El desafuero, la recta final

martes, 1 de marzo de 2005
México, D F, 28 de febrero (apro)- La Sección Instructora de la Cámara de Diputados se encuentra en la recta final y, según se observa, los duros de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) tratarán de dar un golpe de mano en el periodo vacacional de Semana Santa, para declarar, así, procedente el desafuero del jefe de Gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador El Partido de la Revolución Democrática (PRD), en tanto, no termina de salir de un proceso electoral local oficial y entra a otro de carácter interno para la renovación de la dirigencia nacional y las de las 32 entidades federativas, y a su vez lanza un alerta máxima, consistente en 13 actividades que se traducen en dos vías fundamentales de acción: la movilización social y la defensa legal ¡Vaya que los desafíos del sol azteca parecen complicarse rumbo al 2006! Ojalá que en cada entidad federativa y a escala nacional siga habiendo prudencia y predominancia para dejar de lado intereses individuales y de grupo, para luego cerrar filas en la unidad para hacerle frente a estos embates Es evidente a todas luces que del lado del Ejecutivo federal es desproporcionado el interés de que el proceso de desafuero concluya favorablemente, sólo se requiere echar un vistazo al tiempo dedicado en los medios, tanto de la Presidencia de la República como de la Secretaría de Gobernación, para darnos cuenta que poco les importa evidenciarse ante la opinión pública Sin embargo, es halagüeño conocer de personalidades y de voces disidentes al desafuero, en diversos ámbitos de la vida nacional, intelectuales, artistas y miembros prominentes de PAN y PRI, que se han manifestado, aunque por distintas razones, en contra de una medida que ha quedado hasta ahora registrada en que no tienen más que una motivación política: eliminar al tabasqueño de la posibilidad de contender por la Presidencia en el 2006, a través de una posible mayoría legislativa en la Sección Instructora que pudiera inclinarse por el desafuero Para mayor abundamiento se trata, sin lugar a dudas, de un doble atropello, tanto de legalidad como de la consolidación democrática que libra el país Se pone en riesgo el avance democrático, y resultando grave y sumamente delicado que el jefe del Ejecutivo despliegue --ahí sí-- toda la fuerza del Estado para combatir los dichos del jefe del GDF y en un contexto que el propio Ejecutivo federal ha colocado a Andrés Manuel López Obrador y al PRD, como era de esperarse, en la ruta de la defensa jurídica y la movilización pacífica Hay que insistir que lo que está en juego son las libertades democráticas de la nación y no sólo los derechos políticos de Andrés Manuel López Obrador, sometido a un proceso de desafuero desaseado jurídicamente La ilegalidad y la injusta medida de desafuero traerán consecuencias negativas para la vida de la nación Por eso, coincido plenamente con el senador Javier Corral, de Acción Nacional, cuando afirma que “los demócratas de México no podemos consentir que se fragüe una operación política de descalificación anticipada de cualquier contendiente; sería un retroceso”; en efecto, sería un contrasentido a la incipiente y averiada democracia mexicana, pero sobre todo se pone en riesgo la vida democrática y el proceso electoral del 2006 Los legisladores y legisladoras tenemos mucho por hacer: Intensificar el diálogo con todos los actores políticos, privados y sociales de la nación que merecen, y es nuestra obligación, mantenerlos debidamente informados; insistir con los colegas diputados y diputadas de PRI y PAN para que tomen la decisión de desechar la petición de juicio de procedencia al desafuero, por el bien de la nación; acudir al derecho internacional, a las instancias defensoras de los derechos humanos para defender el proceso democrático que libra nuestro país *Senadora del PRD y presidenta de la comisión especial que dará seguimiento a los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, de la Comisión de Desarrollo Social

Comentarios