La cacería

domingo, 6 de febrero de 2005
Con la protección de la policía del condado de Cochise y con la anuencia de la Patrulla Fronteriza, un grupo de cazadores bien pertrechados siguen las huellas de “las piezas” que pretenden capturar y que no corresponden a animales, sino a seres humanos, la mayoría de ellos mexicanos Este grupo de “cazainmigrantes” vigilan permanentemente “su territorio”: una franja fronteriza del estado de Arizona, denuncia Proceso en su edición de este domingo 6 de febrero Dicha franja se ha convertido en camino de paso de inmigrantes mexicanos 373 de ellos murieron el año pasado en esta zona donde los “cazainmigrantes” actúan con impunidad: en aras de atrapar indocumentados, traspasan cercas, violan la propiedad privada de ranchos, recorren y ocupan terrenos federales Imponen su “ley” a punta de rifle o de pistola Aplican el más puro estilo del Viejo Oeste, pero con tecnología del siglo XXI: camionetas y cuatrimotos, armas automáticas, binoculares, sensores, radios de comunicación, radares portátiles, cámaras de rayos infrarrojos y hasta aviones teledirigidos Proceso entrevistó a los líderes de los “cazainmigrantes” y los acompañó en sus recorridos Sus acciones y sus palabras los muestran tal cual son en el reportaje que publica este domingo 6 de febrero

Comentarios