Amparo crucial

domingo, 27 de febrero de 2005
El 28 de febrero de 2004, después de casi tres años de haber integrado su demanda de amparo, Raúl Salinas interpuso ese recurso ante el Segundo Tribunal Colegiado del Segundo Circuito en Materia Penal, con sede en Toluca, para ir contra la sentencia que el 16 de julio de 1999 le dictó el Primer Tribunal Unitario del Segundo Circuito como autor intelectual del homicidio de Ruiz Massieu De obtener dicho amparo, el acusado quedaría en libertad, pues la acusación de enriquecimiento ilícito ?por la que es procesado y no ha recibido sentencia? le permite salir bajo fianza Salinas enfrenta este juicio para determinar el origen de 120 millones de dólares que depositó en Suiza y que, según él, le dieron varios empresarios para crear un fondo para la adquisición de empresas La defensa espera para que entre los días finales de marzo y los primeros de abril se resuelva la solicitud de amparo "Tenemos plena confianza en el Poder Judicial y en que se hará justicia", se limitó a declarar Alonso Aguilar Zinser, quien encabeza el equipo de ocho abogados, entre ellos el hijo del acusado, Juan José Salinas Pasalagua En la petición del amparo directo para revisar la constitucionalidad de su sentencia, Salinas alega que se violaron los artículos 14, 16, 19, 20, 21, 73, 102, 124 y 133 de la Constitución, además de leyes y principios generales de derecho que dejaron de aplicarse o se aplicaron de manera inexacta Las violaciones se habrían centrado en tres temas: la falta de competencia del magistrado del Primer Tribunal Colegiado para emitir la sentencia, la falta de probidad de su principal acusador (Fernando Rodríguez González) y la inconsistencia de las pruebas de presunción La defensa de Salinas asegura que el magistrado carecía de competencia porque el homicidio no es un delito federal, además de que no debió tratarse en Toluca, sino en la Ciudad de México, donde ocurrieron los hechos El caso se radicó en la capital del Estado de México porque el fiscal especial Pablo Chapa Bezanilla ordenó su traslado al penal de Almoloya, hoy La Palma Además, Salinas argumenta que la sentencia condenatoria se dictó a pesar de que el 15 de febrero de 1995 ?dos días después de una visita que le hizo Chapa Bezanilla al penal? el denunciante Fernando Rodríguez modificó de manera sustancial su declaración, pues en su primera comparecencia ante el Ministerio Público no mencionó al hermano del expresidente Añade que Rodríguez González "respondió a un interés económico ilegítimo, alteró habitualmente la realidad y manipuló, y transgredió el orden jurídico violando diversas normas penales", pues cambió su declaración luego de recibir 500 mil dólares de Chapa Bezanilla a través de su propia hija, Gabriela Fernanda Rodríguez Gastélum Luego de inculpar a Salinas, Rodríguez fue trasladado de La Palma al Reclusorio Sur y la PGR le devolvió los bienes que le había incautado, además de designarle al abogado Víctor Manuel Buendía Cabrera para su defensa Además, el testigo se entrevistó en 17 ocasiones con personal de la PGR "En conjunto ?dice Salinas?, estos hechos demuestran la existencia de una comunidad de intereses entre el órgano de la acusación y el testigo", de lo que "se desprende la falta de independencia de Rodríguez González" El acusador terminó por recibir una sentencia a prisión de 37 años, al ser señalado por la fiscalía como copartícipe del asesinato de Ruiz Massieu, pues fue "determinado" por Muñoz Rocha para organizar el crimen, contratando al asesino Daniel Aguilar Treviño a través de su hermano Jorge Rodríguez González Ese cambio de declaración viola una jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia, según la cual las primeras declaraciones tienen preponderancia, pues las segundas pueden ser aleccionadas, sostiene el preso Y agrega: "En el expediente está plenamente demostrado que Rodríguez narra hechos contrarios a la realidad", como el de haberse ostentado como licenciado en derecho y negar sus adicciones a las drogas, pero sobre todo el haber mencionado entrevistas entre el desaparecido Manuel Muñoz Rocha, entonces diputado federal del PRI, y Raúl Salinas, cuando el acusado se encontraba en Nueva York La última referencia que se tiene de Muñoz Rocha es que, en 1995, personal del consulado de México en San Antonio, Texas, lo vieron junto con el entonces también prófugo Enrique Fuentes León En sus acusaciones ante la fiscalía, Rodríguez asegura que acompañó a Muñoz Rocha a una reunión en el domicilio de Raúl Salinas el 1 de septiembre de 1994 Una segunda visita, según el principal testigo de la PGR, tuvo lugar tres días antes del crimen, pero Salinas asegura que ese día, el 25 de septiembre, estuvo en Ciudad Victoria, donde se encontraba el diputado Muñoz Rodríguez declaró que supo del asesinato en su propia casa de División del Norte 619 en la colonia Del Valle, del DF, por ser "confidente" de Muñoz Rocha Y declaró que, como tal, supo que Raúl Salinas quería desde 1993 "hacer a un lado a las personas que se oponían al proyecto salinista de modernización", para lo cual financió la muerte de su excuñado Ruiz Massieu Rodríguez ofreció distintas versiones sobre las circunstancias de esa supuesta intención, dice Salinas en su petición de amparo "Además de su falta de independencia y probidad, el testigo tiene el carácter de oídas, ya que no le constan de manera directa los hechos que atribuye al quejoso, sino por referencias de terceros", reitera el documento Se refiere también a una carta que Rodríguez le envió el 21 de mayo de 1997 al periodista Javier Solórzano, en la que asegura haber declarado de acuerdo con lo solicitado por Chapa Bezanilla: "Chapa Bezanilla sí sembró pruebas, sí falseó declaraciones, sí ocultó información y personas, sí manipuló los procesos al interés de su patrón, sí manoseó a su antojo la verdad; pero todo ello no para culpar a Raúl Salinas de Gortari, sino para permitirle salir exento, absuelto de un proceso al que además tenía la garantía de que por ese crimen no se le volvería a juzgar Encerrar por un rato a Raúl serviría además para celebrar el rito de ruptura Salinas-Zedillo", escribió entonces Rodríguez Respecto de las pruebas de presunción, el hermano del expresidente sostiene que, como no había una prueba determinante, el Primer Tribunal Unitario actuó con base en indicios, sin respetar la norma "Se me condenó porque el tribunal concluyó que Fernando Rodríguez dijo la verdad respecto a lo que dice que le dijo Muñoz Rocha", concluye Salinas l

Comentarios