, en el 2000, y de ahí los conflictos internos por la falta de reglas y de compromiso con la democracia Por ello, eso de que el PRI ya aprendió el error de sus formas y que ha abrazado a la democracia, según el diario neoyorquino, es apenas un buen deseo Tan no es el PRI un partido democrático, que los gobernadores priistas son los nuevos virreyes y jefes máximos en sus estados, sobre todo Tomás Yarrington, Manuel Angel Núñez y Arturo Montiel, quienes impusieron o tratan de imponer a sus sucesores No, no hay nuevo o viejo PRI –es el mismo--, ni Madrazo es la “nueva estrella” ni ese partido tiene la victoria asegurada, independientemente de quién sea el candidato priista, o del PAN y del PRD Llegado el momento, la gran franja de ciudadanos que no tiene compromiso con ninguno de los partidos políticos tomará la decisión en los dos polos que se definirán en el 2006 Apuntes El escándalo del presunto soplón infiltrado en la Presidencia de la República, Nahum Acosta Lugo, originado a raíz de la revelación del colega Francisco Garfias, el sábado 5, tiene ribetes partidistas Sin omitir la extrema gravedad de este hecho, que toca a las autoridades acreditar de manera rotunda y descubrir a sus cómplices por comisión u omisión, inclusive dentro de Los Pinos, se trata de una maniobra para liquidar a Manuel Espino Barrientos de la búsqueda por la presidencia nacional del PAN Espino, en efecto, representa a la extrema derecha, pero lo grave de la maniobra es que sus adversarios del PAN son capaces de poner en riesgo al país con tal de lograr su objetivo Ese es el partido de los responsables Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios