Bajo amenaza, los bosques de Oaxaca

lunes, 21 de febrero de 2005
* Ubican 80 focos de infestación del gusano descortezador Santa María Yavesía, Oax , 21 de febrero (apro)- La Sierra Norte vive en estado de conmoción, y ese desastre tiene nombre y apellido: gusano descortezador Este “cáncer” --detectado en los bosques de Santa María Yavesía, San Antonio Cuajimoloyas, San Miguel Amatlán, Santa Catarina Lachatao, Latuvi, Nevería y San Isidro Llano Grande--, de no extirparse, podría convertir a esa región en un extenso cementerio ecológico Y aunque se tienen ubicados 80 focos de infestación, el riesgo potencial es que el mal se irrigue a 10 mil hectáreas de bosque, y entonces sí, la Sierra Norte se convierta en un “panteón” de árboles en pie Sin embargo, los comuneros ya iniciaron un tratamiento de emergencia a su bosque, consistente en ‘quimioterapias’ empleadas en el corte, derribo, troceo y quema de la corteza de los árboles donde se hospeda el gusano descortezador Mientras tanto, el Consejo Estatal Forestal de Oaxaca sigue esperando que el gobernador Ulises Ruiz Ortiz declare la “contingencia ambiental” en la Sierra Norte, ya que más de cien mil metros cúbicos de madera se encuentran totalmente dañados por la plaga, cantidad que equivale a la sexta parte de la producción maderable anual del estado De acuerdo con los técnicos forestales, la situación es “extremadamente grave”, porque de no frenarse pronto el mal, se podrían perder un millón de metros cúbicos del recurso Según los especialistas, se requieren de por lo menos 5 millones de pesos para el combate inicial del mal que, de no atenderse, acabaría con uno de los ‘pulmones’ de la capital del estado Pueblos de madera “Nunca hemos sido hijos predilectos del gobierno porque nos pronunciamos por la conservación del bosque y no de su explotación”, destaca el representante de Bienes Comunales de Santa María Yavesía, Mauro Cruz Hernández, mientras a un tiempo 28 brigadas de comuneros derriban los árboles muertos de pie, o que el gusano descortezador los mantiene en lenta agonía Sin contar con apoyo oficial, únicamente con un permiso del 31 de enero al 31 de marzo del 2005 para el combate de la plaga, los 517 comuneros se organizan vía brigadas para proteger su bosque Es de madrugada del lunes Los hombres, desde los 15 años hasta los ancianos, abandonan su pueblo para sacrificarse durante una semana en cuidar su bosque sin percibir ningún salario Los hombres del pueblo están dispuestos al sacrificio, dan su tequio, aportan sus motosierras, cadenas y herramientas para derribar, trozar y descortezar 20 árboles diarios infestados de la plaga Mientras, los hombres que emigraron a la capital del país, al norte, a Estados Unidos o Canadá, envían remesas importantes para dar mantenimiento a sus herramientas, y otros, para mantener a sus familiares que dejaron todo para combatir al gusano descortezador “Aunque sea tortilla con chile comemos, a cambio de tener un bosque vivo”, exclama el alcalde de Santa María Yavesía, Anselmo Martínez Pérez, mientras descorteza un árbol plagado Recuerda sus diferencias con Semarnat y Conafor: “Nosotros no estamos interesados en sacar dinero sino proteger nuestro bosque, y a ellos les gana la ambición” El representante suplente de Bienes Comunales de esa comunidad zapoteca, Fernando Ramos, explicó: “No se aceptó el proyecto forestal del gobierno federal y estatal en 1984, porque se diseñaron proyectos que atentaban contra la vida comunitaria de Yavesía, toda vez que nuestra vida depende del agua que es captada en el bosque” Y es que la vida de la comunidad está centrada en la actividad frutícola y en el uso del agua, entonces, la gente siempre ha estado consciente que si algo le pasa al bosque, si lo dañan o se hace un aprovechamiento forestal, se abren caminos, eso inmediatamente tendría una repercusión Recordó que la gente sabe que cualquier cosa que pase en el bosque, va afectar su proyecto de vida, como pasó con un estanque que quedó inservible, o como cuando la lluvia arrastró el aserrín de un aserradero de los pueblos mancomunados y mató a casi 10 mil truchas Y hace tres años se registró una granizada que arrasó con todo, hasta se llevó la cimbra de un puente que estaba a punto de colarse Es por ello que el pueblo no quiere un manejo forestal, y por lo tanto esa ha sido la crítica oficial a la comunidad, pues “nos oponemos a su modelo de desarrollo, pero es que las comunidades forestales ya han hecho demasiado daño al territorio” Destacó que los únicos espacios que no son forestales son San Pedro Cajonos, con 3 mil hectáreas de bosque; San Juan Chicomexuchil, con 3 mil hectáreas de selva seca, y Yavesía, con 9 mil 147 hectáreas en una cabecera de cuenca tan importante como la del río Papaloapan Por todo ello, reitera, “ha sido muy difícil la negociación con el gobierno, debido a la firme posición de la comunidad, sin embargo, se ha avanzado mucho, ya que se ha reconocido el conflicto que existe entre Yavesía y los pueblos mancomunados, situación que permitió una negociación más rápida en este año para combatir la plaga Recordó que el año pasado tardaron seis meses en negociar para que les concedieran el permiso a fin de cortar los árboles plagados Y pese a que este pueblo, tan pulcramente limpio y ordenado, donde un río separa a la iglesia de la presidencia municipal; donde en cada esquina hay un bote de basura; donde no existe ninguna pinta política o graffiti; donde se respira comunidad, ha sido bloqueado por las autoridades, principalmente forestales, aunque pese a ello, han sabido salir adelante y hasta cuentan con una planta de agua que tuvo un costo de un millón y medio de pesos, y donde el gobierno nada tuvo que ver Explicaron que de estos recursos, 70% es dinero de los migrantes que se encuentra en el norte del país y en el extranjero y, el resto, aportación de la comunidad a través de tequios (trabajo no remunerado) Cruz Hernández hizo hincapié en que mientras los funcionarios estatales y federales se hacen ‘pendejos’ y no ayudan a los pueblos, la Embajada de Holanda fue la única que los apoyó con despensas Ahora esperan que este nuevo gobierno estatal les brinde apoyo Insistió en que “nunca hemos sido hijos predilectos del gobierno” Y recordó una amarga experiencia que tuvieron en 1999, cuando Salvador Anta Fonseca autorizó la explotación de 10 anualidades, que eran 450 metros cúbicos, y su gente aguantó un año vigilando para que los pueblos mancomunados no entraran a talar el bosque Así mismo, cuestionó a Zenaido Garnica, de la Conafor, porque habla del problema que mantiene Yavesía con los mancomunados, y menciona que es un asunto que ya cuenta con una resolución presidencial, “y ni sabe en qué cuestión están y se mete a tocar un aspecto legal que ni siquiera conoce, cuando nosotros tenemos los argumentos jurídicos” Respecto del mal que los aqueja, manifestó que son casi 90 hectáreas las que están plagadas, y no como la Conafor lo maneja Consideró que “hoy es el momento oportuno para combatir la plaga”, de ahí que los comuneros estén derribando los árboles afectados por el gusano, y se estima que alrededor de 25 mil árboles son los que tienen que cortar para evitar un desastre natural Pidió que a partir de este momento se empiece a diseñar un plan de regeneración del área combativa, si va a ser natural o habrá la necesidad de un vivero para introducir las especies nativas En tanto, el edil cuestionó a las autoridades que, el año pasado, en lugar de atender el problema de las plagas, se preocuparon por licitar la empresa maderera que iba a comercializar el producto El alcalde manifestó que “nos hemos topado con muchas trabas porque involucran cosas políticas y nos han dado muchas vueltas Ahora nos culpan de que nos oponemos al combate de plagas, cuando el mismo pueblo se dio cuenta que no es así y, por medio de tequios, vamos a demostrarle al gobierno de que sí podemos hacerlo” Y mientras los hombres luchan por su bosque, las mujeres hacen la lucha buscando la forma de subsistir Contingencia ambiental El especialista en sanidad forestal de la Gerencia Regional V de la Conafor, Juan Cruz Avilés, manifestó que “el bosque de la Sierra Norte es un panteón de árboles en pie”, ya que el problema de la plaga se ha extendido exponencialmente en los últimos seis años en esa región De ahí que, el Consejo Estatal Forestal de Oaxaca urgió al gobierno del estado para que declare una “contingencia ambiental” en la Sierra Norte La determinación de que se declare la contingencia fue tomada durante la primera sesión que celebró el CEFO a fin de evitar un desastre ambiental Por su parte, el delegado de la Semarnat, Esteban Ortiz Rodea, expuso que esa dependencia autoriza cada año el aprovechamiento de 20 mil hectáreas de bosque (600 mil metros cúbicos de madera) a 140 comunidades, lo cual permite dimensionar la emergencia ecológica que se vive en la zona Reconoció que los conflictos de carácter agrario y social que enfrentan los pueblos mancomunados, debido a la separación de Santa María Yavesía de las otras poblaciones que sí están entre los primeros: San Antonio Cuajimoloyas, San Miguel Amatlán, Santa Catarina Lachatao, Latuvi, Nevería y San Isidro Llano Grande, han sido el principal obstáculo para el saneamiento de su bosque Por su parte, Francisco Maldonado, director del Centro de Educación y Capacitación Forestal, manifestó que si bien la pérdida forestal se ha estimado en cien mil metros cúbicos, existe la posibilidad de que en estos momentos alcance ya el millón de metros cúbicos de madera los que se encuentran plagados, mismos que se podrían perder si no se actúa con celeridad Riesgo de incendios De acuerdo con el subgerente operativo de la Gerencia Regional V de la Conafor, Zenaido Garnica Sánchez, los trabajos en la zona plagada --suspendidos a fines de 2004-- deberán prever la conciliación política y una intensa labor de retiro de los árboles muertos, toda vez que existen toneladas de materia combustible acumulada, la cual que puede dar paso a incendios forestales difíciles de controlar Cabe señalar que, según informes del Comisariado de Bienes Comunales de La Trinidad, Ixtlán, en los bosques de esa demarcación --lo mismo que en San Andres Yatuni, agencia municipal de Santiago Xiacuí-- ya se han detectado brotes de la misma plaga Todos los actores involucrados exigieron al gobierno del estado que despliegue medidas urgentes para evitar un mayor desastre; de lo contrario, deberá asumir las consecuencias de su omisión

Comentarios