EPR: Desde el Cisen se buscó sacrificar a agentes de PFP (Primera de dos partes)

martes, 15 de febrero de 2005 · 01:00
* Niega vínculos con el linchamiento del 23 de noviembre en Tláhuac * Células de Sedena y Gobernación azuzaron y filmaron a pobladores México, D F, 14 de febrero (apro)- Luego de semanas de silencio, tras los hechos en San Juan Ixtayopan, en Tláhuac, el Comité Regional del Partido Democrático Popular Revolucionario (PDPR) y la Comandancia Regional del Ejército Popular Revolucionario (EPR), ambos del Distrito Federal, niegan su participación en el linchamiento y afirman que se trató de un operativo encubierto diseñado por el gobierno de Vicente Fox “No tuvimos participación alguna” en la agresión a los tres elementos de la Policía Federal Preventiva (PFP), dos de los cuales murieron a manos de la turba, el 23 de noviembre anterior “Fue un acto de provocación”, afirma la comandancia revolucionaria en respuestas a un cuestionario de Apro, en las que detallan lo que --afirman-- fue un montaje del gobierno denominado “Operación Tláhuac” En este operativo, afirma el PDPR-EPR, participaron tres células: una de la PFP, otra de Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la tercera del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), todas bajo la coordinación del director de esta última institución, Eduardo Medina-Mora “La célula de la PFP sería la que provocaría la discusión con los pobladores para que de ahí se generara un conflicto Esta célula desconocía el verdadero plan que sus mandos estaban llevando a cabo, solamente sabían del trabajo de chequeo La célula de la Sedena tenía que buscar y hacer tratos con personas que se dedican a la distribución de drogas para que estos mismos fuesen los azuzadores del linchamiento y sirvieran hoy como testigos protegidos “La célula del Cisen sería la que filmaría todos los hechos que servirían de testimonio, a pesar que hubiese golpeados o muertos Esta célula tenía bajo su cargo la información y la narración en detalle de lo que estaba sucediendo el 23 de noviembre del 2004” Y es que, afirma la organización guerrillera, los tres agentes de la PFP que fueron capturados y atormentados por algunos pobladores de San Juan Ixtayopan merodeaban en la zona desde principios de noviembre, reacios a identificarse ante la población que sospechaba de ellos y asumiendo una actitud retadora y prepotente En esas fechas, también, se había hecho público el video sobre los hermanos Cerezo en que narran su infancia en la zona, y es en esa coyuntura que se “siembra” a los tres agentes para tratar de detectar a la familia Cerezo o la eventual comisión de un ilícito del comité que demanda su liberación desde que fueron capturados, en agosto del 2001, presuntamente por haber activado explosivos en sucursales bancarias Por ello, los tres agentes en realidad “no investigaban el narcomenudeo, sino buscaban detectar algún militante de nuestro PDPR-EPR” Al fracasar, “reconstruyen el trabajo de inteligencia, y definen Cisen, Sedena, PGR y SSP generar un nuevo plan, llamado ‘Operación Tláhuac’, que tenía como objeto generar un acto de provocación” Según los eperristas, en el operativo intervinieron, también, otros funcionarios del Cisen: Rafael Gerardo Ruiz García, director de Análisis (actual subsecretario de Política Criminal de la Secretaría de Seguridad Pública federal); Alejandro Rubido García, subdirector de Análisis Estratégicos; Ardelio Vargas, director de Investigaciones, y Luis Dena Escalera, delegado en el Distrito Federal antes de haber desempeñado el mismo cargo en Chiapas “Con tal de alcanzar sus fines políticos, Vicente Fox autoriza la muerte de dos agentes”, acusa el grupo guerrillero, que asegura que el almirante José Luis Figueroa, entonces comisionado de la PFP, mantuvo en el lugar a los tres agentes por órdenes de su jefe, el secretario Ramón Martín Huerta Esta decisión fue convalidada por el general Rafael Macedo de la Concha, procurador general de la República, y Santiago Creel, secretario de Gobernación: “La célula de la Sedena informaba cómo veía morir a sus compañeros y la célula del Cisen filmaba la agonía de sus compañeros de trabajo Con esta negligencia gubernamental se aplica la política foxista de sacrificio” Esto es lo que pretende ocultar el gobierno federal, afirma el PDPR-EPR, y por ello se propaló la falsedad de que se encontró un video “olvidado por uno de los inculpados en su domicilio, y ahora se pretende usar la declaración del policía sobreviviente, Edgar Moreno Nolasco, para perseguir a luchadores sociales y reforzar la hipótesis de que se investigaba el narcomenudeo “Por lo tanto, en estos acontecimientos lamentables somos categóricos: No tuvimos participación alguna”, reitera, tal y como lo hizo público el 14 de diciembre, mediante el único comunicado que han emitido desde que se registró el linchamiento de los tres agentes de la PFP, el 23 de noviembre En ese comunicado, el grupo guerrillero afirmó que los detenidos en San Juan Ixtayopan eran sólo “chivos expiatorios”, aseguró no tener ningún nexo con el narcotráfico ni con bandas delictivas, y anticipó hechos de represión: “La ofensiva foxista seguirá y la falsedad de sus argumentos será la justificación para reprimir, saldrán a relucir las especulaciones y ‘sesudos’ análisis, como el de José Antonio Ortega, de la Coparmex (por cierto, este personaje es de la organización ultraderechista El Yunque), Cisen, Santiago Vasconcelos, Gilberto Higuera Bernal o Martín Huerta, vinculándonos con quien se les ocurra”

Comentarios