Argentina: Un alcalde en problemas

sábado, 19 de febrero de 2005 · 01:00
Buenos Aires (apro) - El alcalde centroizquierdista de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, a quien le adjudican ambiciones de acompañar a Néstor Kirchner como candidato a vicepresidente en sus planes de reelección en el 2007, camina hoy por una cornisa: Promueve una consulta popular para plebiscitar su gestión ante la oleada de críticas en su contra tras la muerte de 192 jóvenes en un incendio de una discoteca el 30 de diciembre anterior Si pierde –promete-- dejará el cargo para el que fue elegido por primera vez en 1999, y reelecto en el 2003 gracias al respaldo explícito del peronista Kirchner, que esta vez eligió el silencio frente a su aliado en desgracia “El oficialismo nacional –kirchnerismo-- ha entrado en crisis en el segundo distrito electoral del país”, después de la populosa provincia de Buenos Aires, dice a Apro el analista político Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios para una Nueva Mayoría Ibarra, un exfiscal que integró el grupo que acusó a los exdictadores durante el histórico “juicio a las juntas” militares durante la presidencia de Raúl Alfonsín (1983-89) tiene un solo objetivo: retomar la iniciativa y el poder político perdidos por la tragedia del Cromagnon, la disco que se incendió a fin de año en el tradicional barrio del Once Ese fatídico 30 de diciembre a la medianoche, un adolescente de unos 15 años –según el relato de testigos-- lanzó una bengala que provocó un incendio en el local, durante un recital del grupo de rock “Callejeros” Algunas de las puertas de emergencia estaban cerradas con candados y el local tenía vencida la habilitación del departamento de Bomberos Un total de 192 personas murieron, entre ellas varios niños, y cientos resultaron heridos El dueño del local, Omar Chabán, está hoy detenido y bajo proceso judicial A un mes y medio de la tragedia, Ibarra no pudo sacarse aún de encima el “estigma Cromagnon”, azuzado por sus cada vez más numerosos enemigos políticos La mayor tragedia no natural de la historia argentina causó un verdadero terremoto político en el gobierno porteño La oposición pidió la cabeza de Ibarra, acusado de “falta de gestión” por su incapacidad para controlar establecimientos privados y evitar este tipo de catástrofes “Lo importante es que en la política argentina haya un antes y un después de Cromagnon”, dijo el líder de Compromiso por el Cambio y presidente del popular club Boca Juniors, el centroderechista Mauricio Macri, quien perdió en el 2003 las elecciones municipales a manos de Ibarra Macri, hijo del poderoso empresario italiano Franco Macri, no pudo sobreponerse entonces al respaldo de Kirchner a su aliado en la capital argentina, y fue derrotado en una segunda vuelta con Ibarra, a pesar de liderar durante meses todas las encuestas y de contar con el apoyo del peronismo, el partido del presidente “Hoy hace falta un cambio en serio porque los argentinos necesitamos salir del lugar donde nos encontramos Cuando uno habla con la gente, ésta dice que la tragedia de Cromagnon se produjo por falta de control de la ciudad, sumado a la responsabilidad de un empresario”, dijo Macri “Buenos Aires está afectada por falta de gestión”, remató Más firmas Al contrario de lo que sucedió en Venezuela con el fallido intento de la oposición para sacar del poder a Hugo Chávez mediante un referendo, en Buenos Aires es el propio alcalde el que decidió salir a la calle a juntar firmas para convocar a una consulta popular sobre su gestión Ibarra necesita 500 mil firmas, sobre una población de cerca de 3 millones de habitantes, para poder convocar a un referendo de este tipo Para ello, y enmedio de fuertes críticas de la oposición y el respaldo del raído espacio de la centroizquierda, Ibarra consiguió el respaldo de decenas de ONG para que instalen mesas en las principales esquinas de la ciudad para recavar firmas Pero en la primera semana, sólo 10 mil personas habían estampado su firma para avalar la iniciativa, y la mayoría de ellas lucía confusa sobre el objetivo de la acción Muchos de los firmantes pensaban que estaban dando su respaldo a Ibarra para que siga en el cargo También Ibarra es uno de los pocos funcionarios sobrevivientes del antiguo Frepaso (Frente País Solidario) que formó la Alianza con la Unión Cívica Radical (UCR), que llevó al poder en 1999 a Fernando de la Rúa Radicalismo piquetero Ya no están en el tablero político el exvicepresidente Carlos “Chacho” Alvarez y la exministra Graciela Fernández Meijide, los dos dirigentes más carismáticos del antiguo polo de centroizquierda Hoy, los allegados de Ibarra son sólo un puñado de fieles seguidores que acompañan su gestión tras el desmembramiento del Frepaso, pero comparten un “espacio político común” de centroizquierda junto a numerosos aliados de Kirchner fuera de la estructura del partido peronista, donde el presidente mantiene una dura disputa interna con el exmandatario Eduardo Duhalde El piquetero moderado Luis D´Elia, titular de la Federación de Tierra y Vivienda, comparte ese mismo espectro político con Ibarra, aunque es crítico de su gestión En diálogo con Apro, afirma: “Me parece bien que se habiliten los procesos de legitimización después que estalló la crisis de Cromagnon Estoy de acuerdo, me parece que ha sido fuertemente cuestionada la investidura del jefe de gobierno, y comparto la decisión de Ibarra de que sea la ciudadanía la que decida si debe continuar “Su gestión no ha sido del todo buena Pero compartimos la misma visión política Indudablemente tenemos compromisos comunes Ibarra suma en vez de restar Nosotros saldremos a juntar firmas y (de efectivizarse el referendo) vamos a votar por su continuidad” D´Elia, quien afirma representar al sector más numeroso del movimiento piquetero, criticó duramente a Macri, a quien tildó de ser “una especie de depredador institucional” “¿Qué podemos esperar de un dirigente que en el club de futbol que preside puso como cláusula que para ser electo como autoridad de ese mismo club hay que tener un patrimonio de 10 millones de dólares?”, se pregunta En la vereda de enfrente, el piquetero duro Raúl Castells, titular del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados y promotor de las protestas más férreas contra el gobierno, pide la cabeza de Ibarra “Nosotros planteamos que no debe haber impunidad ni plebiscito No se puede avalar o no en una votación 192 asesinatos Planteamos la renuncia y encarcelamiento de Ibarra y rechazamos absolutamente cualquier plebiscito para avalar estos crímenes Para nosotros sería lo mismo que (el exdictador Jorge) Videla quisiera hacer un plebiscito por los 30 mil desaparecidos” de la dictadura”, dice en entrevista con Apro Castells agrega que “acá hubo 192 personas que no murieron por un accidente, sino porque se dieron así todas las circunstancias por parte del Estado y los dueños de Cromagnon Nosotros vamos a hacer movilizaciones contra ese plebiscito” “Ellos pueden juntar las firmas necesarias por el aparato del Estado, pero será inmoral e ilegal que se plebiscite la impunidad ante tantos crímenes Vamos a pelear para que la mayoría no vote o rechace a Ibarra”, señala “Ibarra o Macri son la misma cosa Lo único que los diferencia es el lenguaje, pero la política es la misma”, asegura Castells Para el analista Rosendo Fraga “la nueva situación generó una fuerte caída en la imagen de Ibarra, rompiéndose la incoherencia que se registraba entre la valoración de su persona y su gestión Aunque había logrado una buena imagen pública, la gente se mostraba insatisfecha respecto de varios aspectos concretos de su administración” Ahora, “las aspiraciones de Ibarra de acompañar a Kirchner como candidato a la vicepresidencia en una eventual reelección del 2007, o de ser candidato a senador nacional en la capital, ese año, no parecen tener posibilidades”, agrega Pero como suele repetirse en un país que pasó del eslogan “que se vayan todos” durante la crisis del 2001, a elegir a los mismos políticos que actuaron en los noventa: “En política nada es definitivo” “Una derrota del oficialismo en el distrito porteño –concluye Fraga su análisis-- a veces puede anunciar un cambio de tendencia nacional y, sobre todo, expresar el humor político de los sectores medios, a los cuales Kirchner ha tratado de cortejar”

Comentarios