El efecto bumerang

jueves, 24 de febrero de 2005
México, DF, 23 de febrero (apro) - El desafuero de Andrés Manuel López Obrados está cada vez más lejos de concretarse, ya que para el PRI y el PAN el efecto que ha tenido la amenaza de meterlo a la cárcel ha resultado contrario a sus deseos En lugar de bajar en popularidad, el tabasqueño ha crecido Las últimas señales que han enviado los priistas, a través de Roberto Madrazo y Emilio Chuayffet, es que no prosperará el dictamen de desafuero en la Sección Instructora de la Cámara de Diputados, muy a pesar del deseo del PAN y del gobierno de Vicente Fox, que insisten en llevar hasta las últimas consecuencias el presunto desacato del jefe del gobierno capitalino a la orden de un juez para detener la construcción de un camino en el predio El Encino En los cálculos que hicieron los madracistas resultaba más caro el caldo que las albóndigas, y esto se confirmó con la encuesta que publicó este miércoles María de las Heras, realizada del 16 al 20 de febrero a nivel nacional, en la cual López Obrador ganó 4 puntos en la preferencia ciudadana, los mismos que perdió Santiago Creel, respecto de la última encuesta levantada en noviembre anterior Con el desafuero, priistas y panistas le regalaron a López Obrador una campaña de propaganda no sólo a escala nacional, sino también internacionalmente Las notas publicadas el fin de semana de la conferencia que dio a los corresponsales extranjeros, y las de otras publicaciones que le dedicaron su portada, como Newsweek, levantaron más la imagen del perredista Lo mismo ocurrió con la carta que un grupo de escritores e intelectuales mexicanos publicaron en días pasados, haciendo ver con mayor claridad la percepción que la mayoría de la gente tiene sobre el desafuero: que se trata más de una argucia política para sacar de la carrera presidencial a López Obrador que la aplicación de la ley a un supuesto desacato de la orden de un juez El jefe de gobierno capitalino ha capitalizado muy bien este ataque, al grado de provocar un efecto bumerang al pretendido golpe político que en principio PRI y AN impulsaban Con López Obrador está ocurriendo un fenómeno similar al de Fox antes de las elecciones del 2000 Por más que el PRI intentaban golpearlo, los ataques lo fortalecían La explicación de este fenómeno podría encontrarse en una cosa muy simple Cuando se hace evidente que el ataque no tiene fundamentos ni bases, y que la intención es únicamente para demeritar la imagen del adversario, la respuesta de la opinión pública es rechazar una estrategia que en el fondo menosprecia su inteligencia Este es el caso del desafuero de López Obrador, donde las claras evidencias de errores en el proceso judicial, así como los linderos del terreno en litigio, las negativas de los diputados de PAN y PRI en la Sección Instructora de aceptar nuevas pruebas por parte del gobernante capitalino, y sobre todo la información publicada a principios de año de una reunión en el rancho del presidente Fox, donde su esposa Marta Sahagún aseguró que la pelea por la Presidencia en el 2006 se daría sólo entre priistas y panistas, resaltó con mayor claridad la intención de sacarlo de la competencia en el 2006 Otro elemento que quizá habría que tomar en cuenta es esa tendencia que como pueblo tenemos los mexicanos, de estar con el más débil, sobre todo cuando se quiere abusar de esa condición Para el caso de López Obrador, lo que la sociedad y una parte de la clase política estarían rechazando es el uso de la fuerza del Estado por parte del gobierno foxista para eliminar a un adversario Mientras en el PRI ya se tiene casi amarrado el voto en contra del desafuero en la Cámara de Diputados, y los del PAN no saben cómo salir de este atolladero político La supuesta opción de responsabilizar al diputado del PRD, José Agustín Ortiz Pinchetti, entonces secretario de Gobierno cuando se pidió detener las obras en El Encino, que presuntamente propuso el diputado panista Germán Martínez, ha dejado mal parado al blanquiazul Difícilmente el PAN va a lograr lo que el PRI hábilmente ha hecho al desmarcarse de los costos políticos que ya le ha ocasionado el proceso de desafuero de López Obrador La imagen pulcra de los panistas se verá manchada por esta maniobra electorera de sacar de la carrera presidencial al tabasqueño Al final del proceso legislativo, el PAN será el único que pierda en imagen en su intento de llevar a la cárcel a López Obrador Y, paradójicamente, habrán ayudado a reponer la imagen de su principal adversario, que se había visto afectada gravemente por los video-escándalos de corrupción de René Bejarano, Carlos Imaz y Gustavo Ponce

Comentarios