Carece el país de Tribunal Supremo, admite extitular de la Corte

martes, 1 de marzo de 2005
* Conferencia del ministro Genaro Góngora Pimentel, en Campeche Campeche, Cam , 28 de febrero (apro)- El ministro Genaro Góngora Pimentel reconoció hoy aquí que falta en el país un verdadero tribunal supremo, “no como una instancia más, sino como una sala causacional que resolviera las denuncias de contradicción de tesis y algunas otras competencias menores” Y agregó que una opción sería dejar a la Suprema Corte las contradicciones de criterio de los tribunales colegiados, así como los conflictos de competencia Aunque afirmó que con esta teoría se busca evitar que la Corte pierda supremacía, agregó que ello “fortalecería nuestro sistema de justicia, y se evitaría caer en una etapa de crisis de política judicial, y en la que saldría perdiendo la sociedad mexicana” Y fue más contundente aún, al señalar que la confianza de los mexicanos en el juicio de amparo, como medio para frenar las arbitrariedades de las autoridades, ha propiciado un rezago en la justicia expedita, dada la imposibilidad de la SCJN de crecer por mandato constitucional En la conferencia “La Suprema Corte de Justicia de la Nación como árbitro nacional, a diez años de la reforma constitucional”, que impartió esta noche en la Casa de la Cultura Jurídica, el extitular del Poder Judicial planteó que “dentro de poco la Corte tendrá que hacer frente a los rezagos en juicios de amparo, con el auxilio de los tribunales colegiados de circuito que pueden crecer” Recordó que ante la emisión de laudos de las juntas federales y locales, que crecieron en número, se multiplicaron las demandas de amparo Y argumentó que “la solución del rezago no está en crear más salas, sino en los tribunales colegiados, a los que cada vez se les pasa más competencia, desprendiéndose así la Corte de los asuntos más disímbolos” Finalmente, señaló que con la creación de los tribunales colegiados, se podrán resolver los juicios de amparo directos, los recursos de queja y revisión, así como las cuestiones de competencia que son sometidas a su facultad decisoria y que antes eran responsabilidad de la Corte, sin embargo, añadió, en las controversias constitucionales “parece materialmente imposible servir con expeditez (sic) la demanda ciudadana de justicia” El magistrado destacó casos de Europa y América Latina, y afirmó que la SCJN se ha transformado en un tribunal constitucional, y sostuvo que “para fortalecer ese carácter, es necesario quitarle alguna función, como las contradicciones de tesis y los conflictos de competencia, pero es necesario acrecentar sus facultades mediante el recurso previo de constitucionalidad frente a los tratados internacionales”

Comentarios