El nuevo Papa

lunes, 28 de febrero de 2005 · 01:00
San Francisco, 28 de febrero (apro) - La Iglesia católica cuenta desde el jueves 24 de febrero, con un nuevo cardenal protodiácono; quien será encargado de anunciar al mundo que la Iglesia católica tiene un nuevo Papa Antes de ingresar por segunda ocasión en este mes, al policlínico Gemelli, Juan Pablo II nombró al cardenal chileno Jorge Arturo Medina Estévez, de 79 años, como nuevo protodiácono, en sustitución al cardenal italiano Luiggi Poggi, de 87 años El purpurado Medina Estévez fue nombrado cardenal por Juan Pablo II en 1998 y es prefecto emérito jubilado de la Congregación Para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos Monseñor Medina Estévez es uno de los conservadores más duros de la Curia Romana, especialista en exorcismos y en tratar con las llamadas “fuerzas del mal” Su pasado esta teñido de sangre, ya que apoyó la dictadura de Augusto Pinochet y sus excesos en materia de derechos humanos con el resultado de 4000 desaparecidos El gesto de Karol Wojtyla de apresurarse a nombrar nuevo protodiácono, es más que clarividente Su precario estado de salud se agrava y su esperanza de una mejoría estable capaz de recuperar la salud, se aleja cada día El Papa se encuentra muy débil, debido a las enfermedades crónicas que padece y a la primera y segunda hospitalización Las dos semanas que pasó en el Vaticano no fueron suficientes para que experimentara una recuperación La condición de enorme riesgo que vive, lo sitúa ante el inexorable camino del fin Según sus médicos italianos, su cuadro postoperatorio se complica, porque el Papa está aquejado de una grave crisis respiratoria, enfermo de Parkison desde hace 15 años y es víctima de una fuerte gripe que desde hace casi un mes le mantiene en una situación precaria Según la revista estadunidense “Inside the Vatican”, Wojtyla estuvo a punto de morir el pasado 1 de febrero si no recibía atención médica diez minutos después de cuando fue internado entonces La posibilidad de la renuncia se disipó El Papa ha reiterado que seguirá ostentando su puesto hasta el final de sus días Pero una Iglesia controlada desde hace años por la Curia que lo rodea, es inestable y poco recomendable para el mundo católico que necesita de un máximo jefe que disfrute de salud mental y física Paradójico resulta entonces, que un Papa convaleciente, postrado en la cama, paralítico y casi mudo publique su último libro, titulado: Memoria e Identidad Conversaciones al filo de dos milenios El texto, editado en forma simultánea en Italia, Alemania, Brasil y España, recoge las conversaciones y reflexiones de Wojtyla sobre los grandes problemas del momento y, particularmente, sobre la coexistencia del bien y el mal Sin embargo, al analizar el texto es sorprendente cómo este Papa, autor de la involución más importante que ha sufrido la Iglesia en los últimos tiempos, hace asociaciones que confirman su peligroso conservadurismo ¿Cómo es posible que Juan Pablo II califique al régimen nazi de “bestialidad” y al mismo tiempo sostenga que la dictadura comunista fue un totalitarismo necesario? Es decir que los pobres judíos no merecían morir y los “rojos” comunistas sí ¿Cómo puede un Papa comparar los seis millones de muertos en el Holocausto judío con embarazos interrumpidos voluntariamente en la actualidad, en nombre del aborto al que califica de “extermino legal”? En este apartado el Papa se parece cada vez más a George Bush “Cuando se legaliza la interrupción del embarazo, aceptando la supresión de un niño en el seno de la madre, comete una grave injuria para con un ser humano inocente y, además, sin capacidad alguna de autodefensa”, dice el Papa, sin mencionar que miles de mujeres mueren cada día por la práctica de abortos clandestinos en países donde legalmente no está permitido el aborto; pero, en cambio, se toleran las clínicas por debajo del agua que los practican, como en México Parte de la comunidad judía en Alemania, no ha tardado en protestar por semejante símil, entre holocausto y aborto; han señalado que es descabellado comparar los seis millones de judíos asesinados con la decisión voluntaria y legal de muchas mujeres de interrumpir sus embarazos bajo el precepto de mandar en su propio cuerpo El Papa también se refiere a los matrimonios entre homosexuales a los que considera que provienen de una “ideología del mal” que trata de explotar hasta los derechos del ser humano contra la familia, ofreciendo modelos alternativos Los casamientos gays son pan de cada día en países de Europa y en algunos estados de Estados Unidos donde después de una larga batalla legal los colectivos de homosexuales han logrado que se les reconozcan también a ellos sus derechos, optando incluso a la adopción El “legado intelectual” de Juan Pablo II está lleno de contradicciones entre la realidad y el mundo que se vive hoy en día, y el que pretende imponer una jerarquía católica tremendamente conservadora, que no es el reflejo, en modo alguno, de las necesidades actuales de la humanidad Recordemos cómo el Papa ha prohibido el uso de anticonceptivos, incluso en aquellos países de África o Asia donde millones de personas mueren contagiadas por el sida: “lo mejor es la abstinencia y la monogamia”, repite el pontífice, pero la realidad le sobrepasa Con estas actitudes el Vaticano promueve la llamada “deserción silenciosa”, es decir, el éxodo de católicos La ideología probada de Wojtyla durante sus casi 27 años de pontificado cubiertos por su importante “ayuda” a la caída del Muro de Berlín y al Bloque del Este, se va radicalizando El Papa en esta etapa final de su vida, experimenta un endurecimiento extremista de sus posturas Los llamados “talibanes” de la Curia; quienes son los que verdaderamente mandan en el Vaticano ante un Papa crónicamente enfermo, encabezados por el supernumerario del Opus Dei, Joaquín Navarro Valls --para quien el Papa nunca está grave-- están convirtiendo la institución de San Pedro en una “Madrasa” fundamentalista Estos días Roma vive un ambiente de fin de pontificado Las campañas electorales secretas se dedican a ser quinielas entre ambos bandos (conservador y progresista) La lista de los “papables” cambia cotidianamente y la preparación del próximo Cónclave que elegirá al sucesor de Juan Pablo II ya no se oculta, sino que es una palpable realidad Más allá de los nombres que los 120 cardenales electores analicen para la sucesión en el Cónclave de la Capilla Sixtina; la “fumata blanca” que anunciará a través del purpurado Medina Estévez: “Habemus Papa” (Tenemos Papa) debería conformar las virtudes en una persona ecuánime, en un Papa inclinado al otro lado de la balanza conservadora, un Papa que busque el entendimiento interreligioso y fomente la tolerancia y la libertad de los católicos ¿Un Papa italiano o latinoamericano? Más allá de la nacionalidad, los católicos del mundo necesitan un Papa sano, sensato, abierto al mundo, a la juventud, a los retos del nuevo milenio Un Papa con una moral sexual realista, más democrático en el seno de la Iglesia; menos represor, que no persiga a los sacerdotes que no piensan como él; que deje hablar a los obispos Un Papa que vuelva a considerar a los órdenes tradicionales católicos y no sólo a los movimientos ultraconservadores (Opus Dei, Legionarios de Cristo, Comunión y Liberación) Alguien más transparente, más humano y sensible, con todos los rebaños, incluidos las “ovejas descarriadas” Un hombre que se encuentre más al día en las necesidades de las mujeres, alguien que esté en el mundo y que no se aísle para ser asesorado por los “suyos” Los purpurados tienen un gran reto Y los católicos confían en ellos Ojalá y no decepcionen con su resultado El mundo católico necesita un Papa que abra las ventanas del Vaticano para que entre aire fresco ¡Que la fumata blanca no se vuelva negra!

Comentarios