Colima: Las ventajas del poder

lunes, 28 de febrero de 2005
* En franca violación a las leyes agrarias, Pablo Humberto Carvajal compró terrenos ejidales que luego vendió a Grupo Modelo Colima, Col , 28 de febrero (apro)- En 2002, antes de que se anunciara oficialmente un proyecto del Grupo Modelo para construir una gran planta cervecera en esta entidad, Pablo Humberto Carvajal García, jefe del Departamento de Promoción de la Inversión de la Secretaría de Fomento Económico (Sefome) en el sexenio pasado, y su compadre J Trinidad Polanco Gómez, adquirieron más de 170 hectáreas de terrenos ejidales que pertenecían, al menos, a 15 campesinos, para venderlas posteriormente a la empresa De acuerdo con documentos oficiales obtenidos en el Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Colima, así como del Registro Agrario Nacional, las parcelas compradas por J Trinidad Polanco, en el ejido Los Limones, fueron la 37, 39, 40, 42, 43, 44, 45, 47, 48, 53 y 54; a la vez, las adquiridas por Pablo Humberto Carvajal fueron la 2, 4, 5, 6 y 7 del ejido Lo de Villa Antes de esta operación comercial, Polanco era poseedor únicamente de la parcela 45, de 18 hectáreas de superficie, y había sido presidente del Comisariado Ejidal de Los Limones Pablo Humberto Carvajal, en cambio, no tenía relación con las cuestiones ejidales y para poder comprar las parcelas en Lo de Villa tuvo que ser reconocido por la asamblea como ejidatario, según el acta de la asamblea celebrada el 7 de mayo de 2002 Conforme al dictamen técnico del Procede, fechado el 3 de octubre de 2002, la superficie de tierras a nombre de J Trinidad Polanco en Los Limones –142 hectáreas-- violó la normatividad, pues “rebasó la superficie de 5 por ciento (37 hectáreas) calculada como la máxima para ser detentada por los ejidatarios y/o posesionarios con la suma de sus parcelas de la superficie ejidal” Y es que la superficie en poder de Polanco representaba 1895 por ciento de la extensión total del ejido Aunque los dos intermediarios de los terrenos del Grupo Modelo aparecen en los documentos de la transacción con los ejidatarios como compradores particulares, según algunos testimonios de campesinos que vendieron, las negociaciones se realizaron en las oficinas de la Secretaría de Fomento Económico del gobierno estatal, que en ese tiempo era encabezada por Carlos Guillermo Aguirre Ceballos Los trámites legales para la operación de los intermediarios en la compra-venta de los terrenos corrieron a cargo de los abogados Carlos Eduardo Barreda Cedillo –hermano de fallecido secretario de Finanzas, Luis Ramón Barreda-- y/o Rogelio Alejandro Orozco Ruiz, actuales integrantes del Departamento Jurídico del Gobierno del Estado Extrañamente, en los documentos de la compraventa aparece que los intermediarios vendieron los terrenos al Grupo Modelo en el mismo precio en que los habrían adquirido de los ejidatarios En el caso de las once parcelas –142 hectáreas— en manos de J Trinidad Polanco fueron vendidas a la empresa en 35 millones 907 mil 224 pesos, cantidad que habría pagado por ellas Por ejemplo, en el contrato de enajenación de derechos parcelarios fechado el 2 de febrero de 2002, se establece que el señor Andrés Villalobos Aguilar vende a J Trinidad Polanco la parcela 47 de Los Limones, de 6 hectáreas, en 701 mil 239 pesos, esto es, a 11 pesos el metro cuadrado, y en la escritura 13,148 quedó consignado que el intermediario la vendió a la cervecera exactamente en la misma cantidad En la escritura de la venta de las parcelas de Polanco Gómez a la empresa, de la que dio fe el notario público Juan José Sevilla Solórzano, se consignó la comparecencia del ejidatario y su esposa, Teresa Isáis Rodríguez, como parte vendedora, y Carlos Fernández González, como apoderado general de la empresa Compañía Cervecera de Colima, SA de CV, como la parte compradora, quienes señalaron: “Que tienen concertado un contrato de compraventa en ejecución del Contrato de Comisión Mercantil celebrado por Inmobiliaria Wit SA de CV, quien cambió su denominación a Compañía Cervecera de Colima SA de CV, como comitente, y el gobierno del estado como comisionista, con fecha 1 de marzo de 2002, con la finalidad de adquirir los predios rurales identificados como las parcelas números 37, 39, 40, 42, 43, 44, 45, 47, 48, 53 y 54, pertenecientes al ejido Los Limones” Además de las 15 parcelas adquiridas con la intermediación de Polanco Gómez y Carvajal García, el Grupo Modelo compró terrenos por otras vías: desde la compra directa a pequeños propietarios, hasta por medio de la expropiación realizada por el gobierno estatal de siete predios de 103 hectáreas, por los que la compañía pagó 56 millones 658 mil 592 pesos, por gastos y costo del procedimiento En total, la cervecera se hizo propietaria de 28 predios y parcelas, que luego de haber sido fusionados se convirtieron en una superficie total de 328 hectáreas 29 áreas 21 centiáreas –por las que pagó más de 120 millones de pesos--, según la escritura 13,254, que se encuentra en el documento 27 libro 868, sección Copias de Escrituras Públicas, del Registro Público de la Propiedad y el Comercio Actualmente, sin embargo, los terrenos permanecen abandonados y no hay fecha definida para el inicio de las obras, pues recientemente se dio a conocer que la cervecera pospuso por algunos años el proyecto de la planta y devolvió las concesiones de varios pozos de agua que había tramitado con la Comisión Nacional del Agua Andrés Villalobos Aguilar, quien fuera el propietario de la parcela 47 del ejido Los Limones, cuenta que a él lo buscó J Trinidad Polanco Gómez, quien es su pariente lejano, para informarle que le comprarían su tierra a 150 mil pesos por hectárea, esto es, a 15 pesos el metro cuadrado Posteriormente, fue llamado por el entonces secretario de Fomento Económico, Aguirre Ceballos, quien le dijo que le comprarían a 100 mil pesos la hectárea “De última hora me dio 110 mil, como haciéndome el favor A otros sí les pagaron a 150 mil Y se hizo un papel donde Trinidad quedaba como dueño Eran seis hectáreas; yo sembraba arroz La parcela primero era de mi padre y era lo único que tenía de tierra Yo les decía que no quería vender, pero Aguirre me dijo: ‘si no vendes, te expropiamos’ A lo mejor nos hubiera convenido más venderle directamente a la Modelo”, explica --¿Trinidad Polanco tenía dinero para pagar las 10 parcelas que compró? --Ahí está la clave, que no es cierto El no es el inversionista Yo supuestamente hice el negocio con Aguirre, porque él era el jefe de Fomento Económico Trinidad andaba en bancarrota en ese tiempo El sólo fue intermediario --¿Cree que fueron engañados? --Creo que sí Por Aguirre, por Pablo y Trinidad Fue una sinvergüenzada lo que hicieron Trataron de al jodido joderlo más Habría que pensar a qué precio le vendieron a la Modelo Se ve que ya tenían todo preparado Tendría que aclararse Si el gobierno iba a comprar, que lo hubiera hecho directamente, por qué usó intermediarios, si Trinidad no es nadie para comprarnos En una entrevista concedida anteriormente, el exsecretario de Fomento Económico, Carlos Guillermo Aguirre Ceballos, aseguró que en el proceso de compraventa de los terrenos se siguió el procedimiento legal --Pero hay dos personas que compraron una buena parte de parcelas para venderlas después a la compañía ¿qué pasó? --Nada, simplemente que una sociedad anónima no puede comprar a un ejido Tiene que comprar un ejidatario Había que comprar la propiedad para luego transferirla a las personas Los ejidatarios recibieron el dinero que la empresa pagó por ellos No hubo ninguna intermediación, ni recurso que se hubiera quedado en el camino, si es lo que alguien está buscando “Se estuvieron buscando diferentes mecanismos, y al final el mecanismo que se determinó fue el que nos ofreciera las mayores garantías para los ejidatarios y para la empresa Fueron operaciones privadas, estrictamente privadas, que, en todo caso, quienes deben darlas a conocer son los particulares Yo insisto, no creo que sea el caso de involucrar en cuestiones públicas quehaceres privados, personas que pudieron haber participado de la misma manera para que esto se llevara a cabo y que después se vean involucradas en situaciones que no son convenientes para la salud personal de algunas personas que se ven involucradas” --¿Qué papel jugó el gobierno del estado? --El papel que jugó con el Grupo Modelo fue el que jugó con absolutamente todas las demás empresas Que no fue la única que llegó, fueron muchísimas Jugó un papel de facilitar, de promover, facilitar en el esquema más sano, más amplio de la palabra, buscando que las inversiones lleguen, que los empleos se generen y que en ese sentido las condiciones de desarrollo que el estado reclama estén presentes --¿Pero por qué no se aplicó un mecanismo para que directamente los ejidatarios le vendieran a la empresa? --No lo sé, pregúntale a la empresa, pregúntales a los ejidatarios Yo no lo determiné Es lo único que te puedo decir Se determinó por quien lo tuvo que determinar en su momento y yo no voy a responder por la empresa ni voy a involucrar a personas que no debo involucrar Me refiero a los vendedores Lo único que te puedo decir es que se hizo la compra de manera tal que no resultara dañado nadie, absolutamente nadie, ni quien vendía ni quien compraba y menos la comunidad En su columna A propósito…, que publica en el Diario de Colima, el exgobernador Fernando Moreno Peña ofreció el viernes 18 de febrero su versión de los hechos: “Mi gobierno cumplió todos sus compromisos: facilitamos la compra de las 300 hectáreas a cerca de 20 propietarios, que recibieron cerca de 120 millones de pesos por sus terrenos Ninguno de los propietarios se quejó jamás de que el precio hubiera sido injusto, o de que no se les hubiera pagado a tiempo, o de que hubieran recibido alguna presión para vender; por el contrario, muchos propietarios de esa zona nos ofrecieron más terrenos en venta, ningún funcionario de mi gobierno, y mucho menos un servidor, compramos un metro de terreno para especular a futuro con dicha inversión o para aprovechar la plusvalía generada por la carretera “Ningún funcionario, ni ningún intermediario hizo negocio alguno en la compra de la tierra Los empresarios siempre insistieron en que no querían favores, ni comprar barato ni violar la ley, pero tampoco pagar de más”, concluyó

Comentarios